ESPACIO PUBLICITARIO
 |  
 |  
Notas

GASTRONOMÍA AMAZÓNICA

Un manjar de dientes afilados

Poco conocida y su consumo no está extendido, sin embargo la piraña es un plato que se consume en la zona del pantanal brasileño.

por MARCO ANTONIO PEREIRA  |  DOMINGO 16 DE JUNIO DE 2013
Frita en filetes, cocida en pedazos e incluso cruda, la carne de piraña es un plato del día a día para los habitantes de la zona del pantanal brasileño, aunque se trata de un manjar desconocido en el resto del país y en el extranjero.

Es un pez temido para el que no lo conoce, por sus dientes afilados y su voracidad, pero amado por los lugareños en Cáceres, una ciudad del estado de Mato Grosso fronteriza con Bolivia, y especialmente por los pescadores profesionales.

Es el caso de Brunelli Gilmar dos Reis y su esposa Elzi Valadares de Souza, expertos en la pesca y la preparación de la piraña, que requiere gran cuidado a la hora de la captura y manipulación.

Ellos salen a pescar muy temprano por el río Paraguay, para después internarse en el Sepotuba, donde mantienen lo que se conoce como "rancho", un choza junto al cauce donde guardan los utensilios y donde cocinan el pescado y descansan tras la pesca.

Allí se aprovisionaron de cebos, anzuelos y otros aparejos con los que después De Souza pescó el almuerzo.

Con precaución, ella sacó el anzuelo de la piraña y la depositó en el fondo de la embarcación, mientras que de su limpieza se ocupó Dos Reis, ya en la ribera.

Con la ayuda de su marido, la mujer preparó una deliciosa sopa de piraña sazonada con perejil, cilantro, cebolla y tomate picado. Dos Reis tuvo suerte y atrapó otro pez, un pacupeva, muy común en la región, que frieron con rodajas de piraña.

El plato sorpresa fue sashimi de piraña, hecho con su carne cruda, rodajas de cebolla, jengibre, salsa de soja y limón, una receta bautizada por Dos Reis como "Sasha", en un intento de aportuguesar la palabra japonesa.

Dos Reis confesó que desde hace más de 20 años come pescado crudo, pero que sólo desde hace poco tiempo su familia y los amigos comenzaron a apreciar el manjar.

La carne de piraña tiene un olor poco acentuado y una textura firme, aunque pocas personas lo saben, tal vez influidas por la mala reputación del animal carnívoro, que devora a su presa con una velocidad y energía impresionantes.

La piraña es muy abundante en la región y De Souza se queja de que dificulta la pesca de otros peces, como el pintado. "Hay gente que viene a pescar pintado y desiste, ya que sólo captura pirañas, que se comen todo el cebo", indicó.

Los cebos son hechos con pedazos de otros pescados frescos, sacrificados en el momento de la pesca y dispuestos en los anzuelos en trozos grandes. En poco tiempo un pez muerde y surge del agua una piraña amarilla, la especie más común en la región, que es más grande y carnosa que la roja.

Dos Reis y De Souza mostraron su pericia a una expedición que viaja con Brasil Gourmet Mato Grosso, en la que está incluida Efe, que busca las peculiaridades gastronómicas del Estado.

El director del grupo, Rusty Marcellini, quedó impresionado con la experiencia. "Me pareció que el sabor de la piraña es suave, por ser delgada y no tener grasa, es un sabor que desaparece muy rápido, no tiene ese gusto fuerte de pescado", indicó.

Fuente: Efe

Participa (envíanos tu comentario).

 

VÍA RÁPIDA A:  
ESPACIO PUBLICITARIO

AHORA EN ESTAMPAS

Marialejandra psicodélica

En su cuenta de Instagram @soymariale, (...)

ENTRETENIMIENTO El otro Hollywood, el de los hijos celebridades

Shiloh: La niña Jolie-Pitt quiere llamarse Jhon (...)


 

BELLEZA Y MODA Cicatrices con mejor aspecto

El láser es un tipo de tratamiento que está (...)

MENTE Y ESPÍRITU Claves para entender la hemofilia

Aunque la padecen relativamente pocas personas (...)


 

COCINA Y SABOR De músico a cocinero

En su casa no hay paredes que dividan la sala de (...)



ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS

Perros locos, otra forma de hacer perros calientes

A todos nos gustan los perros calientes. Son ricos y fáciles de preparar, pero (...)

Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Ríete y energízate

Bienaventurado quien se ríe de sí mismo, pues su dicha no tendrá fin... La (...)

Punto Paladar, ADRIANA GIBBS

Café (en dos tazas)

En estos días me he "bebido" dos buenos cafés. El primero, un libro que llegó a (...)




 
Cerrar
Abrir