ESPACIO PUBLICITARIO
 |  
 |  
Notas

Vivir |  PSICOLOGÍA INFANTIL

Los simpáticos amigos imaginarios

Su aparición puede ocurrir desde los dos hasta los ocho años y no están ligados a ninguna patología, salvo casos especiales

por CARMEN ISABEL MARACARA  |  imagen: WWW.SHUTTERSTOCK.COM | SÁBADO 6 DE JULIO DE 2013
Si su pequeño o pequeña tiene un amigo "virtual" que habita en el televisor, o que se hace presente en sus juegos y con el que es capaz de sostener largas conversaciones, jugar y divertirse, para luego pasar al "mundo real" sin ningún problema, entonces no se preocupe: esta experiencia es habitual en más de 65 por ciento de los niños, según cifras del doctor Evan Kidd, de la Universidad de Melbourne, Australia, quien ha realizado dos estudios sobre tema.

En este sentido, Irene Quintana, psicóloga clínico venezolana, advierte que estos "amigos imaginarios son comunes en hijos únicos o en aquellos que tienen hermanos muy mayores, quienes no comparten sus mismos intereses debido a esa diferencia de edad. Por esto, generan un personaje en su mente con quien pueden jugar y compartir situaciones".

A su vez, esta capacidad para crear un personaje con quien conversar, jugar y hasta pelear, que puede ser una persona, peluche, animal o personaje de la televisión, por ejemplo, le posibilita, en palabras de los especialistas, estimular el lenguaje y la comunicación, así como el intercambio con los adultos, pues como según señala Kidd, se han ejercitado en largas conversaciones. "Y lo que pensamos es que debido a que estos niños son creativos y porque tienen más oportunidades de lo que se llama el juego en solitario y, por ejemplo, no tienen hermanos y hermanas con los que jugar, tienen más oportunidades de ser ellos mismos.  Así, a falta de hermanos y hermanas con quien divertirse, inventan gente con quien jugar", acota Kidd en una entrevista publicada en el portal de la Universidad Le Trobe (www.latrobe.edu.au).

¿Cuándo preocuparse?
Aunque esta situación no suele ser signo de ninguna patología, los especialistas sugieren estar atentos a ella, pues como señala Quintana, "en algunos casos aparecen también estos personajes en niños solitarios, que poseen dificultad para relacionarse porque son muy tímidos o sobreprotegidos".

"Usualmente, continúa Quintana, el amigo imaginario va desapareciendo a medida que el niño va creciendo; sin embargo, cuando esta situación persiste, ocasiona que el niño posea dificultades para interrelacionarse con el resto de los niños y hacer amigos, se puede mostrar retraído y tímido y, muchas veces, aislado".

"Los padres deben estar pendientes de la conducta del niño y de las actividades que realiza con este amigo imaginario: si observan conductas inadecuadas o excesivo retraimiento social, se debe acudir a un especialista de la salud mental para que lo evalúe".

Discreta compañía
Los especialistas están de acuerdo en que debe ejercer una vigilancia discreta y sin alarma sobre estos compañeros imaginarios, sin negarles a los niños su existencia, ni regañarles, pero tampoco alentarles esta conducta. La idea es revisar si existe alguna situación de estrés, de soledad, que está originando la creación de esta fantasía, y si no es así, saber que pasará naturalmente con la evolución del infante, con el desarrollo de  las funciones del lenguaje, la lógica, la memoria y la inteligencia.

Si el niño hace visible esta "compañía" ante terceros, se debe insistir en no burlarse por ello, de respetar su integridad emocional. En el caso de la escuela, "se debe conversar con los docentes para que estén al tanto de este comportamiento y no sea castigado ni ridiculizado frente al resto de los niños", explica Irene Quintana.

Si el problema son los otros niños, añade la experta, y se registra una situación frustrante e irritante, le tocará al docente "dirigirse al grupo solicitando respeto para el niño sin explicar que éste tiene un amigo imaginario".

Recuerde, que los pequeños que viven esta fantasía, según han encontrado los expertos, suelen ser más creativos en la edad adulta, por lo que quizás su hijo esté demostrando desde ya una inclinación hacia el arte, la poesía, la dramatización, entre otras disciplinas culturales. Se invita a observar con atención esta situación, pero no la penalice, pues la mayoría de los infantes con estas compañías virtuales, pertenecen a la población normal y no tienen patologías clínicas.


Coordenadas:
Irene Quintana, psicólogo clínico. irenequintana19@gmail.com


Participa (envíanos tu comentario).

 

ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Solo de cine, RAÚL CHACÓN SOTO

¿Qué ver del Festival de Cine Español?

Este 24 de octubre empieza uno de los festivales de cine más esperados por los (...)

Un Gazpacho especial para los niños

En España, cada casa tiene su receta de gazpacho. Y como cada quien lo prepara (...)

Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Aviva tu esencia femenina

Hola, bendigo la luz en ti. Te pido algo: imagina una flor frente a ti.  (...)




 
Cerrar
Abrir