Punto y Aparte |  MENTE Y ESPÍRITU

Una vida tranquila

por MAYTTE  |  imagen: FOTO: WWW.SHUTTERSTOCK.COM | DOMINGO 24 DE FEBRERO DE 2013
Llevar una vida más tranquila es una de mis metas personales para este nuevo año: alcanzar la posibilidad de poder distribuir mi tiempo de una manera más consciente, es decir, que no solo se me pase en cumplir con mis responsabilidades, compromisos y asuntos pendientes sino que también pueda gastarlo en las actividades que tanto disfruto a solas o con mi familia y amigos.

Todos hemos experimentado el deseo de tener más tiempo para hacer las cosas con más tranquilidad, sin tener que correr o tratar de atender varios asuntos a la vez. Pero, en realidad, no depende de que el día tenga más horas sino, más bien, del sentido de prioridad que le damos a los eventos, las actividades o a las personas en nuestra vida diaria.

Del balance entre el tiempo que dedicamos a las responsabilidades y el que dedicamos a las actividades relajantes, divertidas o enriquecedoras de nuestra condición humana, depende nuestra tranquilidad, el bienestar y la felicidad que podemos disfrutar.

No todo es deber y obligación, el tiempo para no hacer nada, para relajarnos, divertirnos y compartir con nuestras personas queridas es determinante para aumentar nuestro bienestar.

Instrucciones para realizar el inventario
Comienza por definir todas las áreas de tu vida. Muchas veces dejamos de ser eficientes al momento de terminar con nuestra lista de tareas pendientes porque solo la tenemos guardada en la mente. Es importante bajarla al papel, no solo para organizar mejor nuestro tiempo sino para recordar todo sin correr el riesgo de que lo que no nos gusta, nos parece difícil de afrontar o resolver y los detalles se nos olviden hasta convertirse en un asunto urgente de resolver que nos cause estrés.

Escribe los asuntos pendientes y las responsabilidades en cada una de ellas. Vacía tu mente, escribe en cada área seleccionada por ti las responsabilidades, compromisos y asuntos pendientes. Recuerda incluir hasta las tareas más insignificantes para que puedas descansar la mente y ocuparte de cumplir con cada una de ellas para que dejen de preocuparte. Evita postergar.

Agrega las actividades que te relajan y divierten. Después de anotar lo que tienes pendiente, y que generalmente está asociado a responsabilidades y compromisos, agregues las actividades que también quisieras realizar en cada área para que queden dentro de la planificación final. Cumple con estas de la misma manera que lo haces con las obligaciones o las que involucran a tus personas queridas. Si te sientes bien, lo que salga de ti tendrá más calidad. Busca tu balance.

Establece las prioridades. Asígnale a cada una de las actividades un número en función de la importancia que tienen para ti y procura comenzar por los más bajos, ocupándote de resolver una cosa a la vez. No asumas un nuevo compromiso hasta que no hayas cumplido con los que tienes. Toma en cuenta el tiempo real y la energía que te tomará hacerte cargo de la planificación que hagas para cada día.

Participa (envíanos tu comentario).

 

VÍA RÁPIDA A:  
ESPACIO PUBLICITARIO

AHORA EN ESTAMPAS

Fania: Recuerdos de una edad de oro

El periodista César Miguel Rondón le llegó a (...)

ENTRETENIMIENTO Michelle Cañizales: Un diamante del cine nacional

A Michelle Cañizales no le avergüenza reconocer (...)


 

BELLEZA Y MODA Moda Mimosa: Diseño que promueve valores

Quién lo diría: ropa para bebés inspirada en (...)

CUERPO Y MENTE En caso de sismo: mantenga la calma

Venezuela es un país altamente sísmico. Su (...)


 

COCINA Y SABOR 10 secretos para una mermelada perfecta

Las abuelas guardaban dentro de su historial (...)



ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Cheeky Chinese, EDMARY FUENTES

Pantalón a rayas. ¡Arriésgate!

Quizá muchas ya han leído o hasta escuchado la cantidad de veces que llaman (...)

Estadeboda, ISABELLA WALLIS

Cortejo inolvidable

El cortejo es una pieza fundamental en la ceremonia, las fotos y el ambiente de (...)

Tresse, ADRIANA ARTEAGA

Guía de trenzas

Para comenzar con los tutoriales se me ocurrió hacer una especie de (...)




 
Cerrar
Expandir