Pasapalos sencillos y variados

Como pasapalos en Venezuela, ñoquis de papa o malfattis en Italia o falafel en países árabes, aquí son platos sencillos para aficionados. Atrévase con ellos.

por CARMEN ISABEL MARACARA  |  JUEVES 31 DE MAYO DE 2012
Mezcle un poco de harina de maíz con queso llanero rallado, añada un huevo entero y agua tibia -la necesaria para una masa suave pero firme-, amase bien y... ¡listo! Ya tiene un pasapalo de toda la vida para complacer a sus invitados. Elaboradas con carne molida de res, de buena calidad y magra, un poco de cebolla rallada, ajo triturado, especias como comino y pimienta, estas bolitas también son muy tradicionales en Venezuela y por su elaboración resultan aptas tanto para principiantes como para ser realizadas por niños.
En otros países del mundo, existen preparaciones también similares, realizadas o bien con harina de cereales, de leguminosas, proteínas.
De Italia
Si no confía en su destreza culinaria para hacer redondeces, pero quiere igualmente impresionar a sus amigos con una pasta casera, opte por los malfatti italianos, una preparación muy sabrosa parecida a los ñoquis, pero que se caracteriza por no tener la prolijidad de los mismos, es decir, son "mal hechos", que es lo que traduce esta palabra.
Los clásicos se hacen con espinaca, ricotta y harina de trigo, aunque hay quien sustituye esta harina por avena, por ejemplo y la espinaca por la acelga o auyama, incluso.
No importa que pierdan algo de su forma al cocinarse, pero sí que resulten ricos y muy suaves. Los puede acompañar con una salsa napoli, de champiñones o la que desee.
Para cuatro personas requiere 500 gramos de hojas de espinaca, previamente blanqueadas y picada finamente, 300 gramos de queso ricotta, dos huevos, 70 gramos de queso blanco duro rallado, 100 gramos de harina de trigo todo uso, una pizca de nuez moscada, pimienta y sal al gusto. Coloque en un recipiente la ricotta, junto a la espinaca, mezcle bien e incorpore el queso rallado, la sal, la pimienta, la nuez moscada. Agregue los huevos, de uno a uno. Incorpore la harina y mezcle bien hasta lograr una preparación homogénea. Forme bolitas con dos cucharas previamente humedecidas y colóquelas en una olla con agua hirviendo y sal hasta que floten, aproximadamente un minuto. Retire del fuego y acompañe con la salsa de su preferencia.
Granos en Asia
El falafel es una especie de croqueta de garbanzos o habas, de consumo común en India, Pakistán y Oriente Medio, aunque también se puede hacer con otros granos como lentejas, según la creatividad del cocinero.
Combina bien con salsas de yogurt, ajonjolí (tahine), garbancos (hummus), servido con tabule (ensalada con trigo partido, tomate y hierbas troceadas) o en pan de pita. Es adecuado también como pasapalo o tentenpié o para comidas al aire libre, pues se puede comer frío.
En su fórmula original, el falafel, ya sea de garbanzos o habas o una mezcla de ambos, no amerita la cocción de los granos; estos simplemente se ponen en agua hasta que se ablandan y luego se trituran con un picatodo, se mezclan con una buena cantidad de cilantro y/o perejil y se aderezan con ajo, pimienta, comino y sal al gusto. También se le puede añadir cebolla picada y un poco de harina de garbanzo o de trigo para compactar mejor. La mezcla se deja reposar media hora en la nevera. Luego se hacen unas bolas achatadas que se fríen en abundante aceite.
Dulce zanahoria
Harry Haller, un físico y amante de la repostería, residente en la República Centroafricana, incluye en su curioso blog www.pepinho.com, una deliciosa y muy fácil receta de bolitas dulces de zanahoria con coco.
"No se me ocurre una receta más fácil y nutritiva, por fácil y por zanahoria. Además, a diferencia de otros postres, en este caso las medidas son aproximadas y para gustos, incluso las he realizado con leche condensada. La receta básica es de zanahoria, azúcar y coco en proporciones 1-1-1. También se le puede echar alguna ralladura, leche condensada, disminuir la cantidad de azúcar, etc", advierte .
Estos dulces, aptos también para que los elaboren los niños, pues no requieren cocción y llevan muy pocos pasos, requieren 100 gr de zanahoria cocida y escurrida, 100 gr. de azúcar y 100 gr. de coco. Puede sustituir el azúcar por leche condensada y agregar ralladura de naranja. Cueza la zanahoria hasta que esté blanda, déjela enfriar y escúrrala. Con la ayuda de un tenedor, machaque la zanahoria, añadiendo el azúcar y el coco. Forme unas bolas del tamaño adecuado, rebócelas en coco rallado y deposite, o no, en moldes pequeños de ponquecitos. Deje enfriar en la nevera. Haller asegura que se conservan varios días refrigerados.

Conexiones
www.haztevegetariano.com
www.recetas.com
www.doscucharadas.com.ar



Participa (envíanos tu comentario).

 

ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Solo de cine, RAÚL CHACÓN SOTO

¿Qué ver del Festival de Cine Español?

Este 24 de octubre empieza uno de los festivales de cine más esperados por los (...)

Un Gazpacho especial para los niños

En España, cada casa tiene su receta de gazpacho. Y como cada quien lo prepara (...)

Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Aviva tu esencia femenina

Hola, bendigo la luz en ti. Te pido algo: imagina una flor frente a ti.  (...)




 
Cerrar
Expandir