ESPACIO PUBLICITARIO
 |  
 |  
 |  
Notas
Síguenos desde:

Yo antes de ti: Un drama con sonrisas

por PABLO BLANCO | imagen: ARCHIVO | MARTES 19 DE JULIO DE 2016
Al salir de Te amaré eternamente (cinta que me decepcionó eternamente, a pesar de estar protagonizada por Jeremy Irons), intenté escuchar los comentarios de la gente en la cola para pagar el ticket del estacionamiento. De manera muy imprudente me metí en la conversación de un par de señoras, y una de ellas, muy dada a la tertulia, me dijo: "Ahora tienes que ver Yo antes de ti". Fue casi una orden, a la que prosiguió la siguiente instrucción: "Ven a verla cargado de pañuelos, porque vas a llorar de principio a fin".

El consejo de la amable desconocida no me animaba en lo absoluto a ver el filme. Ya había visto el tráiler de Yo antes de ti, y allí se cuenta, prácticamente, todo: Will Traynor (Sam Claflin), un tipo exitoso y multimillonario de Edimburgo, por un descuido peatonal (venía hablando por el celular mientras cruzaba la calle), es atropellado por una moto y queda parapléjico de por vida. A partir del episodio, la historia se desarrolla con el encuentro entre el susodicho y quien termina siendo su "cuidadora": Lou Clark (Emilia Clarke) una simpática muchachita pueblerina, cuyas vestimentas recuerdan un poco a las de cantantes como Cyndi Lauper, Lilly Allen o Björk.

¿Insensible?
El ser un poquito hipocondríaco hace que las películas y series que tocan el tema de la salud me espanten. No fui seguidor de E.R., por ejemplo (me bastó ver un capítulo en el que se moría una bebé en el quirófano) ni mucho menos de Grey's Anatomy, con todo y el bochinche amoroso que se promocionaba entre doctores. A pesar de todo, terminé viendo Yo antes de ti. No me llevé el arsenal de pañuelos recomendado y, a decir verdad, no me hizo falta. Ojo: no porque la película no sea conmovedora sino porque no es "sensiblera", un término que recuerdo haberle escuchado por primera vez a Sofía Imber en un encuentro que tuvo con la cátedra de periodismo de la UCV. "No ser sensiblera no significa que no sea sensible", comentaba Imber en aquella ocasión para aclarar que ella no tenía el corazón de hierro.

Pues bien, apartando la típica música de "superación personal" que acompaña muchas de las secuencias de Yo antes de ti, el filme, dirigido por la inglesa Thea Sharrock, no es sensiblero, sería injusto darle ese calificativo. Extrañamente, la primera palabra que me viene a la mente para describir su tono narrativo es: "fresco". No obstante, hay un drama subyacente, claro está.

Participa (envíanos tu comentario).

 
VÍA RÁPIDA A:  

Pablo Blanco

Dice Pedro Almodóvar que todo realizador tiene la licencia de “robar” de otro lo que le sirva para su obra. Partiendo de ello, le robo la palabra a Woody Allen cuando dice -en relación al Oscar- que no puede existir “la mejor película”,  cuando cada quien debe tener su favorita.  

Soy comunicador social egresado de la Universidad Central de Venezuela y parte de mi gusto por el cine lo encuentro en escribir sobre películas. En Estampas y El Universal he encontrado el espacio idóneo para hacerlo. Con este blog –Pura Pantalla- mi idea es comentar filmes valiéndome de lo que considero “lo mejor”, basado en referencias que me han dado algunos académicos, pero también apelando a mi propio gusto cinematográfico, que me atrevo a compartir con ustedes.

En Twitter e Instagram mi cuenta es @pabloblanco3

AHORA EN ESTAMPAS

Fútbol y Televisión

Una de las ventajas de tener los años que tengo (...)

ENTRETENIMIENTO Carlos Cruz: Un cargamento de seriedad

Traslada encima una masculinidad que, para un (...)


 

BELLEZA Y MODA Siempre labios rojos

Inspiración y origen El rojo es el rey de la (...)

CUERPO Y MENTE El entrenador personal de la era digital

Levantarse por la mañana con una botella de agua (...)


 

HOGAR Y ESTILO Prácticas literas

Las literas son uno de los muebles favoritos para (...)


 
Cerrar
Abrir