ESPACIO PUBLICITARIO
 |  
 |  
 |  
Notas
Síguenos desde:

COCINA

Alimentación y discapacidad

Una persona con discapacidad necesitará un plan de alimentación ajustado a su condición, y será necesario revisarlo con regularidad

por MARIÁNGEL PAOLINI  |  imagen: ARCHIVO DIGITAL | DOMINGO 3 DE DICIEMBRE DE 2017
Desde 1992, el Día Internacional de las Personas con Discapacidad (IDPD) de las Naciones Unidas se ha observado anualmente el 3 de diciembre en todo el mundo. El tema para este año es "Transformación hacia una sociedad sostenible y resiliente para todos", centrado en las condiciones propicias para los cambios transformadores previstos en la agenda para el Desarrollo Sostenible.

Quienes tenemos cerca o conviven con una persona con discapacidad saben que la alimentación es un aspecto clave para mantenerse con suficiente energía para afrontar el día a día, y aquí me refiero tanto al paciente como al cuidador.

El plan de alimentación de cada persona debe ajustarse a sus necesidades nutricionales de manera individual y teniendo en cuenta que esas necesidades variarán con el paso del tiempo, por eso es importante hacer visitas periódicas a un nutricionista debidamente certificado.

Una persona con discapacidad necesitará un plan de alimentación ajustado a su condición, y será necesario revisarlo con regularidad para hacer los ajustes necesarios y así evitar inconvenientes por exceso o por defecto.

Una persona con necesidades energéticas especiales requiere un plan de alimentación terapéutico en el cual se ajuste la composición en nutrientes o en energía en respuesta a una enfermedad o alguna necesidad específica. Así, pueden diseñarse dietas bajas o altas en calorías, altas o bajas en proteínas, carbohidratos, grasas e incluso fibra. Recientemente las dietas basadas en el metabolismo de los FODMAPS, un tipo de carbohidratos fermentables, se han hecho populares en personas con enfermedades crónicas o que en virtud de su condición han desarrollado algún tipo de sensibilidad alimentaria.

Otros ajustes a la dieta pueden estar basados en la textura que el paciente puede tolerar, así encontraremos dietas líquidas, semiblandas y blandas, que en algunos casos se deben implementar por largos períodos de tiempo o incluso de manera permanente, por lo que es imperativo consultar con el especialista para hacer las combinaciones apropiadas y evitar la pérdida de peso por deficiencia de nutrientes.

Finalmente, algunos casos requieren medidas extremas. Si bien es cierto que muchos pacientes con discapacidad motora toleran la alimentación oral, algunos casos ameritan alimentación enteral a través de una sonda nasogástrica o de gastrostomía y otros ameritan alimentación parenteral a través de vías endovenosas que generalmente se aplican durante la hospitalización.

Una sociedad resiliente es aquella que puede adaptarse a las necesidades de su gente, así que los invito a mirar si sus espacios de convivencia se adaptan a las necesidades de las personas con necesidades especiales de alimentación.


Participa (envíanos tu comentario).

 

VÍA RÁPIDA A:  
ESPACIO PUBLICITARIO

AHORA EN ESTAMPAS

El cuento del bollo pelón

Con una procedencia incierta, que hasta polémicas (...)

ENTRETENIMIENTO Carlos Cruz: Un cargamento de seriedad

Traslada encima una masculinidad que, para un (...)


 

BELLEZA Y MODA Siempre labios rojos

Inspiración y origen El rojo es el rey de la (...)

CUERPO Y MENTE El entrenador personal de la era digital

Levantarse por la mañana con una botella de agua (...)


 

HOGAR Y ESTILO Prácticas literas

Las literas son uno de los muebles favoritos para (...)



ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Recupera tu energía

En esos momentos en que estás sometido a una avalancha de textos, videos y (...)

Punto Paladar, ADRIANA GIBBS

El paisaje del Penedés en tres copas

520 años tiene Bodegas Raventos i Blanc, bodega de tradición familiar en la (...)

Pare y respire

He visto en varias esquinas la señal de transito conocida por todos que dice: (...)




 
Cerrar
Abrir