ESPACIO PUBLICITARIO
 |  
 |  
 |  
Notas
Síguenos desde:

Criar a puerta cerrada

por CARLA CANDIA CASADO  |  imagen: CORTESÍA | JUEVES 6 DE ABRIL DE 2017
Hace un par de semanas las redes sociales y todo Internet fueron invadidos por el vídeo de una entrevista para la cadena inglesa BBC sobre la situación en Corea del Sur. Lo curioso es que lo que llamó la atención no fue el contenido de la misma si no el hecho de que mientras hablaba el profesor universitario Robert Kelly, fue interrumpido por su hija de 4 años, su bebé de 9 meses y posteriormente por su esposa.

En el video que se puede conseguir fácilmente en YouTube escribiendo "BBC dad" o "papá BBC", se ve a la hija de Kelly con semblante contento, y bailando, entrar a su oficina. El profesor cuando se da cuenta se disculpa ante el entrevistador e intenta seguir "como si nada", pero en ese momento entra también su bebé en una andadera. Finalmente y para gracia del televidente, llega la esposa deslizándose casi a nivel del suelo y se lleva a los dos niños arrastrados.

El episodio, como era de esperarse, se hizo viral y las reacciones (elogios, burlas y críticas) no se hicieron esperar, catalogándolo como el momento más gracioso en la historia de la televisión.

A través de mi cuenta de Instagram @agobiosdemadre, me enviaron el vídeo más de quince veces. Desde hace 5 años me he dedicado a escribir con honestidad sobre mi maternidad y que más "honesto", sobre todo para aquellos padres que trabajamos desde casa, que nuestros hijos interrumpan.

Sin embargo, y aunque el incidente sí capturó mi atención, no entendía el alboroto. Era cómico, por supuesto, pero aún así no lograba comprender toda la atención que estaba recibiendo. Algunos criticaban al papá por no ser afectuoso con sus hijos, otros señalaban a la mamá por haberlos halado por los brazos pero yo seguía pensando que todo aquello no era como para apoderarse de todo el internet. Luego recordé que yo no soy el "público promedio", que a diario suelo compartir escenas como esas.

Entonces me vino a la mente esta idea: la crianza ocurre "mayormente a puerta cerrada". Si en algún momento criar fue un asunto social, una tarea que hacía la tribu; las madres, las tías, las hermanas, las abuelas, ya no lo es. Ahora quizás podríamos decir que es un asunto privado o en el mejor de los casos virtual, pues no se puede negar que la maternidad 2.0 (la afluencia de blogs mostrando la crianza de la madre), es una tendencia en crecimiento.

La maternidad pasó a ser la vara medidora de las mujeres y todas intentamos vivir el día a día con nuestros hijos anhelando una perfección que no existe. Y como no existe optamos por esconder la verdad. Por eso, cada vez que yo, el profesor Kelly o cualquier otro, dejamos entrar a los demás a nuestra realidad o más bien dejamos que nuestra realidad los alcance, las reacciones son inmediatas. Se sienten identificados: creían que eran los únicos (los únicos con los niños corriendo por toda la casa, la ropa por doblar, los platos sucios, etcétera) y se dieron cuenta que a todos les pasa, solo que no siempre lo muestran.

Dos comediantes neozelandeses publicaron una parodia del incidente ocurrido con Kelly pero protagonizado esta vez por una madre. En el video se observa a una mujer que es interrumpida por su hija pero que en lugar de fingir que no está ocurriendo nada, toma a la niña, le da un tetero, entretiene al bebé, hornea un pollo, plancha una camisa, limpia un inodoro, desactiva una bomba. Todo sin perder el hilo de la conversación.

¿Una mujer hubiese actuado de otra manera? Probablemente, pues los padres y las madres somos distintos, no mejores, ni peores, solo diferentes. Pero creo que decir que el padre no fue cariñoso con sus hijos o que la historia hubiese sido otra con una mamá, es quedarnos en la superficie del asunto. Aquí la gran pregunta es: ¿por qué nos resulta tan curioso ver a un padre siendo (o ocultando serlo, más bien) padre?

Una amiga sin hijos dice que ella ve el asunto de otra manera, que hay un lugar y un momento para todo y que hay circunstancias en las que los niños simplemente no deben estar presentes. Yo estoy parcialmente de acuerdo, pues creo que esas circunstancias se han extendido. No queremos que los niños lloren en los aviones, agarren todo en el súper mercado, derramen la bebida en el restaurante, corran por los centros comerciales y un largo etcétera. Y es cierto que, cuando esto sucede, miramos mal a los padres que no logran controlar la situación. 

Lo cierto es que en la maternidad -y en la vida- pocas cosas se pueden controlar. Los niños se educan y se crían para que sean personas de bien pero en algún momento abrirán una puerta que no deben abrir (en el sentido literal y metafórico) y mostrarán una realidad que intentamos esconder pero que necesitamos ver.

Necesitamos más Robert Kelly, así sea por accidente. Necesitamos a más madres y padres cumpliendo este rol mientras realizan otras responsabilidades. ¿Por qué intentamos separarlas? ¿Se puede ser profesional y eficiente con un niño en el regazo? No todo el tiempo, obviamente, pero creo que de vez en cuando no está mal dejar la puerta sin cerradura para que todos pasen y la vida real puedan ser vista gracias a las nuevas tecnologías. 

Twitter @agobiosdemadre
Instagram Agobios de Madre
Facebook Fan Page Agobios de Madre

Participa (envíanos tu comentario).

 

VÍA RÁPIDA A:  
ESPACIO PUBLICITARIO

AHORA EN ESTAMPAS

El reto de ser padres

Un periódico yace sobre una mesa, muy cerca de (...)

ENTRETENIMIENTO Carlos Cruz: Un cargamento de seriedad

Traslada encima una masculinidad que, para un (...)


 

BELLEZA Y MODA Siempre labios rojos

Inspiración y origen El rojo es el rey de la (...)

CUERPO Y MENTE El entrenador personal de la era digital

Levantarse por la mañana con una botella de agua (...)


 

COCINA Y SABOR Bebidas calientes para disfrutar en la mañana

Avena con un toque de canela. Dentro de la (...)

HOGAR Y ESTILO Prácticas literas

Las literas son uno de los muebles favoritos para (...)



ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Recupera tu energía

En esos momentos en que estás sometido a una avalancha de textos, videos y (...)

Punto Paladar, ADRIANA GIBBS

El paisaje del Penedés en tres copas

520 años tiene Bodegas Raventos i Blanc, bodega de tradición familiar en la (...)

Pare y respire

He visto en varias esquinas la señal de transito conocida por todos que dice: (...)




 
Cerrar
Abrir