Punto y Aparte |  MENTE Y ESPÍRITU

Limpia tus recuerdos

por MAYTTE  |  imagen: FOTO: WWW.SHUTTERSTOCK.COM | DOMINGO 23 DE DICIEMBRE DE 2012
En esta época del año, nos conectamos a diferentes momentos del pasado y recordamos personas y sentimientos con la intención de hacer una especie de inventario de todo lo vivido. Buscamos resaltar, la mayoría de las veces, equivocadamente, el dolor, el fracaso y la dificultad.

Hace falta que cambiemos el proceso al que estamos habituados, por otro mucho más positivo y enriquecedor, que nos impulse a resaltar lo positivo, lo que hemos ganado, de manera que nos sea más sencillo reconciliarnos con nosotros, con los otros y con la vida.

En la medida en la que nos vamos volviendo adultos, somos capaces de reconocer y aceptar las diferencias personales sin afectarnos tan profundamente como lo hicimos en el pasado; incluso, nos mostramos más dispuestos a pedir disculpas, a pasar la página o a darnos otra oportunidad con más facilidad.

Y es que tarde, en muchos casos, descubrimos que no valió la pena enemistarnos, pelearnos o separarnos por diferencias o desacuerdos pequeños que en su momento no supimos canalizar, enfrentar o resolver, pero, que con un poco de tolerancia, flexibilidad, comprensión o simplemente poniéndonos de acuerdo, hubiésemos podido resolver para continuar con la relación.

Ya no importa lo que nos sucedió, lo que verdaderamente importa es que seamos capaces de aprender de las experiencias del pasado, no solo para no repetirlas, sino también para asegurarnos de tener una convivencia y una relación más agradable, satisfactoria y duradera con los demás.

Volvamos a empezar, pero de una manera diferente y positiva, tratando de poner en práctica lo que hemos aprendido, lo que ahora sabemos que puede funcionar, para evitarnos conflictos innecesarios al imaginar que podremos cambiar a otros, que ellos adivinarán lo que pensamos o lo que queremos, que perdonar es señal de debilidad o que aceptarlos como son significa resistir y aguantar Para tener relaciones más satisfactorias, necesitamos cambiar algunos de esos viejos paradigmas y abrirnos a la posibilidad de crecer y transformarnos para que podamos construir y merecernos una vida mejor.

¿Por qué no aceptar a las personas que amamos como son, sin reclamos, sin manipulaciones y sin juicios, para dedicarnos a disfrutar de cada momento que tenemos la oportunidad de estar con ellos? 

Construyamos relaciones adultas más sanas y gratificantes, basadas en la aceptación y el respeto de nuestras diferencias, el cariño, los momentos buenos que hemos compartido, la tolerancia y con el deseo, sencillo y profundo, de compartir e intercambiar sentimientos y experiencias de vida.

Participa (envíanos tu comentario).

 

Comentarios (1)

luz marina ruan cortes
30.12.2012
5:43 PM

Comentario 4949380

hola como estan siempre leo a Maytte, me encanta y la felicito, lo mejor de la revista es ella, con sus comentarios ayuda mucho a las personas, que Dios los bendiga. Me refiero a que ella es lomejor para ayudar a la gente, pero todos en la revista con sus articulos son sensacionales, sigan mejorando cada dia mas mil bendiciones


VÍA RÁPIDA A:  
ESPACIO PUBLICITARIO

AHORA EN ESTAMPAS

Marialejandra psicodélica

En su cuenta de Instagram @soymariale, (...)

ENTRETENIMIENTO El otro Hollywood, el de los hijos celebridades

Shiloh: La niña Jolie-Pitt quiere llamarse Jhon (...)


 

BELLEZA Y MODA Cicatrices con mejor aspecto

El láser es un tipo de tratamiento que está (...)

MENTE Y ESPÍRITU Claves para entender la hemofilia

Aunque la padecen relativamente pocas personas (...)


 

COCINA Y SABOR De músico a cocinero

En su casa no hay paredes que dividan la sala de (...)



ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS

Perros locos, otra forma de hacer perros calientes

A todos nos gustan los perros calientes. Son ricos y fáciles de preparar, pero (...)

Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Ríete y energízate

Bienaventurado quien se ríe de sí mismo, pues su dicha no tendrá fin... La (...)

Punto Paladar, ADRIANA GIBBS

Café (en dos tazas)

En estos días me he "bebido" dos buenos cafés. El primero, un libro que llegó a (...)




 
Cerrar
Expandir