ESPACIO PUBLICITARIO
 |  
 |  
 |  
Notas
Síguenos desde:

Chus Lampreave, la mayor 'chica Almodóvar'

por PABLO BLANCO | imagen: ARCHIVO | MIÉRCOLES 20 DE ABRIL DE 2016
"Ella me hacía sentir capaz de todo, tenía la capacidad de convertir cualquier extravagancia mía en algo natural, divertido, sencillo, puro; desbordaba humanidad e inocencia". Eso dijo –y tiene razón- Pedro Almodóvar en un emotivo escrito publicado el pasado 4 de abril en el sitio web El Español (www.elespanol.com) sobre su "chica" más veterana del montón, quien falleció a los 85 años. María Jesús Lampreave Pérez, mejor conocida como "Chus" Lampreave, fue bien descrita en el fugaz homenaje que se le hiciese en RTVE (dura seis minutos) como una "roba planos".

Ciertamente, la actriz, nacida en Madrid el 11 de diciembre de 1930, al menos en las películas de Almodóvar, siempre interpretó a ese personaje secundario que, en sus puntuales apariciones, hacía a cualquiera soltar la carcajada. Como esa tía que casi todo el mundo tiene que, sin proponérselo, termina siendo graciosa a punta de imprudencias o genialidades dichas en tono casual (usualmente, mucho más graciosa, por cierto, que cualquier estrella del stand up comedy). Antes y después de Almodóvar, Lampreave regaló su gracia a otros consagrados del cine español como Luis García Berlanga y Fernando Trueba, entre muchos otros. Pero es su paso por la filmografía almodovariana lo que intentaré resumir en esta nota.

Me va, me va, me va...
Al enterarme de la noticia de la muerte de Chus la primera escena que me vino a la mente fue la de su momento estelar como portera del edificio donde vive Pepa (Carmen Maura) en Mujeres al borde de un ataque de nervios (1988). "Lo siento señorito, pero yo soy testiga de Jehová y mi religión me prohíbe mentir (...) Ya me gustaría a mí mentir, pero es que eso es lo malo de las testigas, que no podemos". Ese es el parlamento que le recita a Iván (Fernando Gallego Guillén), el huidizo amante de Pepa. Luego del discurso religioso, y de un breve instante de suspenso en el que los amantes en cuestión están a punto de encontrarse, Lampreave canta, leyendo la Biblia: "Me va, me va, me va, me va, me va, me va el sonido de las trompetas del Juicio Final...". La tensión se rompe.

Volver o no volver
El video-homenaje que le hizo RTVE a Lampreave antecedió la retransmisión de Volver (2006), la cinta de Almodóvar con la que este canal quiso recordarla. Allí le da vida a la tía Paula, la que va perdiendo la memoria por causa de "los vientos solanos" y mira como bichos raros a sus propias sobrinas, en otra de esas rápidas apariciones hilarantes de la artista. Sin embargo, me resultó llamativo eso de seleccionar justamente esa película para rendirle homenaje. Es una de las mejores de Almodóvar, pero también una en las que el talento de la actriz es menos expuesto (al margen de su condición de "roba planos").

Participa (envíanos tu comentario).

 
VÍA RÁPIDA A:  

Pablo Blanco

Dice Pedro Almodóvar que todo realizador tiene la licencia de “robar” de otro lo que le sirva para su obra. Partiendo de ello, le robo la palabra a Woody Allen cuando dice -en relación al Oscar- que no puede existir “la mejor película”,  cuando cada quien debe tener su favorita.  

Soy comunicador social egresado de la Universidad Central de Venezuela y parte de mi gusto por el cine lo encuentro en escribir sobre películas. En Estampas y El Universal he encontrado el espacio idóneo para hacerlo. Con este blog –Pura Pantalla- mi idea es comentar filmes valiéndome de lo que considero “lo mejor”, basado en referencias que me han dado algunos académicos, pero también apelando a mi propio gusto cinematográfico, que me atrevo a compartir con ustedes.

En Twitter e Instagram mi cuenta es @pabloblanco3

 
Cerrar
Abrir