Vivir Mejor |  BELLEZA

¿Un bronceado saludable?

Disfrutar de la playa o tumbarse en la piscina en estos días soleados y de mucho calor es el plan de muchas familias para Carnaval. Sin embargo, no olvide hacerlo sin tomar las precauciones para proteger la piel

por MARÍA CAROLINA URBINA  |  imagen: WWW.SHUTTERSTOCK.COM | DOMINGO 10 DE FEBRERO DE 2013
Lucir una piel dorada es el objetivo de muchos, quienes aprovechan sus visitas a la playa o piscina para broncear su piel. Sin embargo, esta práctica debe hacerse con suma precaución, ya que puede provocar daños graves en la piel a largo plazo.

La dermatóloga Susana Misticone explica que no es sano broncearse. "Aunque algunos lo ven como un aspecto saludable de la piel y lo toman como una moda, realmente no hay bronceado seguro". Señala que las radiaciones ultravioleta tienen efectos dañinos en la piel, que además son acumulativos. Igualmente destaca que no debe confiarse en el protector solar para aumentar la cantidad de tiempo de exposición al sol. "Los protectores solares en realidad parecen proteger contra el melanoma, el peor de los cánceres de la piel. Sin embargo, los indicios de que protegen totalmente contra otros tipos de cáncer no son tan claros". Por su parte, Jaime Piquero Martín, también dermatólogo, explica que el bronceado, en general, no es bueno, pero aclara que sí es necesario algo de exposición solar para metabolizar la vitamina A que es indispensable para el organismo. Recomienda, por lo tanto, exponerse al astro rey con filtros solares de calidad, a fin de realizar un bronceado controlado.


¡Cuidado con los niños!
Misticone señala que los niños menores de cinco años no deben ser expuestos al sol para broncearse, ya que la piel es muy delicada y pudieran sufrir quemaduras solares e insolaciones. "El sol que se toma durante los primeros 18 años de la vida son los que determinan 80% de los casos de cáncer de piel en la adultez. Así que definitivamente uno de los mejores regalos que podemos hacerles a nuestros hijos es protegerlos del sol".

Recomienda que todos los niños pequeños estén bien cubiertos con ropa y sombrero. Y que se mantengan en la sombra durante los períodos de máxima luz solar (10 de la mañana 3 de la tarde).

Adicionalmente, es importante que beban abundante líquido si están expuestos al sol, puesto que se deshidratan fácilmente.


El protector solar
"Los filtros solares son sustancias que, aplicadas en la piel, solo pueden impedir el enrojecimiento consiguiendo un bronceado de  forma progresiva, o utilizarse para impedir en forma absoluta los daños ocasionados por la luz ultravioleta", explica Piquero.

Es importante elegir el protector solar adecuado. Para el uso diario, Misticone recomienda uno de factor de protección solar contra radiación ultravioleta B de 30. No obstante, si se va a pasear a la playa, piscina o montaña aconseja utilizar uno de 50 o más.

Para tener una idea del trabajo que los filtros solares hacen con relación a los rayos UV B, Piquero señala que el grado 2-4 ofrece una protección mínima, el grado 4-6 una protección moderada, 6-8 protección extra, 8-15 protección máxima y más de 15 es una protección ultra.

Misticone destaca que debe constatarse que el protector tenga cobertura contra la radiación ultravioleta A. Generalmente, estos contienen óxido de titanio u óxido de zinc.

La especialista explica que el protector debe aplicarse 30 minutos antes de salir al aire libre para obtener los mejores resultados. Así da tiempo para que el protector solar se absorba. Luego, debe volver a aplicarse al menos cada dos horas mientras se esté expuesto a la luz solar. Igualmente, es necesario hacerlo después de nadar o sudar.

"Escoja un protector que sea a prueba de agua o resistente al agua al ir a la playa o piscina. Este tipo de fórmulas duran aproximadamente 40 minutos en el agua, mientras que las fórmulas no resistentes al agua duran la mitad de ese tiempo", puntualiza Misticone.

Piquero agrega que debe aplicarse en suficiente cantidad, igual que como se utilizan los hidratantes en la piel seca. La recomendación es que un adulto use unos 28 gramos, por lo que un envase de 120 ml debe permitir cuatro aplicaciones.

Adicionalmente, Misticone recuerda la importancia de emplear una barra para labios con protector solar, la cual también deben reaplicarse al menos cada dos horas. "Pudiéramos exponernos todos los días al sol, pero no por más de media hora y nunca en las horas pico de radiación ultravioleta". Destaca que hay que tener en cuenta que incluso con el uso de un protector solar adecuado, las personas no deben exponerse al sol por demasiado tiempo. Aunque no ocurra un bronceado, los rayos ultravioleta A pueden penetrar la piel y causar daño.

Piquero recomienda nunca broncearse la cara, antebrazos y dorso de manos porque estas zonas también están expuestas al sol en el día a día. Además, aclara que "un protector solar FPS 15 protege 93% de la UVB y un FPS 30 protegerá 97%, no el doble de protección sino solo 4% más. Es importante conocer estos detalles para reducir la posibilidad de alergia y mayores costos".


Los riesgos de un bronceado exagerado
"La más grave es el cáncer de piel, y tenemos que tener en cuenta que cada año va en aumento el número de casos que diagnosticamos de este mal", explica Misticone.

Piquero afirma que las personas con pecas tienen una mayor tendencia a desencadenar lesiones cancerosas, por lo que deben extremar el cuidado de la piel.

Por su parte, Misticone señala que también se produce en la piel el llamado fotoenvejecimiento, que consiste en la aparición de manchas y arrugas que dan un aspecto de envejecimiento prematuro. Esto ocurre porque los rayos UV, sobre todo de tipo A, provocan la formación de radicales libres con gran capacidad oxidante, que dañan las células.

El fotoenvejecimiento se manifiesta particularmente en las zonas del cuerpo que están más expuestas al sol (cara, cuello y manos). En estas la piel pierde elasticidad, se hace áspera, se arruga, toma un color amarillo y aparece una pigmentación irregular con diversas pequeñas manchas oscuras (llamadas lentigos o manchas de vejez), acompañada de arañas vasculares.

La especialista destaca que también existe una variedad de enfermedades que empeoran con el sol como el lupus cutáneo y las fotoalergias, que son reacciones en la piel al exponerse al sol.

Por su parte, Piquero explica que existen novedades en el ámbito de la fotoprotección. Señala que hay reparadores de DNA que aún no han sido aprobados por la FDA (Food and Drug Administration de los Estados Unidos), pero que son probablemente el futuro en prevención de carcinoma basocelular y melanoma.

Participa (envíanos tu comentario).

 

Comentarios (1)

Raquel Ramos
15.02.2013
11:39 AM

Comentario 5106193

Me gusta esta nota. Felicitaciones.


ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Aviva tu esencia femenina

Hola, bendigo la luz en ti. Te pido algo: imagina una flor frente a ti.  (...)

Estadeboda, ISABELLA WALLIS

El novio en la organización de la boda

Todas las parejas de novios comprometidos son diferentes. Hay aquellas en las (...)

Solo de cine, RAÚL CHACÓN SOTO

Libertador no conquistó Hollywood

Estrenada en Estados Unidos el pasado viernes 3 de octubre, la película de (...)




 
Cerrar
Expandir