Vivir Mejor |  TENDENCIAS

Niñas de boquita pintada

¿Cuál es la edad ideal para empezar a maquillarse?, ¿qué se les debe permitir a las hijas adolescentes?, ¿cómo debe ser manejado este tema entre los papás? Los expertos toman acá la palabra.

por MARÍA EVA OTERO  |  imagen: FOTO: WWW.SHUTTERSTOCK.COM | DOMINGO 23 DE DICIEMBRE DE 2012
'Clac, clac, clac". Son las 6:00 am de un sábado y Sofía, hija de Pedro y Daniela, ya está entaconada, caminando por toda la casa con sus sonoras zapatillas de la Barbie. Completan su atuendo una cartera rosada, por supuesto y un vestido que usa en casa cuando juega a ser mamá. Dentro de su bolso, lentes de plástico, alguna muñeca o caramelo y una pintura de uñas o labios, son objetos siempre presentes, mientras que papá y mamá, entre risas, celebran su coquetería y feminidad. Ocho años mas tarde, cuando Sofía alcanza los 12, es un "tiqui ti tiqui" el nombre del tema, que no se sale de la cabeza de la adolescente y que los papás no saben cómo canalizar. "Quiero usar maquillaje para el colegio", ha dicho Sofía, que ya no juega con "pinturitas", como cuando tenía cuatro, y quiere su propio polvo compacto y labiales de verdad.

No se trata del fin del mundo. Tampoco se encuentra en la lista de los temas tabúes de la sociedad, pero sí pone a pensar a más de un padre, que teme que sus retoños quieran hacer, antes de tiempo, cosas que consideran no son propias para su edad.

"La verdad es que no existe un momento establecido para el uso del maquillaje. Ni para iniciarlo ni para dejar de hacerlo". Quien ha expresado la idea anterior es el dermatólogo y pediatra, doctor Willians Ortiz, quien además ha añadido que, independientemente, de cuando se comiencen a usar productos cosméticos, junto a ellos deben iniciarse también importantes rutinas para cuidar la piel del rostro.

"¿Entonces?, ¿puedo o no?", intenta puntualizar Sofía.
Algunas sugerencias para saber qué contestar, se detallan a continuación.

Básica y sencilla, ¡ni en pañales!
"Aproximadamente a los siete años o, incluso, un poco antes, las niñas comienzan a identificarse mucho con sus mamás. Necesitan tenerlas como modelos a seguir por un proceso psicológico normal, que les hace requerir esa conexión. Así, las pequeñas se sienten atraídas por todo lo relacionado con la feminidad desde el punto de vista interno y externo. Imitan la manera de ser y sentir de sus madres, incluso sus gestos". Alicia Núñez es la psicólogo clínico que sostiene el argumento anterior que, además, viene a explicar la razón por la que, desde que están en pañales, las hijas se sienten atraídas por el mundo que se "esconde" en el portacosméticos de sus mamás.

Entonces, es un momento oportuno para que, a esa edad y de manera temprana, madre e hija fortalezcan el vínculo de confianza y complicidad entre ellas. Sí, el maquillaje puede servir como un puente entre ambas.

"Es una oportunidad para enseñarle a la niña a cuidarse, a quererse y lo mejor es que puede surgir de algo natural, espontáneo, como es ese momento en el que las dos se están alistando para salir, por ejemplo", sugiere la también psicoterapeuta.

Recalcarle a la niña la diferencia que hay entre el maquillaje de mamá y el suyo es importante, según explica la especialista, y puede hacerse a través de colores más suaves y neutros para la menor, quien lo ve como un juego, más que como un hábito o necesidad.

"Cuando seas una jovencita, a los 15"
Cual toreros, son varios los padres que evitan dar opciones inmediatas a sus hijas, en cuanto al tema de los cosméticos se refiere, pero Núñez apunta que en temas como éste "lo importante es llegar a acuerdos, al diálogo, entre la madre y la joven. No es solo lo que quiere la mamá". Por eso, una buena idea es consultar a la púber por qué quiere maquillarse, a qué deseo interior responde su necesidad. Pero el padre deberá hacer lo mismo y cuestionarse: ¿a qué temo cuando no quiero tocar este tema con mi hija?

"A las mamás de hoy nos enseñaron las cosas de una manera, de acuerdo con la crianza del momento, pero esto ha cambiado. Las jóvenes de hoy tienen gran acceso a la información y se relacionan más que antes. Ahora se les estimula mucho y ellas, naturalmente, tienen unas necesidades que años atrás las niñas no tenían", argumenta la psicólogo.

Una buena idea, según la experta, es que la madre esté un paso delante de la muchacha y, antes de que ésta lo solicite -tal vez con motivo de alguna fiesta o evento especial- su mamá tenga en casa algún polvo suave y brillos labiales. Así, tendrá más control sobre los productos que use su hija y ganará un punto en el fortalecimiento de la relación.

Eso sí, apenas la adolescente comience a incorporar los productos a sus rutinas, debe también reforzarse la necesidad de lavarse la cara dos veces al día, en la mañana al levantarse, y en la noche, antes de acostarse.

¿Y si hay acné?
Aproximadamente ocho de cada 10 adolescentes tiene acné, según la página web de la organización Kids Health. Las probabilidades de que los hijos lo padezcan son mayores si los padres también lo tuvieron cuando estaban más jóvenes y sus consecuencias psicológicas pueden ser de cuidado, por tratarse de un momento en la vida de los seres humanos cuando la necesidad de ser aceptados es grande. Entonces, la aparición de barros puede traer el efecto contrario.

En estos casos -que son la mayoría- lo mejor es evitar el maquillaje. Al respecto, tanto el dermatólogo como la psicóloga consultados están de acuerdo en que primero es la salud.

"El apoyo emocional que puedan brindar los padres o cuidadores es fundamental. Vayan juntos al dermatólogo, asistan a terapia psicológica si lo ven necesario.Acompañen a sus hijos en el terreno afectivo y en la búsqueda de soluciones", resalta Núñez, mientras que Ortiz explica que las áreas que deben evitar maquillarse son las mejillas, la frente y el mentón, pues son las zonas de mayor incidencia de espinillas.

Eso sí, lo anterior no significa que la joven no pueda usar iluminador de ojos o corrector de ojeras, rímel y brillo labial. "Lo mejor es que todo sea en tonos claros, que incluso asemejen el de su piel, pues lo contrario las hará ver mayores. Otro punto importante es el uso de elementos de calidad, que sean hipoalergénicos y en caso de que la piel sea grasa, que en la etiqueta se lea 'no comedogénicos'".

Además de lo anterior, los padres pueden informar a su hija sobre la importancia de no compartir sus productos con nadie mas, pues Ortiz explica que de no ser así pueden tener lugar infecciones. "La joven debe imaginar que su maquillaje es como una prenda íntima. Es suyo y de nadie más".

Motero@eluniversal.com
@Maeotero


Coordenadas
•Psicólogo clínico Alicia Núñez
@spacioemocional
•Dermatólogo Willians Ortiz
Telf.: 0212-574.1384


Participa (envíanos tu comentario).

 

ESPACIO PUBLICITARIO
BLOGS
Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Haz tu trabajo para sanar

Hola, hay personas que se quejan de que sus oraciones no son escuchadas, otras (...)

Estadeboda, ISABELLA WALLIS

Otras alternativas para tu torta de boda

Sabemos lo importante que es la torta de bodas para la novia, cada una quiere (...)

Punto Paladar, ADRIANA GIBBS

El casabe en palabras de Ocarina Castillo

Del 17 al 19 de julio se realizará en Quito el Segundo Congreso Continental de (...)




 
Cerrar
Expandir