De limpiabotas a conde

Uno hace reír, el otro inspira. Benjamín Rausseo revela a los dos hombres detrás de las alpargatas y el sombrero de cogollo

por ORNELLA MÁRQUEZ  |  DOMINGO 21 DE OCTUBRE DE 2012
Tan venezolano como un mondongo o un pabellón, Er Conde del Guácharo forma parte del gentilicio de un país que por tres generaciones ha crecido y reído con sus elocuentes presentaciones, en las que el humor es el espejo crítico que refleja la realidad social y política de Venezuela.

Pero detrás de las alpargatas, el sombrero de cogollo y la incontinencia verbal de este personaje, está la psique y el cuerpo que le ha dado vida y forma a "Su Majestad": Benjamín Rausseo.

Fuera del escenario, a primera vista y sin la pinta de Er Conde, Benjamín parece un hombre ajeno al cómico que ha interpretado desde hace 27 años. De hecho, a ratos pasa desapercibido en los populosos aeropuertos mientras espera su vuelo. Su ritmo al hablar es más pausado y reflexivo que el de su alter ego, pero el tono de voz lo revela ante quienes se preguntan si será o no Su Alteza. La duda se despeja cuando inicia una conversación.

¿Son hombres diferentes?
Mucho, pero a veces no tanto. En Benjamín se produce una especie de simbiosis con el hombre del escenario que lo ha hecho famoso y lo que es él como persona.

Pese a ser el padre de la criatura, es inevitable que en algunas ocasiones haya destellos de Er Conde en algunas de sus expresiones. Después de todo, en el cuerpo de Benjamín conviven los dos y la memoria muscular hace sus jugadas.

¿Quién es entonces cada uno?
Benjamín, nos revela a su yo, el hijo de Felipa Albertina y Canuto Rausseo; el papá, el actor, abogado, empresario y el que cree que las aspiraciones se logran preparándose.

Pero también presenta a su otro yo, el heredero del Reino de Musipán, el que hace reír con sus chistes y comentarios...



Habla Benjamín
A pesar de haber nacido "enmantillado" en el caserío Musipán, Monagas, la suerte no le sonrió hasta después de los 25 años. Su niñez fue dura, criándose en Sierra Maestra, uno de los barrios más pobres de Puerto La Cruz.

Trabajó una temporada en las minas de diamantes con su papá, Canuto Rausseo: "Cuando le decía que estaba cansado y soltaba el pico, me daba la pala y me decía: 'Descansa con ella'. Eso me marcó, me hizo trabajador".

Fue carruchero, cargador de bolsas en el mercado, pregonero o, mejor dicho, "periodista de calle", como le gusta definir esa etapa; además de limpiabotas (aún conserva la caja en su oficina de Caracas para recordar de donde viene). Ser artista fue siempre su sueño.

¿Quién es Benjamín Rausseo?
"Un muchacho con más proyectos que un yerno limpio. Todo el tiempo estoy inventando; no he terminado uno cuando estoy pensando en el siguiente. No soy tan alegre como en el show, soy más serio que un pésame. En lo familiar soy apegado a mis hijos, celoso y sobreprotector. Creo que la riqueza del hombre no está en los bancos sino en la salud de su familia, en especial de los hijos, que son lo que uno más quiere. Trato de mantenerlos al margen de la vida farandulera".

¿Cuántos hijos tienes?
"Tres hembras y dos varones. Uno de 25 años, una de 23, otra de 19, uno de 11 y otra de 12. Son chamos muy educados. En mi casa no se dicen groserías y no se los permito. Las groserías o palabras mal sonantes como dice la RAE (Real Academia Española) es mi negocio y no quiero que me lo quiten (risas)".

¿Qué haces cuando no trabajas?
"Buscar trabajo (risas). Es poco lo que estoy quieto. Tengo varias empresas, pero más que todo las dirijo porque nadie puede estar en todo. El secreto es tener buen ojo para escoger a los trabajadores. Prefiero atajar locos y no arrear a gafos".

¿Cómo surge tu interés por lo artístico?
"A los siete años mi tía me disfrazó de bachaco culón y me llevó a una fiesta de disfraces en El Tejero, un pueblo donde pasé parte de mi infancia, y gané el concurso (risas). Siempre me gustó la televisión y quería salir en ella, era un sueño. Luego entendí que si quieres algo debes prepararte. Estudié teoría, solfeo, canto, guitarra y cuatro en Maturín. En Caracas me formé como profesor de dramaturgia y dirección. Mi tesis fue Er Conde del Guácharo. De viejo estudié Derecho y luego idiomas, hablo inglés y portugués".

¿Un recuerdo de tu infancia?
"Tengo muchos".

¿Uno agradable?
"Tengo pocos (risas). Mi familia era la más pobre del barrio más pobre de Puerto La Cruz. Había  mucha estrechez económica, pero mi madre nunca me las hizo ver. De verdad no sé cómo lo logró. Siempre había comida, pero costaba conseguirla, a veces la veía llorando. Hablo con mucho orgullo de mi pasado, porque la gente del entorno con la obsecuencia o jaladera de bolas te hace creer que eres más que los demás. Siempre digo que el artista debe mostrar su superioridad en el escenario, no fuera de el".

¿Una lección de tu madre que transmitas a tus hijos?
"Era una mujer que no sabía leer ni escribir pero me enseñó valores. Me decía que trabajara para lograr el éxito".

¿Compartes con tus hijos?
"Sí. Cuando estoy en Caracas me gusta llevar a los más pequeños a su escuela. Los otros tres me crecieron tan rápido que cuando me di cuenta ya eran hombres y mujeres hechos y derechos. La fama tiene algo bueno y algo malo. Lo bueno es que logras lo que buscabas; lo malo, es que tiene un costo alto y ese costo es a veces la felicidad y la familia".

¿Qué te disgusta y te hace llorar?
"Una mujer llorando me hace llorar, porque me siento muy conectado con mi mamá a pesar de que murió hace mucho tiempo. Me disgusta y decepciona la traición y deshonestidad".

Para Benjamín, ¿qué es Er Conde, un alter ego, una dicotomía o un personaje?
"Mi otro yo. Pero creo que él es el otro yo de muchos venezolanos, que lo escuchan y se sienten reivindicados porque dice cosas que muchos quisieran decir pero no se atreven".


"Cada vez que alguien me dice 'no' me lleno de más energía para seguir intentándolo, siempre y cuando esté convencido"



Habla Er Conde
Fue bautizado como "Conde de Guarapiche" por Benjamín Rausseo, pero Levy Rossell, su profesor de teatro, transformó el título a "Er Conde del Guácharo", considerando que este tenía mejor sonoridad y prestancia. Sus andanzas comenzaron en 1983, pero fue a partir de 1985 que inició su consagración.

Heredero del Reino de Musipán, tiene otras propiedades como el Señor de los Aliños en Quíbor (Lara), una especie de club criollo. En sus tiempos libres hace cine, figurando entre sus películas Er Conde Jones y Er Conde Bond 007 y pico. Ha ofrecido funciones en Portugal, España, Londres y Estados Unidos.

¿Quién es Er Conde del Guácharo?
"Él es hijo de Julianzo Canuto Rausseo III y Albertina de Austria. Era rico de cuna, porque tenía muchas cunas de sus otros cinco hermanos. Es el heredero del Reino de Musipán, que se encuentra en la Isla de Margarita, pero él nunca está ahí porque siempre anda viajando, llevando la palabra divina del humor".

Er Conde pronto cumplirá 30 años, el espíritu es joven pero el cuerpo de Benjamín no tanto...
"Ahora es que este cuerpo aguanta. Su espíritu seguirá viviendo aunque el estuche carnal no esté, porque conmigo se han levantado dos o tres generaciones que no conocían otra cosa que Er Conde. Luego me entró competencia, Er Conde y Chávez. Pero antes de él estaba yo. No lo conozco, ni tampoco me gustaría conocerlo porque es peligroso y puede convencerme".

¿Cuántos sombreros de cogollo y alpargatas de lentejuelas tiene?
"Me dejé de eso, porque me salí del clóset (bromea y ríe a carcajadas). No uso las lentejuelas porque hay mucha competencia y eso se pega con el tiempo. Y ahora, luego de actuar, regalo el sombrero".

¿Alguna vez su Alteza se ha arrepentido de algún comentario?
"Todos los días me arrepiento de lo que digo porque sufro incontinencia verbal. Me he presentado ante evangélicos, testigos de Jehová y lo que hago es bajarle dos. Les digo que si estoy muy grosero me avisen, pero hasta ahora nadie me ha pedido que baje la verborrea".

¿Cómo se las ha arreglado para que la piratería no acabe con su imperio?
"Nada rinde más que queso rallado. A mí me gusta trabajar y rallar para que coman todos. Sé que esos piratas piden todos los días por mí y deben decir: 'Dios mío, ilumínale la mente a ese muchacho para que saque más chistes. Que Dios lo bendiga, ampare y favorezca'. Tengo tantas bendiciones en el mundo y creo que la mayoría provienen de ellos".

¿Aún aspira llegar a Miraflores?
"Me lanzaré en 2019. No lo hice antes para que no dijeran que me metí a dividir. No tengo que hacer campaña casa por casa, estoy en ellas. Cuando me toque grabaré el discurso en un show y eso llegará a todas las casas gracias a los piratas".

¿Pero quién se lanzará, Er Conde o Benjamín Rausseo?
"Er Conde se lanzará, pero gobernará Rausseo, porque es quien se ha preparado para eso. Benjamín quiere hacer un postgrado en Estudios Internacio-nales, por eso está estudiando idiomas. Él tiene tiempo para todo".

¿Qué le debe Er Conde a Benjamín?
"Que nunca más pudo escribir para otro personaje que no fuera él. Benjamín es un esclavo de Er Conde, y este a su vez le paga bien a Benjamín por eso".

@Ornella2904


Participa (envíanos tu comentario).

 

ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Punto Paladar, ADRIANA GIBBS

Malbec (en plural) con Sebastián Zuccardi

El 17 de abril se celebra el Día Mundial del Malbec, uva que se asocia, (...)

Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Unicidad

"Una hoja de hierba es tan necesaria como la mayor de las estrellas. Sin esa (...)

Seguir sin ti...

Las pérdidas nos acompañarán en las distintas etapas de nuestra vida, eso es (...)




 
Cerrar
Expandir