ESPACIO PUBLICITARIO
 |  
 |  
Notas
Síguenos desde:

COCINA

El aromático tomillo

Ninguna cocina debe prescindir del sabor y del olor de esta conocida hierba. Ingrediente especial para aromatizar salsas, carnes y otorgarle un toque diferente a panes y bebidas

por BEATRIZ GARCÍA CARDONA  |  imagen: SHUTTERSTOCK | MARTES 2 DE MAYO DE 2017
Existen muchas especies de esta planta, sin embargo, la más conocida es el tomillo, llamado científicamente como Thymus vulgaris, un arbusto perenne, de follaje espeso, con hojas muy pequeñas, leñoso y muy aromático, que viene empleándose en la cocina desde tiempos remotos. Se dice que fueron los romanos quienes la empezaron a utilizar en la preparación de diferentes platos, y para perfumar vinos y quesos. De hecho, los soldados de ese imperio acostumbraban a tomar vino aromatizado con esta planta.

Lo cierto es que se trata de una hierba perfecta para dar gusto y aroma a diferentes preparados culinarios, desde guisados hasta sopas, pasando por salsas, marinado de carnes –como la de cerdo- o para aromatizar panes y bebidas refrescantes.

Hierba de múltiples caras

El tomillo es ideal para saborizar todo tipo de carnes, algunas salsas cremosas  y aquellas que tengan como base tomates o vino. Además, forma parte esencial de algunos Bouquets garnis (manojo de hierbas aromáticas atadas con un hilo y que entra en la elaboración de muchos tipos de guisos de carne y ave, sopas, caldos, etc.) y de la mezcla de plantas francesas denominada Herbes de Provence. Es comúnmente usado en terrines y patés, preparaciones con huevo, como omelettes y revoltillos, y en algunos platos a base de queso.

Es parte esencial de mezclas de especies típicas en el Oriente Medio, como la Dukkah, que es típica de Egipto e incluye en su preparación frutos secos como las avellanas, los pistachos, el maní; semillas diversas como el ajonjolí, el cilantro, la pimienta, el comino; y plantas aromáticas como el hinojo y el tomillo. Esta combinación resulta muy apropiada para diversas preparaciones, tales como ensaladas, salteados de verduras, papas asadas o al vapor, sopas o cremas. También se puede usar sobre pan tostado impregnado de aceite de oliva, y para rebozar croquetas, pescado, entre otras preparaciones.

El tomillo también es un ingrediente esencial del denominado Zaatar, delicioso polvo aromático presente en la cocina de Siria, Jordania, Líbano, Israel, Palestina, entre otros países, y que consiste en una mezcla que suele estar compuesta de semillas tostadas de ajonjolí, zumaque, tomillo y sal, aunque en muchos hogares también se le añaden ingredientes como orégano, comino, hinojo, entre otros. Se suele emplear como condimento en carnes a la parrilla y vegetales. Aunque su uso principal es para aderezar pan árabe (pita) natural o tostado.

En América Central el tomillo es usado principalmente para aliñar pescados, pollos y huevos. Por ejemplo, en la cocina jamaiquina forma parte esencial de la mezcla de especias llamada jerk, cuyo ingrediente principal es el Scotch bonnet, un ají muy picante de color amarillo verdoso a rojo, pimienta de Jamaica y tomillo seco, la cual es muy utilizada para marinar todo tipo de carnes. En México y otras regiones de América latina es combinado con ají, como base de distintas salsas y aderezos.

Por su aroma refrescante y sabor alimonado es especial para adobar todo tipo de pescados y comida del mar, ensaladas de vegetales y de frutas, galletas y panes. Además, es una hierba ideal para aromatizar vinagres y para saborizar infusiones.

Al momento de adquirirlo 

El tomillo es mucho mejor adquirirlo fresco que seco, no solo porque conserva su aroma y su color, sino porque le da un mejor sabor a todas las comidas. Al momento de comprarlo, comprueba que las hojas tengan colores vivos y que el olor sea muy perceptible, pero no demasiado intenso.

Como es probable que al adquirirlo no lo consumas de inmediato, sécalo colgándolo  en un lugar tibio, pero no encerrado. Es una de las hierbas que puedes congelar. Para hacerlo, primero la debes picar y luego depositar en cubetas de hielo con un poco de agua. Esta forma de conservación permite que el tomillo guarde más sus propiedades. Si quieres conservarlo seco, debes mantenerlo en un recipiente hermético en un lugar fresco, seco y oscuro, así te puede durar de 4 a 6 meses.


Participa (envíanos tu comentario).

 

VÍA RÁPIDA A:  
ESPACIO PUBLICITARIO

AHORA EN ESTAMPAS

La cena, esa comida para cerrar el día

Mucho se enfatiza sobre la importancia del (...)

ENTRETENIMIENTO Carlos Cruz: Un cargamento de seriedad

Traslada encima una masculinidad que, para un (...)


 

BELLEZA Y MODA Siempre labios rojos

Inspiración y origen El rojo es el rey de la (...)

CUERPO Y MENTE El entrenador personal de la era digital

Levantarse por la mañana con una botella de agua (...)


 

HOGAR Y ESTILO Prácticas literas

Las literas son uno de los muebles favoritos para (...)



ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Recupera tu energía

En esos momentos en que estás sometido a una avalancha de textos, videos y (...)

Punto Paladar, ADRIANA GIBBS

El paisaje del Penedés en tres copas

520 años tiene Bodegas Raventos i Blanc, bodega de tradición familiar en la (...)

Pare y respire

He visto en varias esquinas la señal de transito conocida por todos que dice: (...)




 
Cerrar
Abrir