NUTRICIÓN

Trucos mentales para comer menos

Lo reseñó recientemente la publicación especializada Psychology Today. Existen mecanismos que ayudan a servirse menos comida y hacer más fácil la pérdida de peso cuando se está en una dieta. Conózcalos y póngalos sobre la mesa

JUEVES 25 DE JULIO DE 2013
 Haga la prueba en la fila de un buffet. Lo más probable es que sus ojos sean más poderosos que su hambre y termine sirviéndose más comida de la que realmente quiere. ¿Qué significa todo esto? Que su cerebro es el que manda en lo que a apetito se refiere y que si altera las condiciones ambientales que rodean el acto de la alimentación muy probablemente pueda lograr ingerir menos.

Así lo confirma una nutricionista de la Universidad de Arizona, citada en una nota aparecida en el website www.Psychologytoday.com. A continuación algunos mecanismos que esta especialista  recomienda:

1.- Prefiera platos pequeños. Si está demostrado que el ser humano también  "come con los ojos", parece claro que un plato de menores dimensiones será un gran aliado, por una razón: se llena rápidamente con menor cantidad de alimentos. "Deje los grandes para la ensalada y use los platos de ensalada para los carbohidratos o las proteínas -menciona la especialista. Con este cambio, será más propenso a comer  más vegetales y menos de los alimentos altamente calóricos".

2.- No coma directamente de las bolsas de chucherías, mucho menos si las compra de tamaño familiar. Cuando quiera darse un gusto con algún snack no solo debe preferir los que son más sanos -como los frutos secos sin sal- sino evitar a toda costa sentarse a comerlas metiendo la mano del paquete que tenía en la alacena mientras ve televisión o trabaja en la computadora. ¿La razón? Muy probablemente acabe con todo el contenido casi sin darse cuenta. La salida es buscar un bol pequeño y colocar allí lo que va a ingerir. "Haciendo esto, le envía una señal a su cerebro que le advierte que debe parar de comer cuando el recipiente ya está vacío".

3.- El color del plato puede ayudarlo. Aunque usted no lo crea, el tono de la vajilla incide sobre su saciedad. Según refiere la especialista, investigaciones han demostrado que cuando no hay contraste entre el color del plato y el de los alimentos, la gente suele comer más. "En un estudio se le sirvió a un grupo de comensales pasta con salsa de tomate en un plato rojo y a otros la misma porción pero en uno blanco. Aquellos que comieron en el plato blanco creyeron que habían ingerido más".

4.- Aleje las tentaciones de su vista. Si ha oído aquello de "ojos que no ven, corazón que no siente", entonces entiende de qué trata esta recomendación, aunque en este caso tendrá que decir "estómago que no pide". Si no tiene en el escritorio de su oficina un paquete de chocolate o una bolsa de galletas muy probablemente no correrá a metérselos en la boca a mitad de la tarde o cuando lo aliente la ansiedad.  Si le es imprescindible satisfacer su apetito repentino, trate de tener cerca algún pasapalo sano como una fruta baja en calorías o un yogur descremado y sin azúcar. "Para reducir la urgencia de comer chucherías, haga incómodo ese acto", resume la especialista citada por Psychology Today.  Así que si le regalan chucherías,  manténgalas en la gaveta o guárdelas para ese día de la semana en el que quiera darse un verdadero gusto.

5.- La forma del vaso puede hacer la diferencia. Como se trata de engañar al ojo y al cerebro, si está bebiendo alcohol o refresco aplique una técnica sencilla: prefiera los vasos rectos. Esta es la explicación de la especialista: "Investigadores británicos encontraron que aquellas personas que toman cerveza en un vaso recto beben menos que los que lo hacen en uno curvo. Aunque ambos recipientes tienen la misma capacidad, los consumidores sienten que los vasos curvos se llenan menos por lo que suelen pedir más y más rondas". Ilusión óptica, como dicen por allí.

Más allá de estos consejos, no olvide que un buen estado físico depende de una alimentación equilibrada, así que procure obtener ayuda de un especialista en nutrición respecto al tipo de alimentos y las porciones que debe ingerir. Además, ejerza la fuerza de voluntad. El ambiente siempre estará lleno de factores que lo tentarán, pero su libre albedrío y su capacidad de autocontrol serán los que le ayudarán al final a saber cuánto y cómo comer.

Puede leer el artículo en inglés, haciendo clic aquí

Participa (envíanos tu comentario).

 

ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS

Galletas de avena

A veces este papá desempolva sus apuntes de la escuela de cocina en busca de (...)

Punto Paladar, ADRIANA GIBBS

Cocteles: 7 claves a la hora de prepararlos

¿Qué trucos debo saber a la hora de preparar tragos?, ¿cuáles son las (...)

Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Dos vibrando como un solo ser

"Cuando dos amantes están en un profundo orgasmo sexual, se funden mutuamente; (...)




 
Cerrar
Expandir