ESPACIO PUBLICITARIO

|
compartir
|
Entretenimiento

Los niños aprenden jugando

La mente y el cuerpo infantil se desarrollan con diversión. Así se fortalecen las capacidades motrices finas, las habilidades cognitivas y se estimula la rapidez mental

por REYNA CARREÑO | imagen: NORGE BOSCÁN | DOMINGO 14 DE AGOSTO DE 2011

Sigue leyendo

Cuando un niño juega está ejecutando el acto más importante de su vida. Con cada actividad lúdica la mente infantil aprende, se fortalece y se agiliza. Así, por ejemplo, construir un papagayo no es una banalidad, sino un acto mediante el cual el infante fortalece sus capacidades motrices finas, esas que luego, durante su vida adulta, le permitirán realizar delicados detalles.

Desde su nacimiento, el ser humano experimenta la necesidad de mirar, tocar, manipular, inventar, expresar, descubrir, comunicar e imaginar. Todas estas actividades se desarrollan a través del juego, que producen placer y alegría al niño y a la niña.

Las actividades lúdicas son fundamentales en el desarrollo y el aprendizaje para integrar los factores cognitivos, motivacionales y afectivos-sociales. Algunos juegos responden a necesidades vitales de los niños, como los movimientos, la cooperación, el intercambio social y la comunicación con los demás -tanto entre niños como con los adultos, quienes en muchas oportunidades son los que les transmiten la información-. En este punto convergen el placer y el beneficio físico de estas actividades, con la herencia cultural que se puede transmitir, específicamente a través de los juegos tradicionales.

Aproximarse a los denominados juegos infantiles tradicionales es acercarse al folclor, costumbres, usos, creencias y leyendas de una región. Resulta difícil disociar el juego tradicional del comportamiento humano, el estudio del juego folclórico, de la etnografía o la etología, y de la socialización, al tiempo que se practican en grupo, como lo manifiesta el investigador español, Pere Lavega Burgues, en su libro El juego popular/tradicional y su lógica externa.

Partiendo de esta premisa, la educadora argentina, María Regina Öfele, indica en su trabajo de investigación, Los juegos tradicionales en la escuela, publicado en la revista Educación Inicial, que en la medida que se le de al juego mayor cabida dentro del ámbito educativo institucional, ya se estará incluyendo un aspecto importante para la educación y desarrollo de los niños. Por otro lado, en el orden práctico, muchos de estos juegos son cortos en su duración y no requieren de mucho material, por lo que se pueden incluir con facilidad en las escuelas, sin exigencia de grandes recursos ni horarios especiales.


Ejercicio y disciplina

Son muchos los beneficios obtenidos con los juegos infantiles como la perinola o emboque, trompo, metras, yo-yo, gurrufío o volar papagayo o petaca, como también se le conoce. Abarcan las áreas del conocimiento, ayudando al niño a desarrollar sus habilidades y potencialidades, como lo indica la licenciada en educación inicial, María Angélica Alfonso, quien tiene una especialización en psicología educativa.

"El juego tradicional ayuda a desarrollar las habilidades sociales, a diferencia de los juegos de video y las nuevas tecnologías, donde es una sola persona la que juega pegada al televisor o el computador. En el juego tradicional se involucran varias personas y lo ideal es que sean las más significativas para el pequeño como los hermanos, padres, tíos o abuelos, repercutiendo en una mejor relación intrafamiliar, donde se instaura una relación de confianza", sentencia Alfonso.

Ir un domingo a jugar trompo, metras o hacer un papagayo y volarlo junto al niño, le ayuda a desarrollar la parte orgánica, favoreciendo la motricidad y al ejercicio físico, sin necesidad de invertir mucho dinero. Aprende normas de manipulación de objetos, instrumentos o herramientas, se establecen pautas, reglas y esquemas. El juego en grupo enseña a respetar las oportunidades de los otros, como cuando se decide quién tiene el turno primero y quién sigue después. Al igual que entiende que ganar y perder son parte de las posibilidades que existen, que a cada quien le corresponde el éxito, pero en momentos distintos. Se aprende a solucionar conflictos y asumir el triunfo o el fracaso.

El desarrollo de la motricidad fina se manifiesta cuando se le enseña al niño la manera en la cual se debe agarrar una tijera, cortar y pegar, a la hora de hacer un papagayo. Otro factor que se favorece es la coordinación óculo manual, que establece la capacidad de mirar con atención y a la vez realizar movimientos con sus manos o piernas, como cuando juega con la perinola o cuando corre halando el papagayo para que suba. Por otra parte, la motricidad gruesa se desarrolla mientras realiza ejercicios aeróbicos como correr en un parque, jugar a la pelota o al escondite. "Es importante entender que al correr, reír, disfrutar y ejercitarse, se liberan endorfinas que brindan sensación de bienestar. Lo que hace que se active una actitud positiva, mejorando el ánimo del individuo y el buen humor".


Desarrollo mental y roles

El dominó, ajedrez o damas chinas, se utilizan para el desarrollo de las habilidades cognitivas, la concentración y estimulan la rapidez mental. Ayudan con lo que significan los conceptos de seriación; identificación entre arriba, abajo, izquierda o derecha; colores, formas, tamaños y movimientos, que parten de un análisis mental. Si el niño es capaz de imitar una situación o juego que acaba de presenciar o si hace una imitación diferida, de algún evento que vivió en otro momento, a través de esas situaciones se evalúa la capacidad cognitiva del niño, determinándose que es capaz de adquirir otros conocimientos.Como lo indica la especialista infantil, los juegos de video pueden permitirse siempre y cuando estén bajo supervisión de un adulto, quien debe conocer el contenido de los mismos ya que la mayoría suelen ser muy violentos y no enseñan precisamente aspectos positivos. Debe existir una orientación por parte de los padres para hacerle entender al pequeño la diferencia entre la fantasía y la realidad. Es indiscutible que las nuevas tecnologías desarrollan muchas habilidades mentales con el uso de los videojuegos, por eso es importante aprovechar sus beneficios positivos. Sin embargo, es fundamental evitar que el pequeño se exima del contacto social y genere adicción a los videojuegos.Por otra parte, "los juegos con muñecas, a la casita, al doctor, sirven para la identificación sexual, de roles, autoestima y a conocer su lugar en la sociedad. Una de las actividades utilizada para que el niño desarrolle su personalidad es el juego en los espacios, precisamente allí dramatizan e interactúan con situaciones de la vida cotidiana; como por ejemplo, aprenden que la mujer es quien se embaraza y puede tener hijos, pero que igualmente puede manejar y trabajar, incluso aprenden a cuidar un bebé. Todos estos aspectos repercuten en un adulto sano mentalmente y con una apreciación correcta de su posición en la sociedad".

Participa (envíanos tu comentario).

 

BLOGS
Punto Paladar, ADRIANA GIBBS

Malbec (en plural) con Sebastián Zuccardi

El 17 de abril se celebra el Día Mundial del Malbec, uva que se asocia, (...)

Ser Espiritual, TERESA LEÓN

Unicidad

"Una hoja de hierba es tan necesaria como la mayor de las estrellas. Sin esa (...)

Seguir sin ti...

Las pérdidas nos acompañarán en las distintas etapas de nuestra vida, eso es (...)




Cómo anunciar |  Suscripciones |  Contáctenos |  Política de privacidad |  Términos legales |  Condiciones de uso |  Mapa del Sitio |  Ayuda
El Universal - Todos los derechos reservados 2009