ESPACIO PUBLICITARIO
 |  
 |  
 |  
Notas
Síguenos desde:

AGOBIOS DE MADRE

El tiempo de una mamá

imagen: WWW.SHUTTERSTOCK.COM | MARTES 14 DE MARZO DE 2017
La concepción que tenemos del tiempo cambia cuando nos convertimos en madres. Es curioso. Si antes creíamos que no "teníamos tiempo para nada", con niños en el panorama nos damos cuenta que ahora si que no lo tenemos. Aunque la verdad es que nos volvemos mucho más eficientes en el manejo de nuestro tiempo. Ahora que soy mamá de una niña de cinco años y un varón de año y medio me pregunto qué hacía antes con mi tiempo, de qué me quejaba.

Pero esta no es la única forma en la que la percepción del tiempo cambia cuando somos mamás. Sucede por ejemplo cuando estamos en un supermercado esperando para pagar con el bebé en nuestros brazos o cuando estamos en un restaurante esperando a que llegue la comida. Entonces nos preguntamos cómo es que "el tiempo pasa tan lento" pues "si las papitas fritas no llegan pronto a le mesa, el niño se va a poner a llorar".

Y es que las madres vamos a un ritmo diferente al resto del mundo, uno que está marcado por las necesidades de nuestros hijos. Pasa con frecuencia que nos vamos a encontrar con alguien (a veces amigos sin hijos) a una hora determinada y resulta que llegamos media o una hora más tarde. Como me dijo una amiga mamá de tres "llego a la hora que llego y ya". Por más que nos organicemos con niños pequeños siempre hay imprevistos. Por ejemplo, están todos listos para salir y te das cuenta que hay que cambiarle el pañal al bebé.

Pero quizás, lo más complicado del tiempo cuando somos mamás es que quisiéramos poder "manejarlo a nuestro antojo", "estirarlo, apurarlo, retrocederlo" según nos convenga. Por ejemplo, cuando estamos en postparto y pasamos el día en pijama y con el bebé pegado al pecho quisiéramos que las horas se fuesen rápido pero los minutos avanzan lentamente. Sin embargo, cuando miramos atrás y reparamos en lo mucho que han crecido nuestros hijos decimos "pero como pasó tan rápido el tiempo". 

El tiempo para las mamás es como el lobo de la "Caperucita Roja". Siempre está allí, a veces es bondadoso o quiere parecerlo y otras veces es despiadado. Nos muestra nuestros errores, nos da ansiedad y nos enseña a ser agradecidas, con la vida y con lo que tenemos, porque aunque a veces no lo sintamos él siempre está allí, señalándonos.

Twitter @agobiosdemadre
Instagram @agobiosdemadre
Facebook Fan Page Agobios de Madre


Participa (envíanos tu comentario).

 

VÍA RÁPIDA A:  
ESPACIO PUBLICITARIO

AHORA EN ESTAMPAS

El Cine Iberoamericano celebra su excelencia en los Premios Platino 2017

En Iberoamérica los procesos de unificación (...)

ENTRETENIMIENTO Carlos Cruz: Un cargamento de seriedad

Traslada encima una masculinidad que, para un (...)


 

BELLEZA Y MODA Siempre labios rojos

Inspiración y origen El rojo es el rey de la (...)

CUERPO Y MENTE El entrenador personal de la era digital

Levantarse por la mañana con una botella de agua (...)


 

HOGAR Y ESTILO Prácticas literas

Las literas son uno de los muebles favoritos para (...)



ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Recupera tu energía

En esos momentos en que estás sometido a una avalancha de textos, videos y (...)

Punto Paladar, ADRIANA GIBBS

El paisaje del Penedés en tres copas

520 años tiene Bodegas Raventos i Blanc, bodega de tradición familiar en la (...)

Pare y respire

He visto en varias esquinas la señal de transito conocida por todos que dice: (...)




 
Cerrar
Abrir