CUIDADOS DE LA PIEL

Disfrutar el sol con mesura

Las playas invitan a la diversión pero con responsabilidad al broncearse.

por MARILIN PINO  |  JUEVES 2 DE MAYO DE 2013
Las zonas costeras dentro y fuera del país son el principal atractivo para las familias durante los asuetos del año y las escapadas de fin de semana. Los esperan bellos escenarios para descansar, compartir con los niños, disfrutar de la aventura y olvidarse por unos días de la rutina diaria.

En opinión  de muchos, nada es mejor que tumbarse en la arena para tomar el sol y obtener un lindo bronceado. Pero, es preciso recordar que los rayos ultravioleta del sol pueden causar quemaduras severas según el tiempo de exposición y el tipo de piel, así como cáncer de piel a largo plazo. Esto si no se toman las medidas necesarias para evitar daños colaterales.


Antes de partir
Se recomienda hidratar la piel ampliamente, de preferencia con productos a base de componentes naturales. Incluir en la dieta alimentos que aporten los betacarotenos que dan el color a la piel así como aquellos que aporten vitamina D. La zanahoria es el alimento más recomendado (en jugos, ensaladas) para ir preparando la piel para la exposición al sol y permitir una óptima absorción de los rayos del sol.


En la playa
Acudir durante las primeras horas de la mañana y en la tarde después de las horas de mayor radiación solar. El primer día exponerse una hora o 45 minutos en promedio e ir aumentando progresivamente a partir del segundo día. Aplicar abundante protector solar en toda la piel antes y después de entrar al agua. Si lo prefiere, aplique bloqueador solar para mayor protección.

En el caso de los niños y personas de la tercera edad, lo mejor utilizar el protector solar de mayor grado, ya que su piel es aún más sensible.
Aunque los niños insistan en permanecer en el agua es vital que descansen a la sombra, mientras toman un bocadillo y abundante líquido para hidratarse.

Recuerde que al estar expuestos al sol es necesario reponer con mayor frecuencia el líquido que el organismo pierde. Para refrescarse prefiera el agua fresca, sola, a las bebidas gaseosas o azucaradas.

Y si lleva en los paseos a la mascota, recuerde mantenerla a la sombra, pero no encerrada en el auto, ya que puede sufrir un golpe de calor.
Es preciso brindarle agua para que se hidrate y si se mete al agua para jugar con los niños hay que sacar muy bien el agua salada de su pelaje al llegar a casa. Así evitará problemas de la piel y que el pelaje adquiera mal olor.

En las playas, el objetivo es disfrutar y se puede lograr con medidas de prevención respecto a tomar el sol y rehidratarse.


mpino@eluniversal.com

Relacionado con: bronceado, cuidarse del sol

Participa (envíanos tu comentario).

 

ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Punto Paladar, ADRIANA GIBBS

Malbec (en plural) con Sebastián Zuccardi

El 17 de abril se celebra el Día Mundial del Malbec, uva que se asocia, (...)

Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Unicidad

"Una hoja de hierba es tan necesaria como la mayor de las estrellas. Sin esa (...)

Seguir sin ti...

Las pérdidas nos acompañarán en las distintas etapas de nuestra vida, eso es (...)




 
Cerrar
Expandir