compartir
 

CUERPO Y MENTE

VERDE ES QUE TE QUIERO VER…

Amado Roraima

por VERÓNICA PÉREZ | imagen: | MIÉRCOLES 25 DE MAYO DE 2011

Hace justamente un mes, estuve visitando el Roraima.

En muchos momentos tuve la intención no cristalizada de llegar a este lugar lejano, de tiempo detenido, el mismo que veía en el programa Expedición cuando estaba niña. Sin embargo, finalmente -y gracias a un ser muy especial, que me impulsó a subir la cumbre del tepuy más grande en extensión- alcancé ese lugar extraño y hermoso, tan fuerte como delicado, con su propio ecosistema, que me permitió ver las noches de estrellas más hermosas que jamás había visto.

Antes de visitarlo estuve preparándome por unos meses para dar la talla y "hacer cumbre". También hice compras de algunas ropas, zapatos y otras cosas muy especiales con las que no contaba en el arsenal de mi clóset, y que son importantes para subir lo más cómodo posible. A pesar de haber estado súper preparada para mí desgracia, olvidé las botas de escalar por lo que tuve que comprar otras antes de salir de la ciudad de Puerto Ordaz.

Pero, si bien las botas eran muy importantes para no dañarme los pies, durante el ascenso me  pude percatar que lo imprescindible, eso que no había que dejar en casa era la dosis correcta de conciencia.

No quiero que esto suene a sermón ni a película de domingo por la tarde, es algo que realmente remarco.

Considero que para entrar en sistemas de vida tan frágiles hay que ir preparados para asumir que estamos de visita en una casa ajena, y por lo tanto hay que comportarse: calladitos, respetuosos, limpios y amigables... palabras y actitudes claves.

Es triste que un lugar tan hermoso esté empañado por las personas que lo visitan y  que una vez allí comiencen a gritar, a colocar las carpas en sitios no permitidos desequilibrando el espacio o rompiendo las piedras, que arrojan desperdicios como si se encontraran en medio de la ciudad más poblada del mundo, aunque igual no hay justificación para tirar basura...

Ya las vacaciones escolares están cerca. Si vas a visitar el amado Roraima o cualquier otro lugar, recuerda traer contigo la mente limpia para cuidar con el corazón el ambiente que te rodea.

Algunos consejitos para los que visitan los tepuyes:

- Si no tienes un baño químico, lleva contigo cal para hacer inoloros e inocuos los excrementos. Colócalos en una bolsa fuerte y bájalos hasta la civilización.  Tambièn hay empresas turísticas y pemones que te pueden brindar ayuda. Recuerda "lo sucio" del trabajo, así que tiene su costo.

- Acampa en sitios permitidos, sobre todo, en aquellos en los que la roca esté clara.

- No grites. Disfruta de la paz y del sonido propio del viento.

- Cuida tu propia intengridad física y la de los que están contigo. Deja en casa el alcohol y cualquier tipo de sustancia que te "cambie" el humor. La naturaleza es lo suficientemente inmesa para inspirarte y hacerte feliz.

- Denuncia a los abusadores en el puesto de Inparques o a los guías.

- Trae los desperdicios de vuelta a la civilización.

- No uses ni siquiera jabones biodegradables una vez en el tepuy. Allí hay especies muy delicadas que ni siquiera podrían aguantar los 20 minutos que tardan los productos amigables al ambiente en hacerse inofensivos. Generalmente hay lugares donde el agua no corre (como Los Jacuzzis de Roraima) en los que es delicioso bañarse pero peligroso hacerlo con jabón.

- No pises las plantas ni molestes a las especies que allí habitan. Son pocas, pero muy importantes.

- Respeta las costumbres del lugar y a los que viven de ese sitio (la étnia Pemón).


Participa (envíanos tu comentario).

 

Comentarios (1)

Estela Gomez
14.07.2011
2:48 PM

Comentario 3175299

Hola Verónica, bien conciso y bonito tu escrito, desearía que lo leyeran muchas personas. Cuidemos nuestros recursos naturales que son únicos, respetemos a los demás que también son únicos!

VÍA RÁPIDA A:  

Verónica Pérez Peña

Cuando estaba chiquita, quería ser casco azul de la Organización de Naciones Unidas. Mas, no reuní las condiciones físicas para hacerlo, así que me decidí por el periodismo, una especie de "cascos azules" de la información. Dos veces egresada de la Universidad Católica Andrés Bello, aún creo firmemente que el poder de cambiar el mundo comienza por el cambio personal, y así, lo intento. "Si algo te preocupa, ocúpate". Siguiendo este sabio adagio se me brindó la oportunidad de crear un blog dedicado a uno de mis mayores intereses: conseguir sanar al planeta Tierra a través de la conciencia. Reconozco que no es una tarea sencilla. Las luchas reales nunca lo han sido y más cuando se batalla contra el empeño del hombre de autodestruirse; pero desde este escenario –y espero que otros- intentaré dar a conocer alternativas, opiniones, personajes, conceptos y asociaciones en pro de un mundo más habitable, donde el día de mañana podamos mostrarle a nuestros descendientes la vida en este hermoso planeta que Dios nos prestó para que se lo devolviéramos mejor de lo que lo encontramos.

ANTERIORES

Verde es que te quiero ver… - VERÓNICA PÉREZ PEÑA

2014
[-]

2013
[+]

2012
[+]

2011
[+]

2010
[+]

AHORA EN ESTAMPAS

Fútbol y Televisión

Una de las ventajas de tener los años que tengo (...)

ENTRETENIMIENTO Carlos Cruz: Un cargamento de seriedad

Traslada encima una masculinidad que, para un (...)


 

BELLEZA Y MODA Siempre labios rojos

Inspiración y origen El rojo es el rey de la (...)

CUERPO Y MENTE El entrenador personal de la era digital

Levantarse por la mañana con una botella de agua (...)


 

HOGAR Y ESTILO Prácticas literas

Las literas son uno de los muebles favoritos para (...)


cerrar
cerrar