Punto y Aparte |  MENTE Y ESPÍRITU

Claves para conectarnos con la generosidad

por MAYTTE  |  imagen: WWW.SHUTTERSTOCK.COM | DOMINGO 6 DE ENERO DE 2013
Lo más fácil es mostrar indiferencia y lo más difícil es tener el valor y la determinación para mostrar compasión y actuar en concordancia con ella.

Deberíamos ser solidarios y generosos en todo momento, especialmente con nuestros amigos y seres más queridos. Cuántas veces sabes que un amigo, un compañero de trabajo o un vecino tiene una necesidad y evitas hacer algo al respecto porque no te quieres involucrar...

Cada uno de nosotros tiene asignada una gran responsabilidad: vivir a plenitud y compartir el resultado positivo de ese proceso de aprendizaje y transformación con las demás personas, aunque estas sean desconocidas.

Muchas personas han tenido la intención de realizar una acción generosa o solidaria por otras personas, pero solo se quedaron en buenas intenciones. Tenemos que encontrar la manera más efectiva de ayudar, y dar los pasos necesarios para lograrlo.

Claves para conectarnos con la generosidad
Vuélvete practicante. 
No olvides lo que has vivido, leído y escuchado todo este tiempo acerca de cómo puedes mejorar tu vida y ponlo en práctica. Recuerda que son tus acciones y no tus ideas las que pueden transformar y mejorar tu mundo. Pregúntate cada día: ¿Qué puedo hacer hoy para mejorar mi vida o las de los demás? Y no pierdas la iniciativa de hacerlo.

Experimenta el deseo de compartir.
Empieza a compartir lo mejor de ti, con responsabilidad, amor y excelencia. Ama lo que haces para que el resultado de tu trabajo siempre sea positivo. Esta es la forma de sembrar prosperidad y abundancia en nuestro mundo. ¡Enciende tu luz y déjanos disfrutar de tu presencia en nuestras vidas!

Sé incondicional. 
Cuando realizas acciones solidarias esperando recibir un reconocimiento, una recompensa o una gratificación por tu esfuerzo, generalmente experimentas frustración y vacío.  Así que llénate de amor y ganas de prestar un servicio desinteresado y amoroso. Será el universo el que conspire para devolvértelo en el momento en que más lo necesites. Además, el sentimiento de alegría y satisfacción que experimentarás será tu recompensa inmediata.

Vence el temor.
Cuántas veces es el miedo a involucrarte, a lo que te pueda pasar o el temor de no poder ayudar efectivamente, lo que te impide hacer un alto, para auxiliar o apoyar a otro en un momento de dificultad o de necesidad. Vence el temor con amor y no tengas miedo de entregar lo mejor de ti.

Comienza hoy.
Deja de esperar y comienza a dar, para que sea la vida quien encuentre los instrumentos idóneos para devolvértelo en el momento justo.  Siéntete dispuesto y disponible para brindar tu apoyo a través de una palabra, un gesto, un detalle o una acción generosa y desinteresada dirigida a suavizar la vida o el momento de otra persona.

Recuerda que todo lo que haces por otro en un momento dado, alguien lo hará por ti o por un ser querido alguna vez.

Participa (envíanos tu comentario).

 

VÍA RÁPIDA A:  
ESPACIO PUBLICITARIO

AHORA EN ESTAMPAS

Los Fabulosos Cadillacs: Esos muchachos de siempre

La ciudad amanece. Respira nuevos aires. "En la (...)

ENTRETENIMIENTO Emigrar "bien" es una estrategia

Javier, ingeniero de sistemas, acababa de casarse (...)


 

BELLEZA Y MODA Cómo convertir el estampado en tu mejor aliado

Teñir los textiles con estampados de flores, (...)

CUERPO Y MENTE Gente tóxica

Pueden ser parte de su familia, quizá su pareja o (...)


 

GASTRONOMÍA Los reyes de la fiesta

Cuando se conoce el proceso de elaboración del (...)



ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Solo de cine, RAÚL CHACÓN

Las 3 mejores del Festival de Cine Independiente de Estados Unidos

Este evento cinematográfico, que ya lleva 14 ediciones, es uno de los más (...)

Pura pantalla, Pablo Blanco

Yo antes de ti: Un drama con sonrisas

Al salir de Te amaré eternamente (cinta que me decepcionó eternamente, a pesar (...)

Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Parejas, la rabia no es la enemiga

En las consultas es común oír  frases como: "Con mi pareja no puedo hablar, (...)




 
Cerrar
Expandir