ESPACIO PUBLICITARIO
 |  
 |  
 |  
Notas

AUTOAYUDA

Meditar es un placer

por TERESA LEÓN | imagen: | MIÉRCOLES 4 DE JULIO DE 2012

Es entrar en otro estado de conciencia, ampliar los sentidos, sentir el silencio interior profundo y desde allí conectarse con Dios, con la paz, el amor puro.
Es en ese estado en el que no pedimos nada, no deseamos nada... nada más que estar ahí, sintiendo luz.
Cuando estamos en meditación, no analizamos nada, porque la mente está tranquila, en silencio.  Sí se puede. Sí se puede acallar la mente y ponerla a disfrutar lo que está, sin cuestionamientos del raciocinio. Sí se puede tranquilizar y entrar tan profundo, a tal punto de creer que ha pasado mucho más tiempo que el que marca el reloj.
Hay distintos grados de profundidad en la meditación y cada experiencia es única. Si eres de las personas a las que se les hace difícil meditar y creen que nunca lo lograrán, puedes probar las diversas técnicas que existen para llegar a esa calma de la mente, la cuestión es encontrar la que más se adecúe a ti. 
El maestro de la India llamado Osho adaptó para los occidentales técnica milenarias de Oriente para ayudarnos a entrar en estados de meditación. Son meditaciones guiadas que incluyen movimientos del cuerpo, danzas, respiración, palabras, etc. que permiten aquietar la mente para luego entrar en ese  estado de estar completamente presente en el aquí y el ahora - una de las definiciones de meditación.
Hay muchas definiciones y puntos de vista. Lo que a veces se llama meditación es más bien una visualización, es decir, utilizar la imaginación para llegar a una relajación y luego a experimentar algo fuera de lo cotidiano.  Esto es muy bueno para relajar la mente y el cuerpo y ponerse a tono, por así decirlo. Pero la meditación propiamente dicha no es un ejercicio mental, es precisamente ir más allá de la mente.
Pero podemos empezar con la mente, imaginando una luz, por ejemplo, imaginando un lugar hermoso, para poder relajarnos y luego entrar en meditación.

Mindfulness
Otra manera de meditar es lo que se llama mindfulness, lo que podríamos traducir como conciencia plena del momento presente: es poner toda la atención en lo que se está viviendo, es estar totalmente presente en la experiencia que estemos teniendo. 
Con pequeños momentos de atención total en lo que estás haciendo o en la respiración, te vas entrenando para llegar a estados más profundos. Te invito a buscar en youtube el video "Cómo meditar en un minuto"; es un ejercicio interesante.

Terapéutica
La meditación es terapéutica. Ya se ha documentado ampliamente sus beneficios para la salud física y psicoemocional de las personas.  Se han realizado estudios del cerebro de las personas meditando y han detectado cómo se activa los centros del cerebro encargados de generar bienestar y emociones placenteras. Mientras más emociones positivas se tenga, mayor es el potencial de afrontar el estrés diario y las presiones de la vida cotidiana.
Las meditaciones en movimiento también son terapéuticas porque ayudan a liberar bloqueos en la energía: facilitan que las emociones instaladas en el cuerpo, como rabia, miedo, tristeza, etc. se liberen.
Las visualizaciones, conocidas como meditaciones guiadas, son una excelente herramienta de sanación, ya que permiten que la persona se conozca más a sí misma, tome conciencia de lo que realmente está sintiendo, de sus emociones en el cuerpo; de sus actitudes y creencias, así como de su potencial para tomar nuevas decisiones.

Subir de conciencia
Conocerse mejor, tener mayor dominio de las emociones y mejorar la salud física y psicológica son solo parte de los beneficios de la meditación.
Con la meditación, aumentamos nuestro nivel de conciencia, ya que nos permite ir más allá de la mente cotidiana para sentir y experimentar la vida desde otras perspectivas, desde una parte de nuestra conciencia más elevada.
Pero el más grande beneficio es la comunión con Dios.
Cuando meditamos, entregamos los pensamientos y nos entregamos a la divinidad; entonces sentimos que hay algo divino e inmenso que está allí, que es la existencia; y que esa existencia es paz, luz, alegría serena y amor y nosotros estamos inmersos en ella.
Meditar es orar, desde el corazón y con todo lo que somos. Te invito a practicarla como parte de tu rutina y como acercamiento a Dios y a lo que realmente somos: luz, vida y amor. (Coméntanos tus experiencias por aquí en el blog).

Relacionado con: meditar

Participa (envíanos tu comentario).

 

Comentarios (2)

Teresa Leon
09.07.2012
11:43 AM

Hola Susanne. Hay varios, generalmente en sánscrito, que puedes conseguir en youtube y en Ares, como el Om, el Om Mani Padme Hum, el Moola Mantra, Om Shanti, el Gayatri Mantra; Om Nama Shivaya. Lo más importante es que tú misma lo cantes para conectarte con esa vibración. Los cantados por Deva Premal son bellos. En la meditación del 29/7 cantaremos algunos. Un abrazo.

Susanne Saulny
09.07.2012
9:23 AM

Hola Teresa, como siempre un buen artículo para leer. Practico a diario la meditación, aunque a veces sea por un corto tiempo, pero se que lo importante es mantener el contacto con nuestro ser. Quisiera ampliar mi conocimiento sobre mantras. ¿Cuáles mantras cantados me recomiendas y dónde adquirirlos?. Gracias mil.

1
VÍA RÁPIDA A:  

Teresa León

Mi búsqueda espiritual y mi interés por ahondar en mi alma para sentirme más cerca de Dios me llevaron a dedicarme al campo de la psicología y del desarrollo humano;  luego de ejercer por años lo que sigo siendo de corazón: traductora e intérprete egresada de la Universidad Central de Venezuela.

Soy Coach Organizacional (Anuv - Centro Unesco), Master Practitioner en Programación Neurolingüística y Analista Transaccional certificada por la Asociación Venezolana y la Asociación Latinoamericana de AT.

En mi práctica profesional como terapeuta, coach, docente en la formación de Coaching Transaccional, articulista y facilitadora de talleres, he reafirmado mi convicción de que somos seres espirituales: almas en evolución con una misión de vida que abarca mucho más que lo puramente físico y terrenal y que trasciende toda religión. 

Al abordar nuestras metas, retos, dolores, crecimiento y amores desde una perspectiva transpersonal y espiritual, podemos avanzar enormemente, al recuperar la visión de lo que realmente somos: hijos de Dios, parte de la Divina Esencia que ha creado el universo. En este blog compartiremos reflexiones e informaciones que nos ayuden a asumir esa visión y aplicar nuestras crecientes potencialidades en pro del avance personal y colectivo.

Pido a la Divinidad que las notas del este blog sirvan para que nos sintonicemos con nuestra propia voz interior, con nuestro maestro interno: nuestro Ser Espiritual.

ANTERIORES

Ser Espiritual - TERESA LEÓN

2017
[-]

2016
[+]

2015
[+]

2014
[+]

2013
[+]

2012
[+]

2011
[+]

2010
[+]

2009
[+]

 
Cerrar
Abrir