Vivir Mejor |  SALUD

Aminoácidos a examen

Aunque el uso de los suplementos se extiende cada vez más en la población, sobre todo entre los deportistas, el exceso puede causar problemas

por CARMEN ISABEL MARACARA  |  imagen: WWW.SHUTTERSTOCK.COM | DOMINGO 14 DE ABRIL DE 2013
La opinión de los especialistas es concluyente: si usted tiene una alimentación equilibrada, no es un deportista de alto rendimiento ni está embarazada, entonces no requiere consumir aminoácidos extra y menos aún en grandes cantidades, pues ellos, aunque necesarios, no son inocuos. En este sentido, la doctora Mara Addivinola, médico cirujano, pediatra y dedicada al área de la estética corporal, aclara: "Aunque sabemos que los aminoácidos de las proteínas pueden emplearse como combustible y cumplir una función energética, también debemos saber que su excesivo consumo puede originar residuos metabólicos tóxicos, tipo amoníaco, así como intoxicación, acidificación del medio, destrucción de tejidos, envejecimiento prematuro y enfermedades cardiovasculares, osteoporosis, cálculos renales y una mayor incidencia de cáncer de colon, mama, próstata y páncreas". A su vez, indica la especialista, los niveles excepcionalmente altos de aminoácidos ramificados también pueden conducir a un descenso en el cerebro de serotonina y dopamina. Por lo tanto, dichos suplementos deben ser siempre administrados bajo prescripción médica. Nunca deben administrarse en pacientes con insuficiencia hepática o renal severa.

¿Cuáles son las fuentes más privilegiadas de los aminoácidos? Las proteínas, sobre todo las de "alto valor biológico", que es como se denomina a las de fuente animal; es decir carnes, pescados, leche, huevos. Los vegetales también contienen algunas, pero su consumo debe ser realizado en combinación para poder obtenerlos, como sucede con la típica asociación de granos como caraotas, arvejas, lentejas, con arroz, por ejemplo.

Un nombre para cada uno
Los aminoácidos tienen varias clasificaciones, según su naturaleza y comportamiento. Aunque se vinculan casi siempre con las proteínas, según el portal www.ehu.es de la Universidad del País Vasco (España), existen proteicos y no proteicos. Dentro de los primeros están los codificables o universales, que permanecen como tal en las proteínas (20 en total) y los modificados o particulares, que son el resultado de diversas modificaciones químicas posteriores a la síntesis de proteínas.

De estos 20, aclara la doctora Mara Addivinola, ocho pueden ser sintetizados por el hombre (nueve o diez en los niños), pero el resto no y, por tanto, deben ser aportados por la dieta para configurar las diversas cadenas de proteínas. Estos son los esenciales, entre los que están la fenilalanina, lisina, metionina, histidina, treonina, triptófano, leucina, isoleucina y valina. "Aquellos que fabrica nuestro propio cuerpo son los llamados aminoácidos no esenciales, donde tenemos la alanina, ácido aspártico, glicina, serina, asparragina y el ácido glutámico. Los aminoácidos condicionalmente esenciales son los que dependen o no de la dieta, como la arginina, cistina, tirosina, cisteína, glutamina y prolina. La taurina, alanina, glutamina y arginina, cuyas necesidades aumentan en situaciones de alta demanda física o psíquica, especialmente a nivel muscular y cerebral, se transforman en aminoácidos semi-esenciales,  su aporte exterior se hace necesario especialmente en períodos donde se requiere una regeneración o construcción muscular, como esfuerzos físicos intensos y prolongados".

Deportistas, embarazadas y tercera edad
Estos grupos pueden requerir suplementación, siempre indicada por su médico de cabecera. En el caso de las mujeres en estado de gestación o personas mayores, precisa Addivinola, puede ser necesario consumir L-carnitina, "un aminoácido no esencial que se requiere en situación de altas necesidades energéticas. Su carencia también se ve en vegetarianos".

A su vez, aminoácidos como la leucina, isoleucina y valina, llamados ramificados, suelen ser empleados por culturistas y atletas en ejercicios intensos "para aumentar el rendimiento, mejorar la recuperación tras el esfuerzo y acelerar la reparación y crecimiento muscular", indica la experta.

Pero una persona que realice ejercicio en forma cotidiana, con una alimentación adecuada y que no sea deportista profesional, lo más probable es que no necesite ni alzar en forma sustancial su consumo de proteínas ni tampoco acudir a la farmacología. En este sentido, señala la nutricionista clínico Zulema Zarzalejo, de la Unidad de Obesidad del Instituto Médico La Floresta, existe una discusión sobre el tema, que abarca a atletas con entrenamientos intensos. Estos, precisa, "necesitan de 1,5 a 2 g/kg de peso/día de proteínas totales para mantener el balance proteico. La alimentación sana y equilibrada aporta este requerimiento, sin necesidad de suplementos. No es necesario, y debe evitarse, consumir una cantidad de proteínas mayor que la que el cuerpo pueda usar, ya que eso altera el metabolismo de los carbohidratos y puede afectar la capacidad para entrenar y competir al máximo nivel. También el exceso en el consumo de proteínas provoca diuresis y, por ende, deshidratación, así como puede elevar el colesterol".

Añade Zarzalejo que "diversos estudios realizados durante los años 2004 y 2005 en atletas interesados en la hipertrofia muscular determinaron que ni el tipo ni la cantidad de proteínas son importantes. Ellos concluyeron que lo importante es aportar la cantidad diaria de proteínas dentro del rango recomendado para los deportista de 1,2 a 2 g/kg/día y recomendaron distribuir o fraccionar el consumo de la fuente proteica a lo largo del día, incluyendo meriendas antes y después del ejercicio, para mejorar el entrenamiento y la recuperación".

Como ejemplo, la nutricionista indica que un deportista que pese 74 kilos, con un requerimiento energético diario de 2.800 kcals requiere 140 gramos de proteínas al día, es decir 1,89 g/kg (20 por ciento de las calorías totales). "Es decir que puede incluir dos huevos en el desayuno o 60 gramos de queso y jamón de pavo, almorzar 120 gramos de carne, pollo o pescado, queso y cenar la misma cantidad y esto representa 66 por ciento de las proteínas de alto valor biológico (AVB). El resto, las de bajo valor biológico, estarán en el pan o la arepa de la mañana, o en el arroz, granos o pasta en el almuerzo y cena", concluye.



Coordenadas
•Mara Addivinola
Telf.: 0416-631.0658

•Zulema Zarzalejo
Telfs.: 0212-284.5612 / 6565

Participa (envíanos tu comentario).

 

VÍA RÁPIDA A:  
ESPACIO PUBLICITARIO

AHORA EN ESTAMPAS

Fania: Recuerdos de una edad de oro

El periodista César Miguel Rondón le llegó a (...)

ENTRETENIMIENTO Michelle Cañizales: Un diamante del cine nacional

A Michelle Cañizales no le avergüenza reconocer (...)


 

BELLEZA Y MODA Moda Mimosa: Diseño que promueve valores

Quién lo diría: ropa para bebés inspirada en (...)

SOY MARATONISTA 5 recomendaciones para una carrera de 10K

Las metas fijadas para una carrera de 10 (...)


 

COCINA Y SABOR Ruta refrescante y veraniega en Maracaibo

Estación central del café Con un poco más de un (...)



ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS

Guía de trenzas

Para comenzar con los tutoriales se me ocurrió hacer una especie de (...)

Somos eternos

Hace una semana asesinaron al hijo de una amiga... como tantos que pierden su (...)

Cheeky Chinese, EDMARY FUENTES

La pieza indispensable para sentir que ha llegado el verano

Esta temporada es una de las pocas donde podemos estar en trajes de baño 24/7 (...)




 
Cerrar
Expandir