59 ANIVERSARIO

Ella aprieta y gana

Belleza, frescura, amor y humor es lo que imprimió la animadora a la edición que usted sostiene en sus manos. Acá unas líneas en las que rememoró su oculto pasado de gordita, su estilo melodramático de hablar, su devoción por la Divina Pastora y su fe en que RCTV volverá al aire. Todo esto sin dejar por fuera a sus retoños Joaquina y Guillermina y a su amor eterno, Francisco "Panchis" Blavia

por PABLO ERNESTO BLANCO  |  imagen: ANÍBAL MESTRE | DOMINGO 14 DE OCTUBRE DE 2012

Es de las famosas que en persona se ven más hermosas que en televisión. Bien podría decirse que la pantalla chica no le hace honor a sus inmensos ojos azules. Nació en Uruguay, el 8 de noviembre de 1975, y se crió en Barquisimeto, la capital musical venezolana en la que sus padres -una pareja de cardiólogos- decidieron establecerse desde aquella época y hasta el presente. Fue allí donde esta rubia de ancestros italianos y españoles creció rodeada de los grandes afectos que aún conserva: su familia, sus amigos y las tardes felices en la avenida Lara.

Es elocuente, apasionada, graciosa y altamente melodramática. "Toda una escorpiana", como refiere apelando al zodíaco. Radicada en Miami, Camila Canabal -de quien se habla- tiene como su más conocida carta de presentación el programa de concursos Aprieta y gana, el cual condujo, a finales de los años noventa y principios de este milenio, por la señal de RCTV, junto a su partner, el no menos pizpireto Winston Vallenilla. La salida del aire de la planta de Bárcenas es la que la obliga a plantearse nuevos horizontes y es así como se convierte en la figura central de proyectos del cable como En busca de una diva y el que modera actualmente, Vida Mamá, ambos por la señal de su nuevo hogar, el canal por suscripción Casa Club TV. Ya editó su primer libro (que lleva el mismo nombre del programa que conduce) y dice estar preparando el segundo, también dedicado a la mujer. Sin mencionar que es imagen de siete reconocidas marcas.

Canabal, la mayor de tres hermanos, hoy madre de Joaquina, de ocho años, y de Guillermina, de cinco, es la representación humana de Susanita, el conocido personaje gestado en las historietas de Mafalda firmadas por Quino. Así lo reconoce ella y bien podría certificarlo su esposo, el comentarista deportivo Francisco Blavia. En las páginas de esta edición, concebida por ella y el equipo editorial de Estampas, predomina la palabra optimismo. No en vano, su espíritu alegre para esta conversación.

Mi gorda bella
¿Eras la bonita del colegio?
"Más bien era la 'graciosita' del colegio, 'hablachenta', extrovertida... Pero nunca me sentí especialmente bonita, no estaba pendiente de esas cosas. Además, siempre fui una niña muy gorda. A mis 12 años, pesaba 78 kilos. Hoy en día, cuando veo mis fotos de primaria, me digo: '¡Dios mío, qué fea!'".

¿Qué quedó de aquella gordita?
"Creo que todo. En el fondo soy una gordita feliz, alegre por naturaleza. Procuro no ponerme brava, y cuando lo hago, lo dreno de una vez, no dejo que se acumule. Modestia aparte, me considero muy simpática y eso puede hacer que me vean más bonita, digo yo. Creo que siempre he tenido más presentes mis valores como ser humano que mi apariencia".

Es decir, que nunca quisiste ser Miss...
"Pero, ¿tú estás loco? ¿Con qué cuerpo? ¿Con qué estatura?".

¿Nunca fue un sueño de adolescente?
"Nunca me he sentido tan bella para siquiera soñar con ganar un concurso de belleza. Ni de adolescente ni mucho menos ahorita que tengo 36 años".

¿Cómo te preparas para los 40?
"Tú eres un pasado, apenas estoy preparándome para los 37 (risas). Definitivamente ya no soy una chama de 20, pero sigo sintiéndome así. Y supongo que cuando tenga 40 me sentiré igual, así que ya estoy preparada para reírme de mí misma, por igualada. No sé, uno se siente joven hasta que llega un chamo en la calle y te dice: '¡Camila, te adoro! Estoy viéndote en televisión desde que estaba chiquito'. Allí sacas la cuenta y piensas '¡voy para cuarenta!'. Epa, eso rimó (risas)".

Decías antes que a los 12 bajaste de peso...
"Sí. Gracias a las recomendaciones médicas de mis padres pude quitarme 16 kilos. Ciertamente, me puse más bonita, y comencé a tener noviecitos (risas). El primero fue José Francisco Balza, a quien hoy en día tengo en el 'pin'. Y ya más grandecita comencé una relación con José Luis Bullones. Ambos pertenecen a dos familias espectaculares, como la gran mayoría de las familias barquisimetanas".

¿Cuáles son los recuerdos más gratos que tienes de Barquisimeto?
"Todos. Barquisimeto es mi vida entera. Allá están mis padres, mi hermano Francisco y, de alguna manera, sigue vive mi hermana Valentina, que falleció hace 12 años. Cuando paso por el colegio Las Colinas, me detengo en el carro y la imagino saliendo de clases, caminando por la Avenida Lara, con su melena amarilla... Allí siempre íbamos a comer donas".

¿Ves? Por eso eras gordita...
"Exacto (risas). Después de eso nos montábamos en los carritos chocones. En esa ciudad viven también mis tres hermanas del alma, las que Valentina me dejó en sustitución suya, mis amigas Gabriela Matos, Antonella Stumpo y Johanna Marín. Las tres son mis 'número uno' y ellas lo saben. Desde que estoy fuera del país, Barquisimeto se convirtió en mi lugar preferido de vacaciones, en el Disney World de mis hijas, porque a ambas les he inculcado el valor de ser venezolanas".

Siendo tú uruguaya...
"Bueno, sería muy injusto con mi familia negar mis raíces. Tengo las dos nacionalidades, pero soy 100 por ciento venezolana, acá llegué a los meses de nacida. Y mis abuelos uruguayos, tanto los maternos como los paternos, nunca dejaron de visitarnos. A sus avanzadas edades, viajaban desde Uruguay hasta aquí para estar con nosotros. Por eso siempre les inculco a mis hijas el valor de su tierra de origen".

¿Escuchas la música típica larense?
"En honor a la verdad, no. Y creo que mis amigas larenses tampoco lo hacen. Vivimos el arraigo con otras costumbres".

En todo caso, ¿qué tipo de música te gusta?
"La más 'pangola' (risas)".

Qué cómico que tú misma lo digas así...
"Es la verdad, yo soy un poco 'pangola'. Resalta el 'un poco', por favor, tampoco es que soy totalmente 'pangola'. No tengo problemas en admitir que soy sentimental, cursi y muy dramática. Si me escucharas hablándoles a mis hijas te morirías de la risa. Les digo frases que parecen robadas a Delia Fiallo, estilo 'No te soporto, te amo demasiado. Es un amor que no cabe en mi pecho'".

Hablando de Delia Fiallo, ya tienes un primer libro. ¿Te gusta escribir?
"Toda mi vida he escrito poemas. Escribí una poesía dedicada a los niños que se llama Dios, protégelos, inspirada en una terrible noticia que leí en la que varios infantes fueron víctimas. A mis hijas les he escrito desde que nacieron y a mi hermana desde que se fue".

Queda claro que no has superado esa pérdida...
"Creo que la muerte de un ser querido es algo que nunca se supera. ¡Ojo! No estoy diciendo que uno no pueda volver a ser feliz, claro que sí. Pero la herida queda y hay días en los que duele más que otros. El punto es que no hay nada que puedas hacer para remediarlo, sino pensar que morir es una forma de nacer. Hay una poesía de San Agustín que me gusta mucho y que me ha ayudado a amilanar esa tristeza. Se llama Cuando tenga que dejarte. Me la sé de memoria, me encanta".

¿Cómo dice?
"Comienza así: 'Cuando tenga que dejarte por un corto tiempo, por favor no entristezcas ni derrames lágrimas ni te abraces a tu pena a través de los años. Por el contrario, empieza de nuevo con valentía, con una sonrisa por mi memoria...".

¿Qué te gusta leer?
"Me gusta Paulo Coelho, pero no soy una lectora avezada de su obra. No soy una lectora avezada en lo absoluto. Cada vez tengo menos tiempo para leer. Intento hacerlo en los aviones, pero siempre me quedo completamente dormida. A Coelho lo sigo en Twitter. Hay una frase suya que considero mi filosofía de vida. Ponla en altas, por favor. Dice: 'Ama intensamente, ríe en voz alta, no divagues y perdona rápidamente'. Son cuatro tips que pueden darte la gloria".

Es de suponerse que tus hijas hablan como tú...
"Creo que ellas son más dramáticas que yo (risas). Se expresan como adultas. La otra vez escuché a Guillermina decir, a sus cinco años, la frase: 'Dios mío, estoy extenuada' (risas). Y ayer Joaquina me dijo: 'Mamá, desearía tener en este momento una máquina del tiempo para poder retrocederlo y haber compartido más con mis amigas'. Se refería a dos amiguitas que dejó en Barquisimeto: Oriana y Amaia".

Volviendo a Barquisimeto, ¿cómo es que vives el arraigo?
"Mira, un ejemplo es mi cultura de ir todos los 14 de enero, con mis amigas, a la procesión de la Divina Pastora. Eso es fijo. Soy totalmente devota de la Virgen. Cuando me llamaron de RCTV para que fuese a un casting, lo primero que hice fue comprar unas flores en la avenida Los Leones y se las llevé a su templo en Santa Rosa. Y, ¡fíjate! Me hizo el milagro de trabajar en lo que yo quería".

Ganadora absoluta
¿Siempre supiste que querías ser animadora?
"De niña quería ser reportera. Siempre jugaba diciendo cosas como: 'Les reportó Camila Canabal, El Observador'".

¿Cómo te aborda la gente en la calle?
"Siempre de la manera más bonita. A veces me dicen: 'Disculpa que te interrumpa, sé que estás comiendo, pero quiero tomarme una foto contigo'. Creo que no estoy en posición de negarle un gesto como ese a nadie, sino más bien de agradecer por el apoyo que me han brindado mis seguidores. Hasta las críticas que me hacen son bonitas".

¿Qué se te ha criticado públicamente?
"En este momento no me viene un ejemplo concreto. Nunca he protagonizado un escándalo, aunque una vez una revista intentó que así fuera. Fue un Día de los enamorados. El actor Juan Pablo Raba, que es mi pana, fue a mi casa porque también es el Día de la amistad. Íbamos a cenar mi esposo, él y yo. Se nos ocurrió comer sushi y Panchi nos dijo: 'vayan a comprarlo ustedes'. El resultado de eso fue unas fotos de paparazzi en las que Juan Pablo y yo estamos comprando el sushi y en la nota que se publicó se reseñaba que nosotros estábamos 'celebrando el Día del amor, haciéndonos 'ojitos''. La leímos los tres, muertos de la risa".

En algún momento se publicó también que tenías un romance con Winston Vallenilla...
"Primero la prensa nos empató y luego nos puso a pelear".

¿Qué hay de cierto en ambas noticias?
"Siempre decimos que somos un matrimonio sin sexo. Yo amo a Winston, es uno de mis grandes amigos. Estuvimos seis años conduciendo Aprieta y gana y te juro, aunque mis hijas me piden que no jure, que nunca tuvimos un problema que no se resolviese".

¿Por qué tus hijas te piden que no jures?
"Por lo que les enseñan en el catecismo. El punto es que, lógicamente, Winston y yo tuvimos diferencias, era normal, justamente siendo nosotros tan diferentes el uno del otro. El programa era en vivo y, cuando tocaba ir a comerciales, si él había hecho o dicho algo que me molestase se lo decía inmediatamente, siempre terminaba con la frase: 'chico, deja la pendejada'. Le daba un beso y volvíamos al aire".

¿Y cómo era cuando tú hacías que él se molestara?
"Yo me daba cuenta inmediatamente si estaba bravo conmigo, porque cuando él se molesta tiende a abrir las fosas nasales (risas). Apenas lo veía hacer eso, comenzaba a preguntarle insistentemente: '¿qué te hice, Winston?'. Pero nunca pasamos un día sin querernos, sin abrazarnos. Los besos de panas que nos dábamos delante de cámaras siempre fueron verdaderos. Hasta recuerdo cómo me cantaba: 'Te quiero, Canabal...'. Sueño a volver a trabajar con él".

¿En La guerra de los sexos, por ejemplo?
"No. Que quede muy claro que en La guerra de los sexos no me veo. Pero, de repente, sí en otro programa, Dios quiera y la Virgen sea en Venevisión. O mejor: ojalá que al momento en que esta entrevista salga publicada, RCTV esté de nuevo al aire. Yo todavía tengo fe en que ese momento va a llegar".

La salida del aire de RCTV ha sido el momento más difícil de tu carrera, ¿no es así?
"Implicó que me fuera a vivir a otro país, si te sirve de ejemplo. Debido a eso me quedé un buen tiempo sin un empleo estable y mi vida dio un gran giro. Estoy agradecida de que se abriera la puerta de Casa Club TV, pero eso no significa que haya sido fácil tener que abandonar mi tierra".

¿Te generó odio?
"No. Yo no odio a nadie".

Eso no te lo cree nadie...
"Te juro que no".

¡No jures!
"Mira yo no puedo tener en mi corazón un sentimiento tan nefasto, tan doloroso, tan oscuro. A los que cerraron RCTV les deseo mucha luz, mucho bienestar. Yo no guardo sentimientos de rencor ni siquiera por lo que le hicieron al canal".

¿Hay algo que te moleste?
"Justamente, la gente que se expresa siempre a través del odio, deseando mal o alegrándose de la desgracia ajena. No concibo que dos personas se odien porque tengan distintas ideologías políticas. Me parece estúpido poner el color del partido por encima de tu humanidad".

Buena mamá 
¿Cómo eres en tu rol de madre?
"Siempre me he exigido mucho como madre y siempre he querido ser la mejor amiga de mis hijas, aunque algunos piensen que las madres no podemos pretender serlo. Mi mamá es mi mejor amiga y yo quiero repetir su ejemplo, lo cual no me libra de tener los miedos y las inseguridades propios de todas las mamás".

¿Qué es lo que te genera esos miedos?
"Soy muy perfeccionista, apasionada y eso es bueno hasta cierto punto, porque te esmeras en hacerlo bien. Pero cuando pretendes que todo sea perfecto caes fácilmente en la angustia. Y, bueno, no gratuitamente, yo soy bastante miedosa, aunque demuestre todo lo contrario. También me he culpado cuando he estado ausente de mi casa por cuestiones de trabajo, aunque, afortunadamente, en todos los trabajos que he tenido han entendido perfectamente mi rol de mamá y son flexibles conmigo al respecto".

¿Buena mamá, pero no tan buena ama de casa?
"Soy la peor ama de casa que he conocido (risas). A veces trabajo tanto en la calle, que cuando llego a mi hogar me pongo floja. Por eso admiro enormemente a las mujeres que trabajan como locas y cocinan rico. A mí no me gusta limpiar ni lavar ni planchar. Y ni hablar de la cocina, que me parece tan difícil como la física nuclear (risas). Si estoy sola en casa, soy capaz de comerme un pedazo de jamón antes que intentar preparar algo. En ese sentido, soy un caso de estudio, créeme".

Pero trabajas en Casa Club TV...
"Porque los ejecutivos del canal vieron que mi fuerte era la maternidad. Cuando estoy en casa lo que más me gusta hacer es atender y consentir a mis hijas. Ver tele con ellas, ayudarlas a hacer sus tareas, llevarlas al parque y darles el beso de las buenas noches. Todo lo que tenga que ver con ellas me apasiona".

¿Y Pancho?
"Panchis es el hombre de mi vida. El día que lo conocí le dije a mi amiga Johanna: 'Yo quiero casarme con él'. Porque es fanático de la mujer, inteligente, culto, tranquilo, ecuánime, valora el amor, la dignidad y la compasión. Creo que los éxitos que uno alcanza en su vida dependen, en un gran porcentaje, de la pareja que se tenga. Así que la mitad de mis logros se los debo a él. Si hablamos en términos beisbolísticos, bien podría decirse que él ha cubierto las bases para que yo corra".

Y en términos de concurso, tú lo has hecho apretar y ganar...
"Así es. ¡Buena esa! (risas)".

pblanco@eluniversal.com

Participa (envíanos tu comentario).

 

VÍA RÁPIDA A:  
ESPACIO PUBLICITARIO

AHORA EN ESTAMPAS

Viviana Gibelli: Una exmiss con el encanto de los ochenta

"Yo estudiaba medicina en la UCV y también (...)

ENTRETENIMIENTO Ellas también tienen flow

Recientemente, un artículo publicado en el diario (...)


 

BELLEZA Y MODA Adiós a los puntos negros en la nariz

Pueden marcar tu rostro, no con la severidad del (...)

CUERPO Y MENTE Lesiones frecuentes en niños y adolescentes

Niñez y adolescencia son sinónimos de energía y (...)


 

COCINA Y SABOR Cory Nieves, el pequeño empresario de galletas

Cuenta con un perfil en LinkedIn, una página en (...)



ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Cheeky Chinese, EDMARY FUENTES

¿Transparencias de pies a cabeza?

Sabemos que las transparencias en la ropa son una tendencia bastante romántica (...)

Estadeboda, ISABELLA WALLIS

5 Ideas controversiales para tu boda

Según algunas opiniones, estas ideas son las más controversiales para el día de (...)

Tresse, ADRIANA ARTEAGA

Trenza de sirena

La trenza de esta semana me encanta, definitivamente cuando la uso me siento (...)




 
Cerrar
Expandir