ESPACIO PUBLICITARIO
 |  
 |  
 |  
Notas

¿Y todavía Dios confía en nosotros?

por FRANCA TREZZA | imagen: | MIÉRCOLES 7 DE ABRIL DE 2010

Hace una semana nació la bebé de una amiga y mientras la visitaba en la clínica pensé: ¿cómo Dios confía en nosotros al permitir que nazcan niños en una sociedad violenta, dividida, intolerante, impune y autodestructiva?

Supongo que la respuesta es que Dios en su infinita misericordia confía en que esta nueva generación sea capaz de transformar el tejido social, para así dar paso al nuevo ser humano; que debería ser un individuo que piense en colectivo, que sea educado en valores, que realmente conjugue el verbo amar y que por sobre todas las cosas ame al prójimo como a sí mismo; es decir, que a los nuevos seres humanos, les espera un gran trabajo, porque la tarea no es fácil.

Entonces, ¿por dónde empezar?, por educar la conciencia moral de los hijos. Cómo es posible que un niño que roba un reloj a un compañero en el colegio y es descubierto... acto seguido, se procede a llamar a su representante y este refiere que le compró el reloj a su menor, ¿qué tal?, seguro que ustedes se preguntan al igual que yo ¿qué clase de mensaje se supone debe internalizar ese escolar?, ¿será que transgredir la norma es bueno?... O por ejemplo, un padre que sabiendo que su hijo es un asesino, lo encubre, ¿qué espera? ¿Que mueran más personas?... en fin, voy a bajar la intensidad, porque la lista es larga...

Lo que quiero resaltar en este artículo es la urgencia de cultivar valores en el seno del hogar desde edades tempranas. Para ello usted debe saber que hasta los 10 años los niños deben recibir de sus padres normas claras y la mayoría no negociables, es decir, el adulto es quien manda y si transgrede la norma el menor es sancionado.

En la adolescencia se pueden negociar algunos aspectos como por ejemplo las horas de llegadas a casa, con quien va a salir, que objetos se le van a comprar y para que los necesita, entre otros. No se transforme en "amigo" de su hijo, eduque con amor, cercanía pero también con firmeza, estableciendo muy claro los límites y lo mas importante no pierda el poder, es decir, quien manda es usted.

La permisividad no conviene porque no les enseña el autocontrol, aspecto tan importante en todas las edades. El saber hasta donde debo y puedo llegar, les brinda a los jóvenes estructura, seguridad y equilibrio emocional.

Entretanto, sugiero educar las emociones tales como la rabia, tristeza y el miedo, que forman parte del ser humano, conviene saber expresarlas de una manera sana y enseñarles valores pro-sociales a los hijos tales como: el saber compartir, ayudar, ponerse en los zapatos del otro, tolerar y ser solidarios, todo lo anterior, desarrolla la conciencia moral de sus hijos.

Por último, enséñeles a construir su propio proyecto de vida personal, que el joven sepa que quiere y a dónde va en la vida; ello garantizará seres humanos más conscientes, humanos y capaces de transformar el tejido social que lamentablemente se encuentra bien deteriorado actualmente.

Les deseo éxito en su misión ya que si Dios confía en nosotros, es porque seguro somos capaces de lograrlo.


Relacionado con: familia, hijos, valores

Participa (envíanos tu comentario).

 

Comentarios (4)

Franca Trezza
27.04.2010
7:38 PM

Yajaira, gracias por tu comentario tan acertado. Oremos por nuestras familias, entretanto, intentemos procurarles orientación e información para optimizar su labor como formadores de la generación de relevo.

yajaira rodriguez
27.04.2010
10:47 AM

Para cultivar valores en el seno del hogar, tiene que existir un hogar como tal, y es de allí donde viene mi preocupación por la juventud, porque la mayoría crece sin un hogar estable, con una madre que lucha sola, trabajando por el sustento y deja libre la educación de sus hijos. y pido a Díos que siga guiando a todos los padres y madres, para que luchen juntos por la educación y la cultura de sus hijos. Amen.

Franca Trezza
09.04.2010
7:59 PM

Mima gracias por escribirme, excelente comentario, especialmente cuando refieres "y poner en practica todo ese hermoso manual que nos dejó". Son tan ciertas tus palabras que de hacerlo tendríamos una sociedad más justa, humana, consciente y feliz, creo que es lo que nos merecemos.

mima gomez
09.04.2010
11:14 AM

Dios siempre va confiar en sus hijos. Somos nosotros como hijos que tenemos que confiar cada día mas en el, y poner en práctica todo ese hermoso manual que nos dejó llamado la Biblia. Al acogernos a sus estatutos estaremos viviendo desde ya un cielo aquí en la tierra. Mi gran fe en él me ha hecho hacer muchas veces cambios en mi vida de 360 grados y estos cambios siempre fueron para bien. Dice su palabra que buscando a Dios primero, lo demás vendrá por añaduría.!!! Que Dios los bendiga a todos!... amen!

1
VÍA RÁPIDA A:  

Franca Trezza

Soy Licenciada en Psicología egresada de la Universidad Católica Andrés Bello. Especialista en Psicología Clínica egresada de la Universidad Central de Venezuela. Magíster en Asesoramiento y Orientación Familiar. Egresada de la Universidad de Santiago de Compostela (España). Miembro de la Red de Apoyo Psicológico de la UCV. Supervisora de los estudiantes del Posgrado de Psicología Clínica UCV.
Autora de diversos textos relacionados con el tema familiar, articulista de varios periódicos, revistas y colaboradora de programas infantiles y familiares, actualmente en Mágica 99.1 FM, todos los miércoles a las 2:30 p.m.
Considero que el equipaje que trae todo ser humano se constituye en su familia, por ello es necesario procurarle todas las herramientas a los padres para que eduquen a sus hijos con valores y por el camino de la salud mental. En este sentido, este espacio pretende abordar temas referentes a las relaciones de pareja, la familia, los hijos y nuestro desarrollo personal para invitar a los lectores a ser cada día más conscientes, humanos y felices. Puedes contactarme a través de francatrezza@hotmail.com

ANTERIORES

Conversando Franca-mente - FRANCA TREZZA

2017
[-]

2016
[+]

2015
[+]

2014
[+]

2013
[+]

2012
[+]

2011
[+]

2010
[+]

2009
[+]

 
Cerrar
Abrir