ESPACIO PUBLICITARIO
 |  
 |  
 |  
Notas

Point Break: Un desafío no superado para Edgar Ramírez

La crítica estadounidense castigó el remake de la recordada película al punto de considerar que no satisface ni siquiera a los amantes de los deportes extremos. El par protagonista, Edgar Ramírez y Luke Bracey, no escapa, salvo excepciones, de los comentarios negativos

por RAÚL CHACÓN SOTO | imagen: CORTESÍA | VIERNES 8 DE ENERO DE 2016
Según se desprende de lo dicho por los críticos estadounidenses, Edgar Ramírez no superó su prueba más difícil en Point Break: salir airoso como el nuevo Bodhi
El pasado 25 de diciembre se estrenó en Estados Unidos Punto de quiebre, remake de la recordada cinta de Kathryn Bigelow protagonizada por Patrick Swayze y Keanu Reeves, en esta oportunidad con Edgar Ramírez y el australiano Luke Bracey en los roles estelares. Fue enorme la expectativa generada en torno a esta versión, sobre todo por las excitantes secuencias que se habían dado a conocer en los tráilers (algunas rodadas en la Gran Sabana) y, específicamente en este país, por ver al actor venezolano en el papel protagónico de una gran producción hollywoodense, para más señas en el muy recordado rol de Bodhi, personaje al que Swayze otorgara, según muchos, un aura especial. Lamentablemente, tal expectativa no se ha visto satisfecha, a juzgar por los comentarios negativos tanto de los críticos estadounidenses como de los espectadores comunes y usuarios de las principales páginas web que recogen las opiniones sobre todo estreno cinematográfico.

La crítica ha sido implacable. En Metacritic (portal que luego de revisar las reseñas de los principales medios especializados les asigna un puntaje y calcula el promedio),  Point Break logró un puntaje en rojo de apenas 34 puntos sobre 100 basándose en 18 publicaciones, lo que indica "críticas generalmente desfavorable". En Rotten Tomatoes, otro sitio web de características similares, le fue aún peor, pues solo alcanza 10% de aceptación luego de haber revisado 52 artículos. "Repleta de acción deslumbrante, pero carente de propósito, la nueva versión de Point Break será recordada como la primera película por la que que el público 'clama' por la presencia simultánea de Keanu Reeves y Gary Busey". Esta es la irónica frase que, según este portal, mejor expresa el consenso entre los críticos. Lo curioso es que, tratándose de una película de acción, entre los usuarios comunes no le ha ido mucho mejor, alcanzando apenas 3,0 sobre 10 en Metacritic, y  39% en Rotten Tomatoes. En el muy respetado portal IMDb, por su parte, solo alcanza 5,7 sobre 10 de aceptación, puntuación que refleja la opinión de los usuarios registrados de la página. Según estas cifras, Point Break estaría, sin duda, entre las grandes decepciones del año.

¿Por qué no ha gustado? Si bien los críticos no han dejado de alabar la maestría de varias de las escenas de acción, existe unanimidad en torno a la debilidad del guion. Han dicho que el filme no es más que una sucesión de imágenes deslumbrantes que sirven para apreciar la belleza de deportes extremos, y que es completamente irrelevante cada vez que la historia toca tierra para ver y escuchar a sus personajes. La acusan, además, de algo imperdonable tratándose de una película de acción: de aburrida, incluso para aquellos que son fans de este tipo de deportes. Y extienden gran parte de las responsabilidades a la pareja protagonista, no solo por las fallas propias del libreto sino también por escaso brillo en lo que respecta a la actuación (Bracey se lleva la peor parte) y casi total ausencia de química entre ambos.

En una nota publicada en este blog llamada El formidable fin de año de Edgar Ramírez (en la que también se hace referencia a su participación en Joy, de la que hablaré la próxima semana) se había advertido sobre el reto que suponía la inevitable comparación con lo hecho por Bigelow y sobre el temor de que el director Ericson Core, dando por descontado que el avance tecnológico era garantía de mejores escenas de acción, no pudiera equipararse en cuanto al tratamiento dado a la trama y los personajes. El resultado parece indicar que tales temores eran justificados. Lo lamentable es que para Ramírez, el desafío que representaba Point Break no ha sido una "prueba superada", a pesar de que hubo algunas reseñas positivas. De cualquier modo, lo mejor es ver la película que se acaba de estrenar para formarse una opinión propia y alegrarse, de igual forma, por ver al venezolano como protagonista de una gran producción de Hollywood (y emocionarse ante lo imponente de los paisajes locales). Ocasiones se avecinan para mostrar todo de lo que es capaz en pantalla... y volver a ganarse el fuerte aplauso que esta vez se le ha negado. A continuación podrá leer textualmente lo que dijo la crítica sobre Edgar Ramírez en Punto de quiebre...

Participa (envíanos tu comentario).

 
VÍA RÁPIDA A:  

Raúl Chacón

Siempre he sido un apasionado del cine. Como periodista del equipo de Estampas, y ahora como coordinador de la revista, siempre he tenido la oportunidad de seguir en contacto, ejerciendo mi profesión, con el hobbie, el arte, que más me gusta sobre los demás. Acá espero compartir con los lectores otra manera de acercarme a esta expresión que, de uno u otro modo, a casi todos nos alegra o conmueve. Esperen, entonces, comentarios, reflexiones –nunca crítica, pues no es mi terreno-, sobre lo que, ojalá, pronto se verá en nuestra cartelera y, en general, acerca de lo que está ocurriendo en ese maravilloso y seductor universo –películas, actores, tendencias, festivales. No faltarán, como algunos lectores lo han pedido, las recomendaciones, cada viernes, sobre lo nuevo que se estrene en el país. Como alguien que disfruta tanto del cine que se emociona no sólo con lo que ve en la gran pantalla, sino también con lo que lee en publicaciones de cualquier tipo y soporte, siempre habrá algo que compartir con aquellos que han hecho de las películas parte imprescindible de sus vidas.

ANTERIORES

Solo de cine - RAÚL CHACÓN

 
Cerrar
Abrir