Vivir | 

Puntos negros: grasa oxidada

Enemigos de una piel sin imperfecciones, los puntos negros se instalan en la superficie del rostro de los jóvenes. Descubra cómo evitarlos y tratarlos eficazmente.

por YSABEL VELÁSQUEZ  |  imagen: WWW.SHUTTERSTOCK.COM | SÁBADO 2 DE FEBRERO DE 2013
Llegan en la adolescencia y nos acompañan toda la vida: los puntos negros atacan el rostro si nos descuidamos. "Los puntos negros no son más que el producto del metabolismo y la producción del sebo por parte de la glándula sebácea de la piel, ubicada a cada lado de los vellos, y por ello se encuentran en su conducto de drenaje: el poro", explica Iván Pinto Cohen, médico estético del Centro Profesional Caracas, quien detalla que en condiciones normales este sebo o grasa cutánea debe ser de consistencia semilíquida y transparente, y es gracias a la contaminación bacteriana que oxida los ácidos grasos, que se torna negra y obstruye el poro.

"El punto negro o comedón abierto es la base de todo acné; si no se tapa el folículo piloso totalmente no se va a desarrollar la pústula o la pápula. Por ello hay que evitar que esto suceda controlando la bacteria propinobacterium acnes, presente en el ambiente y responsable de los brotes", apunta la dermatóloga María Alejandra Rodríguez, de la Clínica Leopoldo Aguerrevere.

Efectiva prevención
Para evitar la aparición de los puntos negros es preciso desarrollar hábitos de limpieza y cuidado de la piel. "En el régimen diario lo importante es no intentar quitar la grasa de la piel sino controlar su producción y evitar su contaminación; el uso de tónicos para el control bacteriano y antibióticos locales ayuda en esa purificación del sebo. Es preciso recordar que la grasa cutánea es indispensable para mantener controlado el pH de la piel y la flora bacteriana, y así evitar la aparición de enfermedades", señala Pinto.

De esta manera el tratamiento preventivo se orienta a evitar la acumulación de grasa en los poros, para lo cual es preciso incorporar, además de la rutina de limpieza, el uso periódico de exfoliantes pero sin exagerar. "La exfoliación diaria o muy frecuente desorganiza el correcto recambio de células muertas por células de piel nueva y eso puede producir la obstrucción del poro", advierte el galeno.

Existe una predisposición genética en el caso de los poros abiertos, condición que favorece la aparición de comedones: "El uso del exfoliante no hace la diferencia en los poros abiertos o dilatados, no lo verá negro porque con la acción mecánica se quita la grasa oxidada más externa; la idea es tratar de que ese poro se cierre con productos específicos", dice María Alejandra Rodríguez.

Sin pellizcar
"La limpieza de cutis, bien realizada y en una piel preparada ayuda a la extracción de esa grasa acumulada pero intentar extraerlos sin la debida preparación puede producir un proceso inflamatorio del punto negro que genera brotes acnéicos de mayor complejidad o abscesos en la región facial (conocidos como barros) que devienen en cicatrices profundas o quistes epidérmicos, de manejo dermatológico más complicado", explica Pinto.

"Muchas personas cuando se hacen una limpieza de cutis con un cosmetólogo terminan con el rostro peor de como entraron; esto sucede porque intentaron sacar los puntos negros sin que estuvieran blandos. Cuando la piel está preparada los puntos negros salen fácilmente, sin inflamarse ni romperse, sin cicatrices; por eso es que enseñamos a los pacientes que la cara no se toca, que en casa tampoco se deben intentar sacar; el profesional lo hace porque ya preparó la piel", explica la dermatóloga y agrega que con los tratamientos adecuados los puntos negros disminuyen significativamente y llegan hasta a salir solos.

Tratamiento personalizado
El primer paso para el tratamiento efectivo de los puntos negros es orientar al paciente a conocer su piel e indicarle qué tipo de productos dermatológicos debe usar y con qué frecuencia.

"En el mercado dermatocosmético existen múltiples líneas para el cuidado de la piel con tendencia a la acumulación de puntos negros e igualmente la empresa farmacéutica pone a disposición opciones que deben ir bajo la supervisión profesional. Estos productos nos permiten hacer un abordaje terapéutico más amplio e individualizado, según las necesidades de cada paciente y de cómo éstas van cambiando a lo largo de su vida", explica Pinto.

Por otra parte, y de acuerdo a la severidad del caso, pueden indicarse al paciente procedimientos orientados a la prevención de la inflamación del punto negro y a la eliminación de las lesiones, tales como peeling ultrasónicos y peeling químicos, así como también tratamientos con luz intensa pulsada (IPL), luz de emisión de diodos (LED), terapias infrarrojas y láser, que actúan en la remoción de células, organización del reemplazo celular y control del crecimiento bacteriano.

Participa (envíanos tu comentario).

 

ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Ser Espiritual, TERESA LEÓN

La gran cruz cósmica

En la grandiosidad del cosmos, cada planeta, sol y estrella forma parte de una (...)

Punto Paladar, ADRIANA GIBBS

Malbec (en plural) con Sebastián Zuccardi

El 17 de abril se celebra el Día Mundial del Malbec, uva que se asocia, (...)

Seguir sin ti...

Las pérdidas nos acompañarán en las distintas etapas de nuestra vida, eso es (...)




 
Cerrar
Expandir