Barquisimeto en 180 grados

Entre las especialidades del chef, está la vista. Tres restaurantes hacen de Barquisimeto y su paisaje parte del menú. La metrópolis se convierte en un placer para degustar junto a exquisitos platos y bebidas

por JOSÉ MIGUEL AGUILAR  |  DOMINGO 8 DE SEPTIEMBRE DE 2013
El menú se abre y la vista se pasea entre las páginas. La boca se vuelve agua y por un segundo la mirada es alzada para imaginar. En ese instante una nueva exquisitez aparece, un panorama maravilloso donde la estampa cosmopolita se fusiona con las pinceladas del crepúsculo y la noche. Barquisimeto en pleno se torna parte de la carta.

Llegar al Mirador Cota 600 es sinónimo de desconectarse. Desde la cocina el olor de sus platos mediterráneos reciben a los visitantes, que sin pensarlo dos veces dirigen su paso directo de la entrada a la terraza. Ni el menú, ni el vino, ni la música logran distraer la atención de los comensales, que a medida que se acercan a los balcones sienten el viento que les roza y los sonidos, casi silenciados por la altura, de una ciudad intensa que ahora posa bajo sus pies.

"El restaurante nació con esta concepción, que la vista y la comida estuviesen al nivel de las alturas", dice María Siciliano, gerente del Mirador Cota 600 desde hace dos meses. Es por eso que, junto a la maravillosa panorámica, ella y su equipo se esfuerzan para hacer del servicio y la comida algo espléndido.

La vista es increíble desde el lounge, las mesas o la barra, pero son las terrazas el lugar donde una copa de vino, un vaso de whisky e incluso un respiro profundo a manos vacías pueden volverse un momento único. Al sur, el valle del Turbio se observa en pleno custodiado por la ciudad siamesa, Cabudare.

Para pasar de una terraza a otra hay que atravesar el restaurante, mientras el este de Barquisimeto se convierte en la vista principal. Desde las mesas y el piso inferior -donde está la cocina- emerge provocativamente el olor de los platos .

El risotto a la diabla, que hace parte del nuevo menú diseñado por el chef Carlos Pérez, llama la atención con apenas ser traído desde los fogones. El olor, que se debate entre el picante y los camarones, encaja a la perfección con el color rojo intenso del arroz que atrapa a los comensales con facilidad.

"El menú se cambia cada tres meses, intentamos ofrecer platos que le hagan justicia al lugar. Incluso, antes de empezar a diseñar las recetas suelo pasar horas en la terraza, la vista se convierte en mi inspiración", agrega el chef, pupilo de Francisco Abenante (Tenedor de Oro 2009). Carlos Pérez es parte del restaurante desde su inauguración en 2006.

Justo antes de entrar a la otra terraza, aparece el lounge. Un espacio para el descanso donde los muebles acolchados y la vista confabulan para que los visitantes no quieran levantarse.

"Recibimos comensales a toda hora, algunos vienen a comer, otros a picar y beber, pero definitivamente todos a disfrutar de la vista", cuenta la gerente, quien recuerda con emoción que esa estampa barquisimetana ha sido testigo de cientos de celebraciones: bodas, bautizos, negocios y peticiones de mano, por nombrar algunas.

La noche del este
Cuando el ascensor se abre en el último piso del Hotel Tiffany uno no se imagina la vista que va a tener al subir las escaleras. A la derecha una puerta de vidrio da acceso al restaurante Humo's Grill y al cruzarla todo cambia.
   
Sin importar la hora, el ambiente siempre se torna encantador. El este de la ciudad es una vista permanente que todo el tiempo impresiona: "Desde el momento que se pensó en construir esta segunda torre se decidió que el restaurante fuese aquí, sabíamos que la vista y la buena comida harían de éste un lugar maravilloso", dice Lily Millan, gerente de Mercadeo del hotel.
   
Por las mañanas los principales comensales son los huéspedes del hotel, que disfrutan de los desayunos criollos y americanos mientras el sol levanta para ir alumbrando la ciudad.
   
Al mediodía la audiencia se forma por una mixtura de visitantes y residentes, que llegan a probar las fusiones de ingredientes larenses en platos internacionales. Pero son las noches el momento majestuoso, donde los foráneos del hotel llegan para deleitarse con algo más que comida: una panorámica iluminada que hace a Barquisimeto comparable con cualquier metrópolis del Primer Mundo.
   
Desde la intimidad del restaurante o el descubierto del chill out -un piso más arriba- la vista es increíble. Abajo los platos y las copas de vino salen amenizados por la música de ambiente; mientras que en el piso superior los tragos, las tapas y la conversa se vuelven frecuentes al ritmo de los beats del DJ de turno.
   
"Muchas de las personas que se acercan al restaurante lo hacen por la manera como se combinan la vista y la cocina, caracterizada por sus platos al grill. Pasan un rato agradable y disfrutan este cuadro natural que tenemos tras las ventanas", agrega Millán al resaltar que uno de los momentos predilectos por la gente para visitar el restaurante es cuando se realizan los festivales gastronómicos.

El santuario de la rumba
Durante el día la plaza de Santa Rosarecibe cientos de visitantes, algunos son feligreses que llegan al templo de la Divina Pastora, otros, amantes de los postres que se acercan por un dulcito. Pero en las noches la convocatoria es de un solo lugar: Corbus.
   
Su frente da directo al pueblo, pero su parte posterior tiene como paisaje el Valle del Turbio y Cabudare, toda una mezcla de claroscuros cuando cae la noche. Con tres ambientes este restaurante se ha convertido en un templo de la rumba, un lugar donde la música electrónica acompaña a los tragos y las comidas, todo bajo el manto cálido de las velas en las mesas y los bombillos incandescentes que parecen pequeños puntos en la distancia.
   
Una antigua puerta de madera e inmediatamente una moderna de vidrio dan la bienvenida al lugar. La decoración del primer espacio deja claro la influencia árabe que existe en el local, lleno de telas, colores cálidos y sillones bajos.
   
Un muro de vidrio separa esa primera área del resto del restaurante y de la vista, que en el fondo empieza a vislumbrarse. Las mesas se distribuyen por la terraza dejando vacío sólo el camino que lleva a las escaleras y a un segundo nivel. Es desde allí donde los flashes se disparan, los videos se graban y las parejas se toman de las manos, ante el romance contagiante que implica la vista de ese pequeño balcón.
   
Basta un segundo para apreciar la vista, pero una vida para olvidarla; las sombras del Bosque Macuto luchan contra las luces de Cabudare, buscando dominar en la estampa que dibuja a perfección el límite de la naturaleza y la urbe.
   
Una vez en la segunda planta se ve a los mesoneros pasar velozmente con bandejas de bebidas, para las mesas o para quienes disfrutan de pie las mezclas del DJ, un invitado permanente en el salón de vidrio donde la rumba se "prende al máximo".
   
Con los audífonos al cuello y una mano en la "Mac" alza el brazo pidiendo salto y emoción. Frente a él la euforia se desata, los vasos se levantan y con las luces encendidas de una ciudad sonámbula como testigo, la fiesta para muchos no cesa.


Coordenadas
•Restaurante Mirador Cota 600. Carrera 26, entre calles 15 y 16, Torre David. Telf.: 0251-2320528.

•Humo's Grill Restaurant & Chill Out. Urbanización Nueva Segovia, Calle 2 entre Carrera 1 y Avenida Lara. Telf.: 0251-4201201.

•Corbus  Tapas & Pub. Plaza Bolívar de Santa Rosa. Telf.: 0251-254.1043.

Agradecimientos
•Modelos: AndreÍna Ablan. Correo: Agablan2501@gmail.com.
Glenn Arispe. correo: Glennmamo@gmail.com.
•Maquillaje: Dulce Olivar. correo: dulceolivar@gmail.com.



Participa (envíanos tu comentario).

 

VÍA RÁPIDA A:  
ESPACIO PUBLICITARIO

AHORA EN ESTAMPAS

Esperando el milagro de José Gregorio Hernández

En el rostro de Carmen Rodríguez se dibujan, (...)

ENTRETENIMIENTO Daniela Di Giacomo frente al espejo

"Cháchara", "fregao" y la infaltable: "chévere" (...)


 

BELLEZA Y MODA Máquinas del tiempo

Agradecimientos Joyería Mara Lago Mall (...)

CUERPO Y MENTE ¿Cuándo un golpe en la cabeza es riesgoso?

Los traumatismos de cráneo corresponden a la (...)


 

COCINA Y SABOR Descubrir la cúrcuma

El maravilloso color amarillo-naranja, que otorga (...)



ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Punto Paladar, ADRIANA GIBBS

Malbec (en plural) con Sebastián Zuccardi

El 17 de abril se celebra el Día Mundial del Malbec, uva que se asocia, (...)

Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Unicidad

"Una hoja de hierba es tan necesaria como la mayor de las estrellas. Sin esa (...)

Seguir sin ti...

Las pérdidas nos acompañarán en las distintas etapas de nuestra vida, eso es (...)




 
Cerrar
Abrir