ESPACIO PUBLICITARIO
 |  
 |  
Notas
Síguenos desde:

Tempura, un rebozado diferente

Si deseas un punto de exquisitez en tus platos, no dejes de emplear esta particular técnica de cocción, muy utilizada en la cocina oriental.

por BEATRIZ GARCÍA CARDONA  |  imagen: WWW.SHUTTERSTOCK.COM | JUEVES 9 DE MARZO DE 2017
La cocina nipona sigue de moda y una de sus cocciones tradicionales, las tempuras, también. En realidad, no son muy diferentes de los rebozados y fritos que se realizan en occidente, pero se distinguen de éstos por la perfección de su técnica y su cuidadosa presentación.

"Preparar una tempura casera no es muy complicado, basta con cuidar mucho la temperatura de los ingredientes y tener en cuenta ciertos tips. El resultado será una mezcla suave, ligera y esponjosa, que proporciona un toque crujiente a vegetales, mariscos y algunas carnes blancas", afirma José Ángel Jiménez, nutricionista y chef de larga trayectoria (joseangeljimenezrosas@gmail.com).

Secretos de la técnica
Hoy día hay varias maneras de preparar una masa para tempura –explica el experto-, pero una forma rápida de hacerla es la siguiente: 

En un envase tamice 40 g de harina (para evitar que luego queden grumos). Aparte, en un recipiente bata 1,6 l de agua helada, junto con una yema de huevo y, poco a poco, añada la harina, sin dejar de remover. También puede agregar, de forma opcional, un chorrito de saque (licor de arroz).

Mezcle todo, pero sin remover en exceso, ya que se trata de un aspecto muy importante para el éxito del resultado final. "El hecho de que no sea necesario mover mucho tiene su explicación: evitar que la masa quede elástica, de manera que las piezas que vaya a tempurizar no se encojan".

- El agua tiene que estar muy fría. De hecho, es aconsejable que realice la mezcla sobre un recipiente con agua y hielos, como si se tratara de un baño María.
"A su vez, mientras va mojando los ingredientes en la masa para freírlos, puede mantener la temperatura de ésta dejándola sobre el recipiente con hielo. Incluso, algunas personas añaden cubitos a la mezcla, pero esto puede alterar algo la textura".

- La cocción debe hacerla en abundante aceite bien caliente (la temperatura es muy importante, unos 180 grados ), y de manera rápida, de uno a tres minutos (las mejores tempuras se hacen con aceite de ajonjolí; pero, por supuesto, también puede freir con el vegetal). Los alimentos debe retirarlos apenas se encuentren dorados.

- A continuación, como se trata de una técnica en la que se emplea mucho aceite, es importante que quite el exceso con papel absorbente o, mejor aún, que deje reposar el alimento sobre una rejilla para que suelte toda la grasa sobrante. Los orientales utilizan para este menester un enrejado de bambú.

- Los alimentos preparados con este método lo debe consumir recién hechos, de lo contrario la masa pierde su particular textura.

- La tempura puede servirla acompañada simplemente con un poco de sal –en su versión tradicional este ingrediente no se añade a la masa sino al preparado final- y jugo de limón. Otra opción frecuente en la cocina oriental es usar alguna salsa, por ejemplo, la Tentsuyu hecha a base de caldo, salsa de soja y sake dulce, al que se le agrega ralladura de jengibre, de rábano y especies.

Ingredientes y cortes
Señala Jiménez que los alimentos que con frecuencia se rebosan con esta técnica son: "Vegetales, pescados, mariscos y algunas carnes blancas; cortados a la medida de un bocado, para poder tomar con los palillos con facilidad, mojar en la salsa y así llevarlos a la boca".

Las hortalizas las puedes picar a lo largo, intentando que los tipos de cortes se adecuen a las características de cada una y que a la vista la presentación no sea uniforme, por ejemplo: el ajo porro en rodajas; pimentones, zanahoria y calabacín en juliana; berenjenas en medias rodajas. También puedes escaldar los vegetales con mayor volumen, como es el caso del coliflor, el  brócoli o las vainitas, un poco antes de tempurizar.

Los pescados grandes puedes cortarlos en trozos cuadrados (realizando incisiones con el cuchillo para que la masa se pegue bien). Los ejemplares pequeños (sardinas, camarones, etc.) puedes dejarlos enteros, abiertos por la mitad y sin cáscara ni espina, pero intentando dejarles la cola, por donde puedes agarrarlos para mojar en la masa.

Además, puedes preparar con este rebozado la carne de diversas aves, como el pollo y el pavo, siempre en cortes finos.

¿Un invento portugués?
Aunque pueda sorprender, algunas investigaciones sobre historia de la gastronomía afirman que fueron los misioneros portugueses, en el siglo XVI, los que acercaron a Japón esta idea de freír en aceite caliente vegetales y pescados.

De ahí también el nombre de tempura, de origen latino y que suele relacionarse con el término portugués tempero (condimento), aunque también la palabra está vinculada al momento en el que los misioneros consumían más estos rebozados: durante la vigilia, en latín tempora ad quadragesim .

Pese a que las pistas parecen cuadrar, otras teorías se remontan siglos atrás y aseguran que fue Marco Polo el que llevó a oriente esta idea del rebozado, por lo que ya estaría allí cuando los misioneros se instalaron en Nagasaki.

Como se puede apreciar el origen de esta forma de cocción y del nombre es incierto. Sin embargo, parece claro que el perfeccionamiento de la técnica y el mérito de darle fama mundial sí corresponde a los japoneses.


Participa (envíanos tu comentario).

 

VÍA RÁPIDA A:  
ESPACIO PUBLICITARIO

AHORA EN ESTAMPAS

El Cine Iberoamericano celebra su excelencia en los Premios Platino 2017

En Iberoamérica los procesos de unificación (...)

ENTRETENIMIENTO Carlos Cruz: Un cargamento de seriedad

Traslada encima una masculinidad que, para un (...)


 

BELLEZA Y MODA Siempre labios rojos

Inspiración y origen El rojo es el rey de la (...)

CUERPO Y MENTE El entrenador personal de la era digital

Levantarse por la mañana con una botella de agua (...)


 

HOGAR Y ESTILO Prácticas literas

Las literas son uno de los muebles favoritos para (...)



ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Recupera tu energía

En esos momentos en que estás sometido a una avalancha de textos, videos y (...)

Punto Paladar, ADRIANA GIBBS

El paisaje del Penedés en tres copas

520 años tiene Bodegas Raventos i Blanc, bodega de tradición familiar en la (...)

Pare y respire

He visto en varias esquinas la señal de transito conocida por todos que dice: (...)




 
Cerrar
Abrir