ESPACIO PUBLICITARIO
 |  
 |  
Notas
Síguenos desde:

Domingo en familia: Los Aramburu

La quinta entrega de esta serie de crónicas gastronómicas muestra los sabores del norte de España, país que se enorgullece de tener varias cocinas regionales. María del Pilar y Xabier llevaron platos de tradición a su mesa

por ADRIANA GIBBS  |  DOMINGO 17 DE NOVIEMBRE DE 2013
El nombre de la casa de María del Pilar y Xabier hace referencia al pueblito donde se casaron hace 43 años: Villa Iregua, pero todos sus amigos la llaman "El mesón del Sopapo", y es que en el hogar de los Aramburu se come con fundamento. "Por aquí ha pasado (¡y comido!) medio mundo", dice Xabier.

María del Pilar (bautizada con el nombre de la patrona de España) es la cocinera. Todos la conocen como Piluca -así le decía la maestra en el preescolar para diferenciarla de cuatro niñas que tenían el mismo nombre-. Al conocernos me insiste en que la llame así, Piluca. No me costó hacerlo: ella propicia, afectuosamente, la cercanía.

Nació en Logroño, capital de La Rioja, y cuando habla de su tierra de origen pone el acento en tres cosas: el paisaje, los sabores y sus vinos. "En el norte de España nos gusta alardear de la cocina. Allí uno de los mayores placeres es el comer, y en eso se nos va todo el día; estamos almorzando y ya hablamos de lo que se preparará para la cena".

Piluca cocina desde hace cuatro décadas; a partir del matrimonio entró "forzadamente" a los fogones. "Tenía 21 años cuando me casé y ni sabía hacer un huevo frito. Mamá era una gran cocinera y me dio un cuaderno con sus recetas copiadas a mano. Este recetario fue el comienzo". Me muestra el pequeño cuaderno: tiene el encanto de haber sido usado y algunas de sus páginas están sueltas: se advierte que ha habitado entre cazuelas y al calor de sus afectos.

"Preparo mis tradiciones diariamente, pero luego de tantos años en Venezuela puedo decir que cocino de todo", dice Piluca. De los platos venezolanos sus hijos le celebran el pabellón; "las hallacas también le quedan ricas", destaca Xabier. A él lo conoció en España. Ella estudiaba Diseño, él Arquitectura. Él, hijo de vascos y nacido en Venezuela, quiso culminar sus estudios en la Universidad de Los Andes y decidió venirse pero solo lo haría si lo acompañaba Piluca. Así fue. Se casaron en 1970. "Vinimos, inicialmente, por dos años, y ya llevamos 43", narra ella.

Participa (envíanos tu comentario).

 

VÍA RÁPIDA A:  
ESPACIO PUBLICITARIO

AHORA EN ESTAMPAS

Mascotas adoptadas, las más agradecidas

Las costillas se le podían contar; no tenía un (...)

ENTRETENIMIENTO Carlos Cruz: Un cargamento de seriedad

Traslada encima una masculinidad que, para un (...)


 

BELLEZA Y MODA Siempre labios rojos

Inspiración y origen El rojo es el rey de la (...)

CUERPO Y MENTE El entrenador personal de la era digital

Levantarse por la mañana con una botella de agua (...)


 

HOGAR Y ESTILO Prácticas literas

Las literas son uno de los muebles favoritos para (...)



ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Recupera tu energía

En esos momentos en que estás sometido a una avalancha de textos, videos y (...)

Punto Paladar, ADRIANA GIBBS

El paisaje del Penedés en tres copas

520 años tiene Bodegas Raventos i Blanc, bodega de tradición familiar en la (...)

Pare y respire

He visto en varias esquinas la señal de transito conocida por todos que dice: (...)




 
Cerrar
Abrir