compartir
 

CUERPO Y MENTE

VERDE ES QUE TE QUIERO VER…

Amar a un animal

JUEVES 10 DE JUNIO DE 2010
Hace más o menos un mes, mi primo me llamó sumamente preocupado. Había visto que en una casa de su misma urbanización había una hermosa perra Golden Retriever, la cual estaba atada en un patio, bajo pleno sol de Lecherías (Edo. Anzoátegui). Pensó que tal vez los dueños estaban limpiando y que por los momentos, el can estaba afuera. El problema fue que cada vez que él llegaba de la calle, al mediodía, observaba que la situación se mantenía. Él, ocasionalmente se acercaba sigiloso y le brindaba un poco de agua. Así que decidió ir donde los dueños y advertirles de la situación. Les dijo que su perrita se podía enfermar pues el calor, al igual que los humanos, la deshidrataba por completo. Además, les remarcó que estaban infringiendo la ley de protección contra los animales.

Educadamente, los dueños le explicaron que ese animal se lo habían comprando a su hija (una niña pequeña que no llega a los cinco años de edad y que desconoce las responsabilidades de tener una mascota) y que la pequeña sufriría mucho si la entregan en adopción a otra persona (que probablemente podría cuidarla mejor y darle el amor que necesita). Que ellos tratarían de arreglar el asunto. La cuestión es que pese a la respuesta, la perrita se mantiene afuera en el sol con poca agua, sin caricias y mucho menos atención. Así que mi primo, siguiendo mi consejo, se dirigió a los entes policiales del municipio, quienes respondieron diciendo que en la zona no hay brigada de protección animal. Desesperanzado, decidió una vez más solicitar mi apoyo, así que llamé a los que más saben del tema,  APROA (Asociación Pro Defensa de los Animales) y ellos me brindaron el teléfono de unos valientes que se dedican a la protección de animales en el estado.

Minutos después de la llamada, recibí un correo de una amiga donde decía esta frase "Hasta que no hayas amado a un animal, parte de tu alma permanecerá dormida". El email estaba acompañado por fotos de la sequía pasada de Australia donde los koalas (hermosos animales que para los conocedores, no requieren del agua directamente para subsistir) se acercaban a los seres humanos para pedirles líquido, pues el calor había llegado a los 48 grados. Amables, los habitantes australes abrieron sus casas y sus envases para brindar agua a estos seres vivos.

Apreciar y respetar la vida de nuestros semejantes (de dos piernas, cuatro patas o que naden o repten) es algo tan simple como difícil, aunque podemos ponerlo en dos platos: ¿Te gustaría a ti estar amarrado en un patio bajo pleno sol de mediodía y sin atención, sin agua, sin cariño?

Participa (envíanos tu comentario).

 

Comentarios (1)

yacrimar vargas
29.08.2010
10:22 AM

hay personas que van a una cas...

hay personas que van a una casa y ven un animal bien cuidado y compran un perro pero a la semana se cansan y lo echan a la calle. Hay que dedicarles tiempo en su educación, no tener animales para tratarlos mal piensen primero hay que darles cariño y amor no sean crueles que son seres vivos y sienten igual que un humano, gracias

VÍA RÁPIDA A:  

Verónica Pérez Peña

Cuando estaba chiquita, quería ser casco azul de la Organización de Naciones Unidas. Mas, no reuní las condiciones físicas para hacerlo, así que me decidí por el periodismo, una especie de "cascos azules" de la información. Dos veces egresada de la Universidad Católica Andrés Bello, aún creo firmemente que el poder de cambiar el mundo comienza por el cambio personal, y así, lo intento. "Si algo te preocupa, ocúpate". Siguiendo este sabio adagio se me brindó la oportunidad de crear un blog dedicado a uno de mis mayores intereses: conseguir sanar al planeta Tierra a través de la conciencia. Reconozco que no es una tarea sencilla. Las luchas reales nunca lo han sido y más cuando se batalla contra el empeño del hombre de autodestruirse; pero desde este escenario –y espero que otros- intentaré dar a conocer alternativas, opiniones, personajes, conceptos y asociaciones en pro de un mundo más habitable, donde el día de mañana podamos mostrarle a nuestros descendientes la vida en este hermoso planeta que Dios nos prestó para que se lo devolviéramos mejor de lo que lo encontramos.

ANTERIORES

Verde es que te quiero ver… - VERÓNICA PÉREZ PEÑA

2014
[-]

2013
[+]

2012
[+]

2011
[+]

2010
[+]

cerrar
cerrar