|
compartir
|
Descubrir |  Decoración

Clósets de diseño

Materiales, puertas, diseño interior, precios: Cómo tener un guardarropa práctico, de gran capacidad y de última tendencia

por BEATRIZ GARCÍA CARDONA | imagen: ARCHIVO | SÁBADO 30 DE JULIO DE 2011

Sigue leyendo

Ver también

Los clósets, indispensables para conservar el orden en una casa, requieren afinar el ingenio para transformarlos en algo más que depósitos de ropas y objetos diversos.

Los nuevos modelos se están convirtiendo en los protagonistas de la decoración, ya sean de una sola pieza o modulares, gracias al diseño y a novedosos materiales, pueden adecuarse a cualquier espacio y ambiente sin perder su habitual funcionalidad.

El mercado brinda todo tipo de elementos para que los clósets desempeñen una doble o triple función: crear ambientes distinguidos y elegantes, almacenar en orden los variados objetos necesarios para la vida cotidiana e incorporarse al espacio de forma que no se hagan notar demasiado.

Pero para obtener tal armonía es preciso, antes de elegirlos, saber para qué se van a utilizar, dónde se van a ubicar y lo primordial, cuál es el espacio disponible para colocarlos.


Tendencias

Actualmente se dan dos grandes preferencias: que destaquen del resto de la decoración o que se integren en la pared. Después, en ambas se imponen los diseños extra grandes y preferiblemente empotrados, con puertas lisas, de madera, laqueadas en mate o brillo, con cristal o espejo y con perfilería de aluminio. En cuanto al sistema de apertura, las puertas batientes de hojas estrechas -para lograr una imagen más esbelta- comparten protagonismo con las corredizas supergrandes, tanto si hay que aprovechar el espacio como si no.


Estilos, materiales y tamaños

En los comercios pueden encontrarse clósets de diversos estilos: módulos cuadrados, rectangulares, cilíndricos o en ángulo, de manera que cualquier espacio sea capaz de acogerlos tal y como la persona lo ha pensado.

En cuanto a los materiales, los más novedosos imitan las maderas nobles, aunque la verdadera revolución en esta materia es la que posibilita los armarios empotrados en toda la pared, desde el suelo hasta el techo, sin necesidad de realizar grandes obras. Son espacios que incorporan sistemas susceptibles de moverse de un lado para otro, de elevarse de arriba abajo y de abajo hacia arriba; con tubos, tramos y gavetas extensibles y extraíbles, para colocar cada prenda en función de su tamaño o tejido.

Otro punto a tener en cuenta a la hora de adquirir un clóset es si éste se encargará a medida o si se comprará en el mercado, atendiendo a los modelos estándar que existen. Sea cual sea la elección, conviene saber siempre que ha de coordinar con el resto del mobiliario de la estancia.


A medida

Este tipo de armario suele tener un precio elevado, pero muchas veces la inversión vale la pena cuando se trata de dotar de capacidad de almacenamiento a un rincón con poco fondo o escasa altura. Por ejemplo, si el dormitorio es tan pequeño que hay que ahorrar muebles, un modelo multivalente de gran capacidad, que incorpore la cómoda o integre un hueco con tramos a modo de escritorio o de tocador, con un espejo, podría ser la solución.

Y si falta espacio para un gran clóset, a lo mejor sí lo hay para colocar dos más pequeños e idénticos en lugares estratégicos de la habitación.

El asunto se resume a determinar cuáles son las necesidades del usuario, con qué espacio cuenta y su presupuesto.


Interiores asombrosos

Con una distribución adecuada y todo tipo de componentes y accesorios para ordenar, se puede aprovechar al máximo su interior, por ejemplo:
• Casilleros para gavetas: son separadores internos, muy útiles para clasificar prendas pequeñas, al igual que complementos como joyas, cinturones, pañuelos, etc.

• Tubo con luz incorporada: es una muy buen solución para iluminar el interior del armario. Puede ser un tubo común dotado con un sistema de iluminación led que se active automáticamente al abrir la puerta, gracias a un sensor.

• Soporte extraíble para ganchos: las barras de colgar extraíbles, perpendiculares al fondo del clóset, son ideales para sacar máximo partido, sobre todo cuando la profundidad es menor de 50 centímetros.

• Tramos extraíbles: ideales para ropas delicadas o que se arrugan con facilidad, porque facilitan el acceso a ellas.

• Zapateras en vertical: aun cuando lo ideal es contar con un mueble aparte para los zapatos, también puede incorporarse al clóset, intentando que esté en un módulo independiente o cerrado, con tramos inclinados.


Puertas, lo último

Se llevan grandes, si son corredizas, y más estrechas si son batientes. En cuanto a los materiales en que son elaboradas, hay muchas opciones:

• Nuevos tonos en madera. Se puede apostar por los acabados de roble al natural, ceniza y negro, nogal o arce y dividir sus puertas en cuadrículas.

• Cristal: esmerilado, tintado, opaco. Además de aportar brillo y aligerar el peso visual del clóset, el vidrio puede elegirse de colores. Al ácido, laqueado en blanco, negro o en colores sugerentes, será siempre un acierto.

• Lisas y del tono de la pared: una de las principales tendencias actuales es integrar los clósets en las paredes, sin renunciar al estilo. Esto se logra con puertas plegables o batientes estrechas, lisas, laqueadas en el matiz exacto de las paredes y sin pomos visibles.

• Clásico y contemporáneo: si se quiere un armario tradicional y a la vez moderno, lo ideal es optar por la madera -para dar un aire más cálido-, pero laqueado o pintado en blanco. El acabado puede ser mate o brillante y las puertas personalizadas, ya sea con algo de romanilla o con discretas molduras. Además, lo último es elegirlas del suelo al techo y totalmente lisas y que no lleven pomos, de llevarlos lo aconsejable es preferir los de acero.


Sistemas de apertura

Es conveniente escoger el tipo de puerta en función del área disponible.

• Batientes: aunque son las que más espacio necesitan, permiten abrirlas todas de una vez, utilizar su cara interna y ver completamente el interior del clóset.

• Corredizas: son las más prácticas para pocos metros, pero ocultan parte del interior.
• Plegables: al recogerse hacia los lados restan visibilidad en los extremos del guardarropa.

• Sin puertas: ahorran el máximo de espacio y se puede ver todo el interior, pero la ropa no queda protegida del polvo; además, debe mantenerse siempre un orden simétrico, para no dar la impresión de descuido.


Uno para cada espacio

El mercado ofrece un modelo para cada situación, adaptándose a cualquier espacio y ayudando a aprovechar al máximo los metros disponibles, aún cuando el área sea irregular:

• Empotrados: eficaces en habitaciones pequeñas o medianas, de mampostería o carpintería. Se hacen a medida, empotrados dentro de la pared para favorecer la amplitud. En zonas pequeñas, si se cubren las puertas con espejos se amplía visualmente la profundidad. Pueden ser corredizas, plegables o de apertura total. En el mercado nacional, por ejemplo, un clóset modular, en fórmica italiana en el color de su preferencia, con puertas batientes, que incluye internamente repisas y tubos cromados para la ropa, de dos metros de ancho, 2,40 metros de alto y 55 cm de profundidad, sin incluir perillas, está en el orden de los diez mil bolívares.

• Tipo armario: son muy utilizados para la decoración de habitaciones infantiles. Los hay con adornos a juego con el resto del mobiliario. Su inconveniente es que ocupan mucho espacio. El exterior se puede pintar o dejar en madera barnizada.

• Vestier: se trata de una pequeña habitación cercana al dormitorio o de un mueble de gran capacidad, que tiene doble función, pues se usa como ropero y para vestirse. Su distribución interior será tan completa como se desee. La distribución en forma de U es la de mayor capacidad. Si el espacio es pequeño es preferible en L. Suelen dejarse abiertos.

• Modulares: concepto de estructuras modulares que se adaptan a todas las medidas y presupuestos. Son fáciles de instalar y muy decorativos. Contienen rejillas, perfiles y sus respectivos accesorios. Además, se les pueden adicionar cestas móviles en distintos colores, una para cada tipo de prenda. Estos armarios se pueden conseguir desde Bs 599 por unidad. Por ejemplo, la empresa venezolana Aeroclósets presenta el megaclóset, que mide dos metros de alto, 40 cm de profundidad y un ancho ajustable que va de 96 a 290 cm; también puede incluir diversos accesorios para organizar y rieles, todo por Bs 899.

En fin, hay infinidad de opciones, desde los muy sencillos hasta los más sofisticados, para todos los gustos, hogares y presupuestos.

Participa (envíanos tu comentario).

 

BLOGS
Cheeky Chinese, EDMARY FUENTES

Accesorios para la cabeza

Todas las mujeres hemos tenido la etapa de comprar accesorios para el cabello (...)

Solo de cine, RAÚL CHACÓN SOTO

Pelo Malo gustó a los críticos de EEUU

El filme de Mariana Rondón fue estrenado el pasado 19 de noviembre en un muy (...)

Estadeboda, ISABELLA WALLIS

La mesa de Navidad

Si estás organizando la cena navideña en tu casa, queremos dejarte algunos (...)




Cómo anunciar |  Suscripciones |  Contáctenos |  Política de privacidad |  Términos legales |  Condiciones de uso |  Mapa del Sitio |  Ayuda
El Universal - Todos los derechos reservados 2009