PSICOLOGÍA INFANTIL

Negociar con los hijos

Stephan Kaiser, conferencista y coach personal, especializado en jóvenes, comparte con los usuarios de Estampas las claves para negociar con los hijos en cuanto a los novios (as), la vestimenta, las salidas e incluso la alimentación. Un plus: conozca lo que no se negocia.

MARTES 5 DE JUNIO DE 2012
A los padres nadie les entrega un manual. Se forman en la medida en la que también crecen sus hijos. Lo bueno es que hoy día cuentan con múltiples herramientas para establecer relaciones sanas con ellos y fortalecer sus roles como formadores y guías.
Stephan Kaiser, conferencista y coach personal, especializado en jóvenes, comparte con los usuarios de Estampas las claves para negociar con los hijos en cuanto a los novios (as), la vestimenta, las salidas e incluso la alimentación.

Sobre el novio o la novia
Sin importar si es hembra o varón, cuando llega la pubertad y con ella la espontánea atracción por el sexo opuesto, más de un papá entra en pánico. Las razones son varias, entre ellas, que el o la pretendiente no cumpla con las cualidades que a los padres les gustarían que tuviesen.
En este sentido, Kaiser explica que lo más importante es: "Enfocarse en los valores que debe tener ese novio o esa novia. Por ejemplo, que sea respetuoso, tanto hacia mi hijo(a), como hacia mí, que soy padre o madre. Que se respetuoso de mis tiempos. Que no se aparezca a las 11 de la noche en mi casa. Es importante que, tanto padres como hijos, tengamos claro qué es lo que queremos ver en esa persona. Otros valores importantes son la honestidad, la familiaridad; que implica no solo que quiera estar con mi hijo(a) sino que también, de vez en cuando, quiera compartir con nuestra familia".
Sobre la manera de vestir. Lo adecuado y lo que no
Según el especialista lo primordial es que el padre o la madre deben ser un ejemplo a seguir. "No solo en la vestimenta sino de manera general, pues no puedes exigir los que no das. Si no eres ejemplo pierdes tu poder de negociación como padre o madre. De nuevo influyen los valores, pues tu vestimenta debe reflejar lo que quieres transmitir a tus padres, compañeros y panas. Lo ideal es pedirle a los hijos que, cuando se vistan, se pregunten: ¿Qué respuesta quiero generar en mis compañeros o amigos? De acuerdo a eso, me debo vestir", explica Kaiser.
Sobre las salidas
"La manera más fácil de negociar es poner las reglas muy claras, desde el principio, pues hay muchos padres que no lo hacen y cuando el hijo sale, viene el castigo", describe el coach. Para lograr establecer acuerdos en torno a cuando y cuánto se puede salir se debe "poner en claro qué es lo que, como padres, esperamos a cambio para que nuestro hijo pueda salir. Por ejemplo, si le va bien en el colegio, en su equipo de deportes, no hay problema con que pueda salir. Se debe dar y recibir, para establecer relaciones en las que todos ganemos". Kaiser hace la salvedad: "los padres deben exigir que se cumplan las reglas, pero una vez que los hijos actúen de acuerdo a lo esperado, los padres también deben responder como se había acordado".
Sobre la alimentación
Ocurre en adolescentes que la hora de la comida puede ser un verdadero martirio. En algunos casos porque solo quieren comida chatarra y en otros porque ni eso quieren. Al respecto, Kaiser afirma: "a la hora de las comidas fuertes, todo el mundo come lo mismo y no se discute. Una vez que el hijo o la hija coma la comida que el padre o la madre piensan que es lo adecuado para él, el hijo puede tomar un postre, comer una chuchería, pero lo importante es que el hijo reciba la alimentación que el padre cree que necesita".
Para que sus hijos le respeten...
 -"Una clave es ser consistente. Cuando eso no pasa, el hijo aprende que las reglas de su papá o mamá dependen de su humor, por eso, el joven sabe que pueden influir en él. Entonces los hijos piensan: la próxima vez que me quiera escapar de un castigo o de la comida o de lo que sea, simplemente tengo que insistir, insistir, insistir, y luego papá me va a quitar el castigo . Pero esto no debe pasar. El hijo debe aprender que esas son las reglas y no se negocian, independientemente del humor de sus papás".
- "Los valores no se negocian. Por ejemplo debe ser norma relacionarse a los padres con honestidad y respeto. Otra regla es que no se negocian los castigos, es decir, si ya pusiste el castigo y luego flaqueas, la próxima vez el hijo también querrá deshacerse del castigo. De la misma manera, no se negocian las recompensas. 
- "Se deben tener pequeños rituales familiares en los cuales se puedan tener estas y otras conversaciones. Uno de estos hábitos puede ser desayunar, almorzar o cenar juntos. Crear un espacio diario en el cual ambas partes puedan hablar".


Participa (envíanos tu comentario).

 

VÍA RÁPIDA A:  
ESPACIO PUBLICITARIO

AHORA EN ESTAMPAS

Guaco se redimensiona

El 17 de noviembre de 2016 quedará marcado en la (...)

ENTRETENIMIENTO Carlos Cruz: Un cargamento de seriedad

Traslada encima una masculinidad que, para un (...)


 

BELLEZA Y MODA Siempre labios rojos

Inspiración y origen El rojo es el rey de la (...)

CUERPO Y MENTE El entrenador personal de la era digital

Levantarse por la mañana con una botella de agua (...)


 

COCINA Y SABOR Bebidas calientes para disfrutar en la mañana

Avena con un toque de canela. Dentro de la (...)

HOGAR Y ESTILO Prácticas literas

Las literas son uno de los muebles favoritos para (...)



ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Recupera tu energía

En esos momentos en que estás sometido a una avalancha de textos, videos y (...)

Punto Paladar, ADRIANA GIBBS

El paisaje del Penedés en tres copas

520 años tiene Bodegas Raventos i Blanc, bodega de tradición familiar en la (...)

Pare y respire

He visto en varias esquinas la señal de transito conocida por todos que dice: (...)




 
Cerrar
Expandir