Patrick Roger: "El chocolate es un pretexto para crear"

Sus esculturas gigantes de chocolate, algunas auténticas escenas de naturaleza con un peso de hasta ocho toneladas, le han lanzado a lo más alto de la pastelería francesa y le han convertido en altavoz de una filosofía que va más allá de la degustación.

MIÉRCOLES 27 DE FEBRERO DE 2013
El chocolate no es solo un alimento que permite la expresión artística, sino una herramienta para defender la biodiversidad y lanzar el mensaje de que tenemos que cuidar nuestro planeta, según el maestro chocolatero Patrick Roger, referencia del mundo dulce y premio al Mejor Obrador de Francia.

"Tenemos un problema que radica en los propios consumidores: son ellos los que quieren todo igual y se niegan a comprar una manzana que no parezca perfecta; los productos son todos iguales y estamos perdiendo la riqueza que tenemos", afirmó Roger en una entrevista en Madrid, ciudad que visitó durante el evento Madrid Fusión.

Desde su taller de París, un espacio de 700 metros cuadrados en el que trabajan 40 personas, busca defender lo diferente a golpe de innovación y creatividad, lo que le ha hecho ganarse al público a través del gusto y la vista, tanto en sus nueve tiendas como en las muestras donde expone sus obras.

Esculturas gigantes en las que hipopótamos, elefantes y orangutanes campan a sus anchas; homenajes a acontecimientos históricos como los veinte años de la caída del Muro de Berlín o los cuarenta de la llegada del hombre a la luna, que son concebidas para ser vistas, no para ser degustadas.

Su capacidad creativa le ha permitido colaborar en áreas como la moda, con modistos de la talla de Jean Paul Gaultier, o la música, con decorados para conciertos como el que hizo por encargo para el cantante Sergé Gainsburg.

A la hora de comercializar sus productos, Roger se dedica a explorar las posibilidades que el mundo vegetal ofrece al universo del cacao.

"Yo vengo del campo, soy un amante de las plantas, de la botánica; hay que defender estas producciones pequeñas, que están muy maltratadas por la sociedad y que son maravillosas cuando se mezclan con chocolate", precisa.

El resultado son combinaciones de sabores inesperados, que buscan transmitir "el placer por el chocolate y el respeto a la naturaleza", productos de su propia huerta, como la albahaca, el pimiento o el limón, que se convierten en base de infusiones para fundir con las texturas del cacao.

Roger defiende que "el gusto se educa y se cultiva" mediante el descubrimiento de sabores; por eso, además de tener su propio jardín como fuente de materia prima, acude a productos como limones de Brasil -con los que ha elaborado una de sus últimas creaciones, el bombón "Amazonas"- cacao de Ecuador, whisky escocés o pistachos de Irán.

Combinaciones en las que, a pesar de su predilección por las plantas, prevalece el chocolate, un producto "que no necesita márketing", según el chocolatero.

"El chocolate es bueno, y punto; no hay que hacerse más preguntas; estamos en un mundo en el que nos hacemos demasiadas preguntas", reflexiona Roger, para quien "el paladar de los clientes" es el mejor aval de su trabajo: solo su tienda principal de París recibe a diario más de 700 clientes.


Fuente: EFE

Participa (envíanos tu comentario).

 

ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Tresse, ADRIANA ARTEAGA

Colas de caballo

Y quién dijo que las colas de caballo tenían que ser aburridas? En este (...)

Cheeky Chinese, EDMARY FUENTES

¿Transparencias de pies a cabeza?

Sabemos que las transparencias en la ropa son una tendencia bastante romántica (...)

Estadeboda, ISABELLA WALLIS

5 Ideas controversiales para tu boda

Según algunas opiniones, estas ideas son las más controversiales para el día de (...)




 
Cerrar
Expandir