ESPACIO PUBLICITARIO
 |  
 |  
 |  
Receta

RECETAS

Ensalada de repollo morado con piña y pasitas



Ingredientes(6 personas)
  • 1 Repollo morado grande
  • 1 Piña o 1 lata de piña en almíbar
  • 1 Taza de pasitas blancas o negras
Vinagreta
  • 1/2 Taza de mayonesa
  • 2 Cdas. de mermeladas de piña
  • 2 Cdas. de vinagre de vino
  • 2 Cdas. de aceite de oliva
  • 1 Cda. de mostaza
  • Pimienta negra recién molida
  • Sal al gusto
20 minutos
Preparación
Cortar el repollo bien fino, lavarlo en agua fría. Cortar las piñas en trocitos. Unir en una ensaladera el repollo, la piña y las pasitas. Preparar la vinagreta, una hora antes de servir, aproximadamente, uniendo todos los ingredientes y agregar a la ensaladera para que coja gusto. Colocar en la nevera y servir bien fría como acompañante.

Nota: Si la piña es de lata, guardar el almíbar para agregarlo a la vinagreta
Relacionado con: piñas, pasitas, repollo morado

Participa (envíanos tu comentario).

 

Comentarios (1)

irina sucre
08.11.2009
4:24 PM

Hola. Me encanta esta sección. Las recetas son fáciles, prácticas y accesibles. Quisiera algunas recetas de antipastos. Gracias de antemano. Besos



VÍA RÁPIDA A:  
ESPACIO PUBLICITARIO

ESPACIO PUBLICITARIO
AHORA EN ESTAMPAS

ENTRETENIMIENTO Uno más llamativo que el otro en los MTV

Miley Cyrus llegó con un minúsculo vestido (...)


 

BELLEZA Y MODA La vida en color pastel

La hemos visto en las melenas de Katy Perry, (...)

CUERPO Y MENTE Piel sana con protección solar

Tanto en la vida cotidiana como en las temporadas (...)


 

COCINA Y SABOR De paseo con los sándwiches

¿Qué hace bueno a un sándwich? Hay múltiples (...)

HOGAR Y ESTILO Casa segura, vacaciones placenteras

Las vacaciones, se supone, son para descansar, (...)



BLOGS

Pollo al romero con papas

Un pollo al horno que queda espectacular y es facilísimo de hacer. ¡Ni siquiera (...)

Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Honra a tus ancestros

¿Quiénes son tus padres? Desde la perspectiva espiritual, son almas en misión (...)

Vive como el agua

En los primeros nueve meses de tu vida, después de la concepción, vivías dentro (...)




 
Cerrar
Abrir