Vivir | 

Alergia al látex paradoja en salud

Llegó hace décadas al ambiente sanitario mundial, pero en 1979 aparecieron los primeros síntomas de algo imprevisto: la alergia a tan bondadoso material

por IRENE CARRASQUERO  |  imagen: WWW.SHUTTERSTOCK.COM | SÁBADO 2 DE MARZO DE 2013
Si bien no constituye un problema de salud pública, la alergia al látex merece toda nuestra atención. ¿La razón? Que a diferencia de otros alérgenos, este generoso material suele estar por todas partes, especialmente en sitios de atención a la salud.

"La literatura refiere que hay más de 40 mil productos a base de látex", explica la odontopediatra Eva Pimentel, profesora de la Facultad de Odontología de la Universidad Central de Venezuela, quien se ha dedicado a investigar sobre este tema.

"En la vida diaria encontramos látex, por ejemplo, en las suelas de los zapatos deportivos, accesorios de piscina, globos de fiestas, guantes para limpiar, ligas de la ropa interior de mujer y preservativos". En el ámbito médico y odontológico la lista crece y el material aparece en los guantes desechables, catéteres, torniquetes, sondas, mascarillas, elásticas de ortodoncia, cepillos para profilaxis, bloques de mordida y diques para tratamientos de conducto, entre otros implementos. "Estamos -literalmente- rodeados de látex".

¿Quiénes están en riesgo?
Afortunadamente, la mayoría de las personas vive en contacto con el látex y no lo sabe, pues no son alérgicas. De hecho, las cifras mundiales reportan que solamente entre el 0,5 y el 1 % de la población general lo es.

Sin embargo, existen grupos que viven en riesgo de desarrollar esta alergia y sufrir sus síntomas:

Los niños con espina bífida: No se sabe a ciencia cierta por qué aproximadamente el 50 % de estos pequeños son alérgicos al látex. La espina bífida es una malformación congénita del tubo neural en la que uno o varios arcos vertebrales no se fusionan correctamente durante la gestación y la médula espinal queda sin protección ósea. "Se cree que además de que existe una predisposición genética para la alergia al látex, influye el hecho de que estos niños deben ser operados múltiples veces desde edades tempranas para reparar su condición, lo cual les hace desarrollarla por su mayor exposición al material dentro de los quirófanos".

Los pacientes atópicos: Son esas personas con predisposición genética a desarrollar alergias a infinidad de sustancias y que tienen una larga lista de alérgenos en su haber. "Un paciente alérgico a muchas cosas tiene una mayor probabilidad de serlo también al látex".

Los profesionales de la salud: Médicos, enfermeras, odontólogos, higienistas, bioanalistas y todos los que trabajan con salud están en riesgo debido -principalmente- al recurrente uso de guantes de látex durante su jornada diaria.

Las personas sometidas a múltiples cirugías: "Algunos investigadores han encontrado evidencias de que estos individuos podrían estar en riesgo por su repetida exposición al material".


¿Cuáles son los síntomas?
Las señales de que se es alérgico al látex no difieren en nada de los síntomas de cualquier alergia. 

La primera manifestación suele ser la urticaria de contacto, muy común en las manos de los profesionales de la salud por el uso reiterado de guantes de látex. También puede manifestarse en los pacientes de médicos u odontólogos cuando éstos los examinan con los guantes puestos. "El problema es que quien sufre la urticaria a veces no le presta atención, pues piensa que puede ser la crema o el jabón que está utilizando".

Luego de un tiempo en contacto rutinario con el látex, pueden desarrollarse señales más graves como rinitis, conjuntivitis, edema de labio y dificultades respiratorias.

Finalmente, el síntoma más severo: el shock anafiláctico, que se caracteriza por dificultad respiratoria, caída de la tensión arterial, pérdida del conocimiento, y en casos extremos, infarto.


¿Cómo saber si se es alérgico?
La probabilidad de que una persona que no está dentro de los grupos de riesgo sea alérgica al látex es bastante baja. Pero en todo caso, es prudente saber reconocer ciertos síntomas en la cotidianidad; por ejemplo:

• Rinitis, picazón en los ojos o edema de labio luego de inflar un globo corriente.

• Urticaria de contacto luego de hacer limpieza con guantes.

• Picazón o molestias en los genitales luego de tener relaciones sexuales utilizando un preservativo.

• Cualquier reacción similar en la consulta médica u odontológica.

Los médicos y odontólogos tienen un papel determinante a la hora de identificar si una persona está en un grupo de riesgo y más aún, determinar si es alérgica al látex y no lo sabe. Para ello, durante el interrogatorio debe indagar sobre otras alergias personales y familiares, y múltiples cirugías previas.

Si la persona está dentro de un grupo de riesgo, la recomendación es clara. "Mi sugerencia es la realización de pruebas de alergia que incluyan al látex como posible alérgeno, las cuales son realizadas por un inmunólogo o un alergólogo".


¿Látex o frutas?
En el año 1994, explica Pimentel, se reportó a nivel mundial una entidad clínica conocida como síndrome látex-fruta. "Se refiere a una reactividad cruzada y consiste en que la persona que es alérgica al látex también suele serlo al aguacate, el kiwi, el cambur y las castañas, o al revés.

¿Por qué sucede esto? "Algunas proteínas del látex son muy parecidas a las de estas frutas y el sistema inmunológico se confunde". Este hallazgo constituye una alerta para los alérgicos a estas frutas, pues muy probablemente lo sean también al látex.


¿Qué hacer?
Cuando la persona sabe que es alérgica al látex y aunque no haya sufrido reacciones severas, debe tomar las acciones que estén a su alcance como tener una placa que lo identifique como alérgico al látex y cargar consigo adrenalina para ser autoadministrada si es necesario.

Si la persona ha tenido síntomas graves debido al látex es conveniente que consulte a un inmunólogo, pues existen medidas como la inmunoterapia que pueden ayudarle.

Los profesionales de la salud también deben tener iniciativas para proteger a sus pacientes alérgicos:

• Atenderlos preferiblemente un lunes y a primera hora de la mañana, cuando hay menos partículas de látex en el ambiente.

• Hacer una buena limpieza del espacio antes de la consulta.

• Sustituir los guantes de látex por los de nitrilo.

• Dotar al consultorio de medicamentos para tratar reacciones alérgicas tales como antihistamínicos, corticosteroides y adrenalina.



Conexiones
• www.alergialatex.com. Sitio de la Asociación Española de Alérgicos al Látex

Participa (envíanos tu comentario).

 

ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Cheeky Chinese, EDMARY FUENTES

Accesorios para la cabeza

Todas las mujeres hemos tenido la etapa de comprar accesorios para el cabello (...)

Solo de cine, RAÚL CHACÓN SOTO

Pelo Malo gustó a los críticos de EEUU

El filme de Mariana Rondón fue estrenado el pasado 19 de noviembre en un muy (...)

Estadeboda, ISABELLA WALLIS

La mesa de Navidad

Si estás organizando la cena navideña en tu casa, queremos dejarte algunos (...)




 
Cerrar
Expandir