Beta
¿Qué hacer ante una intoxicación alimentaria?

MARIÁNGEL PAOLINI

14/01/2018 12:00 am



Una intoxicación alimentaria se produce cuando se come o bebe algo que contiene microorganismos patógenos, algunas sustancias químicas como aditivos alimentarios y/o sustancia de limpieza, que puede afectar a una sola persona o un grupo entero que están expuestas a los alimentos o bebidas contaminadas.


Como suelen ocurrir de improviso, muchas personas no lograr actuar de manera oportuna y pueden poner en riesgo la vida de quien sufre los síntomas. Asimismo, tenemos muy poca o casi nula formación en esta materia, así que ante la emergencia, es muy poco lo que se logra hacer de manera efectiva.

Los productos del mar como pescados y mariscos, son los alimentos que con mayor frecuencia producen intoxicaciones alimentarias. Su carne es extremadamente sensible a los cambios de temperatura, y en virtud del hábitat del pescado, este pudo ingerir algunas sustancias toxicas que pueden enfermarnos.

En la intoxicación por ciguatera, el ingrediente tóxico es la ciguatoxina, producida en pequeñas cantidades por ciertas algas y organismos. Los peces pequeños que comen las algas resultan contaminados y si un pez más grande come muchos de estos, el tóxico se puede acumular a niveles peligrosos, lo cual puede hacer que usted se enferme. La ciguatoxina es "termoestable", lo que significa que aunque se cocine bien el pescado esta igual sobrevivirá. 

Luego de que el pez muere, las bacterias crean grandes cantidades de histamina y sustancias similares si el pescado no se refrigera o congela inmediatamente. Al cocinarlo, el pescado puede parecer apetitoso y rara vez se altera el sabor, pero a los pocos minutos (en personas muy sensibles) o a las pocas horas, se manifiesta la reacción, que puede comenzar con vómitos y diarreas. 

En la intoxicación por mariscos, los ingredientes tóxicos son toxinas producidas por organismos similares a algas llamados dinoflagelados, que se acumulan en algunos tipos de productos de mar. Existen muchos tipos diferentes de intoxicación causada por estos animales. Los mejor conocidos son la intoxicación paralítica, la neurotóxica y la amnésica.

Las personas sensibles pueden manifestar además de los síntomas gastrointestinales, dificultad para respirar, urticaria e incluso inflamación de párpados, labios y lengua según el caso. En estar circunstancias es importante la atención médica inmediata para evitar que el cuadro respiratorio se complique por la obstrucción que genera la inflamación. El médico tratante le administrará los medicamentos apropiados y prescribirá el tratamiento para los próximos días.

Si los síntomas son gastrointestinales, es importante que pueda prevenir la deshidratación del paciente. Si se trata de niños, tenga en cuenta que esto puede ocurrir rápidamente, así que no se descuide. 

Evite, aunque sea tentador, la administración de medicamentos para detener la diarrea. Tenga en cuenta que este es el mecanismo de defensa que ha dispuesto su organismo para deshacerse de las toxinas, así que no es una buena idea detener el proceso.

Las intoxicaciones alimentarias generalmente se resuelven por sí mismas en pocos días. En la mayoría de los casos el descanso, aislamiento, mantenimiento de la higiene y una buena cantidad de líquidos es el mejor tratamiento.