Beta
Helados sabores de navidad

RUBEN ROJAS

25/11/2018 12:00 am



Diciembre está lleno de ocasiones para reunirse en familia, celebraciones en torno a la mesa que incluyen la cena de Nochebuena o el almuerzo de Navidad, donde se lucen postres y dulces reservados a esta época especial del año.


La tradición de celebrar con comidas especiales en torno al solsticio de invierno (21 de diciembre en el hemisferio norte) proviene de los antiguos pueblos paganos, que veían en la fiesta la oportunidad de agradecer por el año que terminaba y encomendarse para garantizar que el sol, volvería con su poder vivificador a renacer con la llegada de la primavera.

El fin de año en Caracas tiene a Pacheco, los cielos azules límpidos, y sabores que se esperan todo el año, como las hallacas, o el pan de jamón, pero también algunos dulces, como la Torta negra preparación que llegó de las Antillas con la influencia inglesa de las frutas confitadas y maceradas en licor, o el Dulce de lechosa heredero de la tradición de los dulces en almíbar de las monjas Clarisas merideñas, ambos compañeros inseparables al momento de cerrar la comida o compartir un momento espacial entre comidas.



Para completar una mesa, ya de por si copiosa y muy calórica, se hace presente el Turrón que llegaba del otro lado el mar en primorosas cajitas de madera y luego se convertía en ansiado regalo de navidad, la modernidad e imaginación de pasteleros y cocineros ha desarrollado versiones de chocolate y con otros ingredientes, además de las tradicionales almendras, como el Exótico propuesto por la Chocolatería Herencia Divina.

Los hermanos Dahdah de Fragolate Helados Artesanales han transformado cada uno de estos platillos especiales en delicados helados que mantienen los sabores y juegan con las texturas para ofrecer una alternativa diferente al momento de celebrar el nacimiento al Niño Jesús y el fin del año esperando la llegada de cosas nuevas siempre mejores.